Logo El Confidencial
NOCHE EN EL MUSEO

Palacio de Liria: lo que verás y no verás de él cuando se abra al público

Aunque la Casa de Alba ha decidido abrir las puertas de su joya arquitectónica, no será de forma inmediata y tampoco se podrán visitar todos los rincones del lugar

Foto: Interior del palacio de Liria. (Cortesía)
Interior del palacio de Liria. (Cortesía)

Cuando falleció la duquesa de Alba, su hijo Carlos Fitz-James Stuart se convirtió en el jefe de la Casa y, por lo tanto, administrador de los bienes y patrimonio tanto personal como los relacionados con la Fundación. Su forma de organizar y promocionar la herencia recibida no tiene nada que ver con los usos y maneras que utilizaba la matriarca, Cayetana.

La ultima decisión del duque de Alba es abrir al público el palacio de Liria. Actualmente es su domicilio familiar, donde vive con su hijo pequeño, Carlos, y antes también Fernando hasta que se casó con Sofía Palazuelo. A este núcleo familiar se suma el hermano Fernando Martínez de Irujo, que mantiene su cuarto de soltero en el primer piso. Un acuerdo que se estableció en vida de la duquesa y que el heredero mantiene. Según ha publicado 'El País', la intención del titular es abrir todos los días al público esta joya de la corona con una invaluable colección de arte y archivo histórico.

La apertura de Liria no será inminente, como explican a Vanitatis fuentes relacionadas con el proyecto: “La intención es que no sea un museo propiamente dicho, sino que se contemple como un palacio vivido, que es lo que es. Liria tiene ya de por sí un gran valor histórico, al que se suma todo el patrimonio artístico y bibliográfico. Es un proyecto muy importante del que aún hay muchas cosas por definir. Cuando esté todo cerrado se informará como ya se hizo con Dueñas. Por ahora, hay que esperar”.

Interior del palacio de Liria. (Cortesía)
Interior del palacio de Liria. (Cortesía)

El éxito de la apertura al público del palacio sevillano ha sido determinante para la decisión que ha tomado el duque de Alba de mostrar los jardines y parte del interior de este edificio de tres mil quinientos metros cuadrados y doscientas estancias. La mayoría, salones donde cuelgan en sus paredes obras de arte firmadas por Goya, Velázquez, Tintoretto, Rembrandt, Rubens, El Greco, Zuloaga y Murillo, además de esculturas, tapices y otras piezas que hasta ahora solo se podían ver en las visitas privadas o en los grupos reducidos de diez personas una vez al mes.

Pero no todo estará a la vista. Hay una parte reservada que pertenece a la zona privada del duque de Alba y su familia.

¿Qué sé podrá ver y qué no?

El público podrá disfrutar de parte del parque hasta llegar a la entrada del palacio. En esta planta baja se encuentran, a la izquierda, las oficinas y lo que se conoce como mayordomía donde se ubican la zona del servicio, la cocina, la despensa y el lavadero. En la cocina hay una vistosa colección de cazuelas, ollas y sartenes de cobre, algunas de las cuales se siguen utilizando igual que las vajillas y platos de la Compañía de las Indias. Esta parte estará clausurada porque forma parte de la vida doméstica del palacio de Liria.

 Una de las estancias del palacio. (Cortesía)
Una de las estancias del palacio. (Cortesía)

A la derecha se encuentra la biblioteca, con un fondo bibliográfico de 30.000 libros, documentos manuscritos de Cristóbal Colón, el testamento de Fernando el Católico o las capitulaciones matrimoniales de Juana la Loca y Felipe el Hermoso, entre otras piezas de valor incalculable. A Luis Martínez de Irujo se debe la clasificación y organización de este fondo cultural y no a Jesús Aguirre, como se encargó de publicitar el segundo marido de Cayetana. Para este lugar, el acceso será libre igual que la capilla, donde se han celebrado las liturgias más importantes de los miembros de la Casa de Alba.

Espacios públicos y estancias privadas

El primer piso no habrá posibilidad de visitarlo. Se encuentran las habitaciones y salones privados. A la izquierda, el dormitorio y anexos de Fernando Martínez de Irujo, que son las mismas desde que era un adolescente. Al marqués de San Vicente del Puerto no le va a cambiar la vida y lo más que puede suceder es que se encuentre con grupos de turistas cuando entre o salga del palacio.

En la parte derecha es donde Carlos Fitz-James Suart tiene su zona, que consta de dormitorio, vestidor, cuarto de estar y baño totalmente acondicionado. Algo menos de doscientos metros cuadrados. A este 'apartamento' solo acceden las amistades de total confianza.

Uno de los salones que se podrá visitar. (Cortesía)
Uno de los salones que se podrá visitar. (Cortesía)

La tercera planta también ha sido y es de uso privado. Aquí tenían sus refugios Eugenia, Cayetano y las niñeras. Los hermanos compartían cuarto de juegos y de estar para ver la televisión y estudiar. Esta zona se remodeló y la ocuparon Fernando y Carlos, los hijos del actual duque de Alba, cuando murió la titular del ducado.

Este palacio del siglo XVIII, situado en la calle Princesa de Madrid, fue reconstruido tras la guerra civil, primero por Jacobo Fitz-James Stuart Falcó y después por la propia Cayetana (allí vivió hasta su muerte) y forma parte de los atractivos turísticos de Madrid.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios