Logo El Confidencial
ROMANCES

Carmen Janeiro, frente a los Masaveu: un embargo 'contra' 2.100 millones

La relación de la hermana de Jesulín con Luis Masaveu Herrero ha caído como una bomba mediática en un clan cuyas máximas son la discreción, la fe y el amor por el arte y la música

Foto: Carmen Janeiro, en una de sus últimas apariciones públicas en 2016. (Cordon Press)
Carmen Janeiro, en una de sus últimas apariciones públicas en 2016. (Cordon Press)

Cuando Fernando Masaveu Herrero, presidente del Grupo Masaveu, recibió la Medalla de Oro de Asturias en 2015 en nombre de la corporación, pronunció un discurso. "Hemos mantenido, y mantenemos, unos principios inmutables, que deseamos sean pilares de nuestra actividad en todos los campos. No responden a sofisticadas filosofías, ni descansan en sesudos análisis, sino que se basan en la ausencia de espíritu especulativo, con una vocación de permanencia, sostenibilidad, y con el mayor reconocimiento y confianza a las personas que a lo largo de toda esta cadena hacen posible esta realidad. Y todo desde la aconsejable prudencia con la que, estimamos, se ha de transitar de forma activa por los ámbitos económicos y empresariales. Un carácter familiar con un arraigado sentido religioso y social, basado en el trabajo digno, en la discreción y el rechazo al dispendio, en el amor al arte y a la música como avales del progreso individual y social, y en la férrea voluntad de prevalecer como obra imperecedera, por respeto, lealtad y en agradecimiento a nuestros mayores, y a la gente que con su trabajo y esfuerzo lo han hecho posible".

Es lo más cerca que ha estado nunca un Masaveu de abrir una rendija a su intimidad. Fernando representa la sexta generación de Masaveus al frente de la corporación, que se define como una cementera pero en realidad tiene más vínculos con el sector bancario (Liberbank, Santander, Bankinter). Bodegas, intereses en la eléctrica portuguesa EDP, el Centro Médico de Asturias, las plantas cementeras de Tudela Veguin y una de las colecciones de arte privadas más importantes de Europa son, grosso modo, los ingredientes de la fortuna de la saga asturiana. En total, según distintas estimaciones, el clan maneja en torno a 2.100 millones de euros.

El Rey, con Fernando Masaveu y su esposa, Carolina Compostizo (izquierda), el ministro de Cultura, el alcalde de Madrid y el presidente del Principado de Asturias. (EFE)
El Rey, con Fernando Masaveu y su esposa, Carolina Compostizo (izquierda), el ministro de Cultura, el alcalde de Madrid y el presidente del Principado de Asturias. (EFE)

A nadie se le escapa que la relación de un hermano de Fernando, Luis (que se ocupa de la rama inmobiliaria de la corporación), con Carmen Janeiro (desvelada por 'Semana') ha debido caer como una bomba mediática en el clan. Según ha podido constatar Vanitatis, Luis y Carmen ya tenían una relación sentimental en el año 2016, por lo que a estas alturas está ya plenamente consolidada. Aunque este medio se ha puesto en contacto con la Fundación Cristina Masaveu, por el momento no han reaccionado a la noticia y es improbable que lo hagan.

Si algo son los Masaveu es discretos. Siempre lo fueron. En 1840, Pedro Masaveu Rovira partió desde su Castellar del Vallés natal a Asturias, con la intención de embarcarse en un vapor a Cuba en busca de más y mejores oportunidades de vida. Tenía 13 años y se empleó en Oviedo en un establecimiento de tejidos. A la muerte del propietario de la tienda, se casó con la dueña y heredera y a partir de ahí fundó, con la ayuda de su sobrino Elías, la que hoy es una de las corporaciones señeras españolas. Primero en los tejidos, pero luego en el sector bancario y en ámbitos industriales. Nunca llegó a Cuba.

El hermetismo y la opacidad han sido siempre santo y seña de la compañía asturiana. Pedro Masaveu Peterson, el cuarto dirigente del grupo asturiano, solo salió a la luz pública cuando le nombraron presidente de la Fundación Príncipe de Asturias. En su época se agudizó tanto el hermetismo que en la hora de su fallecimiento, en el año 93, las crónicas reseñaban que ni siquiera la flota de los barcos cementeros eran rotulados con el pabellón del grupo para no llamar la atención.

Fernando, Jose y Luis Masaveu (derecha), en el entierro de su padre, Elías.
Fernando, Jose y Luis Masaveu (derecha), en el entierro de su padre, Elías.

Hoy el Cristina Masaveu, uno de los buques cementeros más modernos y avanzados de la flota mercante española, popiedad del Grupo, luce una inmensa M que se ve a millas de distancia. Las cosas han cambiado, aunque quizá no tanto como para albergar entre sus filas a una mujer que hasta la fecha era conocida por su parentesco con el mediático torero Jesulín de Ubrique.

Lo cierto es que poco se sabía de Carmen Janeiro en los últimos años. Tras probar suerte en diversos formatos de televisión e incluso en el mundo de la moda, la cuñada de María José Campanario decidió en 2014 abrir una franquicia de tratamientos estéticos en Sevilla.

Carmen Janeiro, desfilando en Sevilla. (CP)
Carmen Janeiro, desfilando en Sevilla. (CP)

Dos años antes, Janeiro había vivido un muy mal momento personal. Tuvo un accidente doméstico y se rompió la tibia, el peroné y los maleolos. Estuvo dos años recuperándose, yendo a rehabilitación hasta seis horas diarias. A la vez, se recuperaba también de la ruptura con el futbolista César de Loma, con el que había mantenido una relación de diez años. Entonces, hablaba en los medios de lo que suponía para ella el amor: "A mí me gusta estar en pareja, me siento a gusto, me gusta estar acompañada y pienso que necesito un apoyo, me hace falta, pero cuando se acaba el amor antes de engañar a nadie hay que sentarse a hablar".

A diferencia de su pareja, Carmen no goza de un gran patrimonio material. Tiene una propiedad en Arcos de la Frontera (Cádiz) y una plaza de aparcamiento en Murcia en la que consta un embargo ejecutivo por una deuda con la comunidad de vecinos.

Si hay un lugar que represente la fortuna de los Masaveu, ese es el palacio de Hevia. Una casa señorial del siglo XVII con dos torres, una capilla anexa y otras dos edificaciones complementarias donde hoy se asienta la Fundación María Cristina Masaveu Peterson (en honor a una de las damas más fascinantes de la saga asturiana). También los Janeiro tienen una finca que ejemplifica su ascenso social, Ambiciones, aunque es propiedad exclusivamente de Jesulín de Ubrique. Dos símbolos frente a frente.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios