Logo El Confidencial
PATRIMONIO

El estriptís de los Alba más allá de Liria: el clan abre sus palacios y castillos

En los últimos tres años, el duque ha abierto la público sus joyas inmobiliarias: Dueñas en 2016, Monterrey el año pasado y Liria está en proceso. Los datos de visitas le avalan

Foto: Vista del palacio de Monterrey, propiedad de la Fundación Casa de Alba. (EFE)
Vista del palacio de Monterrey, propiedad de la Fundación Casa de Alba. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura5 min

Siempre se ha dicho, y es verdad, que el valor del patrimonio de la Casa de Alba es incalculable. Técnicos del Ministerio de Hacienda lo situaron hace años en una horquilla entre los 2.200 y los 3.200 millones de euros, la revista 'Forbes' en 2.800, aunque ambas cifras fueron puestas en duda por los propios miembros de la Casa de Alba. Muchas de sus propiedades se encuentran cedidas a las instituciones públicas para su explotación y correcta conservación, ya que sería prácticamente imposible gestionarlas todas. Pero otras, quizá las más relevantes, se conservan en la Fundación Casa de Alba. En estos años desde que murió la duquesa, el 'nuevo' duque ha decidido abrir las ventanas de sus palacios y castillos al público, en una suerte de estriptís del que se benefician tanto el público como la propia fundación.

[LEA MÁS: Palacio de Liria, lo que verás y no verás cuando se abra al público]

El siguiente paso es abrir diariamente la joya de la corona de su patrimonio, el palacio de Liria, al público. La noticia, adelantada esta semana por 'El País', convirtió a este imponente edificio del siglo XVIII diseñado por Ventura Rodríguez (entre otros) en trending topic. El duque de Alba quiere convertir en un museo la casa donde vive, preservando las estancias privadas, pero mostrando tesoros como la fabulosa biblioteca, los salones y, sobre todo, las importantes obras de arte que cuelgan de sus paredes. La fecha de apertura no se conoce aún y será el propio Carlos Fitz-James quien la dé a conocer.

Los duques de Huéscar, el día de su boda en uno de los pasillos del palacio de Liria.
Los duques de Huéscar, el día de su boda en uno de los pasillos del palacio de Liria.

Durante mucho tiempo, las principales propiedades de la familia se consideraron inaccesibles al público. Liria podía visitarse, pero apenas unos viernes al mes. Eso cambió con la muerte de Cayetana de Alba. El nuevo duque, más sensible al signo de los tiempos (y a la legalidad), ha levantado las sábanas polvorientas y ha puesto en marcha una política completamente diferente para cumplir con lo que marca la ley sobre los Bienes de Interés Cultural. El primer paso lo dio en marzo de 2016, cuando decidió abrir al público uno de los palacios privados más famosos de España: Dueñas, en Sevilla.

[LEA MÁS: En las tripas del palacio de Liria, el Downton Abbey español]

El palacio de las Dueñas, que ocupa cerca de 2.000 metros cuadrados, fue construido entre los siglos XV y XVI y es BIC. Debe su nombre al antiguo monasterio de Santa María de las Dueñas, con el que lindaba, y mezcla en su construcción el arte gótico mudéjar con el renacentista. Está gestionado exclusivamente por la Fundación Casa de Alba (que fue quien costeó las reformas necesarias para hacerlo visitable) y en estos tres años se ha consolidado como una de las visitas obligadas de la capital hispalense. El palacio supera los 100.000 visitantes al año y se le calculan unos ingresos de 800.000 euros, destinados en su mayor parte a su mantenimiento.

La mejor prueba de que el duque de Alba no se está equivocando al descubrir al público las tripas de sus mejores propiedades son estos datos de visitas. El éxito se repite en el caso del palacio de Monterrey, del que se cumple estos días el primer año desde su apertura al público. Conocer este palacio de los Alba por dentro era una vieja aspiración de los salmantinos, que se han sumado con entusiasmo a visitarlo. Monterrey está considerado como la construcción civil renacentista más imitada en España e Hispanoamérica y solo se puede conocer en grupos reducidos con un guía que explica la historia del inmueble. Según datos facilitados a Vanitatis por el Observatorio Turístico de Salamanca, desde su apertura el 11 de mayo de 2018, ha recibido un total de 24.470 visitantes.

Una de las estancias interiores del palacio de Monterrey, en Salamanca. (EFE)
Una de las estancias interiores del palacio de Monterrey, en Salamanca. (EFE)

Los Alba poseen otra infinidad de castillos, palacios 'menores' y fincas. En San Sebastián, por ejemplo, Cayetano Martínez de Irujo es propietario del palacio de Arbaizenea. El duque de Arjona permite que se alquilen sus jardines para bodas, pero por lo demás funciona como una residencia privada. La mayor parte de estos monumentos son gestionados por las instituciones, como el palacio condal de San Vicente del Pino (Monforte de Lemos). Está situado junto al monasterio del mismo nombre y se incluye dentro de la Fundación Casa de Alba. Actualmente, el edificio alberga parte de las dependencias del Parador de Turismo, quien lo gestiona.

[LEA MÁS: El lugar privilegiado donde descansan las mascotas de los Alba]

El castillo de Narahio (A Coruña) también está dentro de la Fundación. En realidad son los restos de un antiguo castillo medieval, situado en el municipio de San Saturnino (provincia de A Coruña). Está considerado Bien de Interés Cultural desde el año 1994. La Casa lo cedió en 2006 al municipio coruñés para su uso municipal durante 30 años. El castillo de Valdecorneja (Barco de Ávila) también está cedido al Ayuntamiento. Fue edificado en el siglo XII y reconstruido en el siglo XIV. El gran duque Fernando Álvarez de Toledo tuvo en él su segunda morada, aunque se deterioró mucho al servir en siglos posteriores de cementerio.

Vista del patio interior del palacio de las Dueñas, en Sevilla. (EFE)
Vista del patio interior del palacio de las Dueñas, en Sevilla. (EFE)

El castillo de Andrade (Pontedeume) es propiedad de la Casa de Alba, pero su gestión está cedida al Ayuntamiento de Pontedeume. Lo construyó Fernán Pérez de Andrade entre los años 1369 y 1377, y la torre del homenaje es lo que está en mejor estado. El castillo de Castro Caldelas (Orense) y la Fundación Casa de Alba suscribieron en 1992 un convenio para la cesión de la fortaleza al municipio. En base a este acuerdo, el organismo municipal se hizo cargo de la gestión y conservación del monumento, que alberga salón de actos, museo etnográfico, biblioteca y otros servicios, y accedió a la titularidad del mismo. El trato tiene una vigencia de 50 años. El castillo se alza en un enclave donde existió un castro celta y se mandó edificar en el año 1336.

El mismo esquema se repite con el castillo de Moeche (A Coruña), el castillo y el torreón de Alba de Tormes o el castillo de Coca (Segovia), una de las más hermosas muestras del arte gótico-mudéjar español.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios