Logo El Confidencial
EL OJITO DERECHO

Tamara Falcó, la niña mimada del marqués de Griñón: la especial relación padre-hija

Una de las noticias felices para Tamara Falcó, tras la muerte de su padre el pasado 20 de marzo por coronavirus, ha sido poder confirmar públicamente lo que se sabía en privado

Foto: Carlos Falcó, con su hija Tamara. (IG)
Carlos Falcó, con su hija Tamara. (IG)

Una de las noticias felices para Tamara Falcó, tras la muerte de su padre el pasado 20 de marzo por coronavirus, ha sido poder confirmar públicamente lo que ya sabía en privado. Carlos Falcó Fernández de Córdoba había decidido que el título nobiliario por el que era conocido pasara a la segunda de sus cinco hijos. Dentro de un año, cuando finalice la tramitación del proceso, la ganadora de 'MasterChef Celebrity' será ya de pleno derecho VI marquesa de Griñón. Este regalo a su hija querida no ha generado ningún problema al resto de los hermanos. Los dos mayores, Manuel y Xandra, son discretos; Aldara, invisible, y Duarte tuvo su parcela pública a través de la asociación +Vida y se declara activista católico.

A Tamara su padre la definía como la 'naif' de la familia. No se sorprendía con sus ocurrencias y, quizá, lo que sí le llamó la atención fue su participación en el programa de cocina. “¡Si lo único que sabía hacer era bizcochos y ensaladas!”, decía. Comentaba que incluso su despiste la llevó, en una ocasión, a echar sal en la mezcla del bollo en vez de azúcar. En esta última etapa, cuando la hija ya era conocida como cocinera más que como diseñadora, aseguraba: “Estoy encantado. Ahora ya no soy el marqués de Griñón, soy el padre de Tamara”.

Isabel, Tamara, Mario y Xandra Falcó, en 'MasterChef'. (RTVE)
Isabel, Tamara, Mario y Xandra Falcó, en 'MasterChef'. (RTVE)

Contaba en una de las reuniones del Club Fortuny, del que era presidente, que gente de la que nunca se hubiera imaginado que seguía las andanzas de su hija le preguntaran por ella, incluso que si iba a ganar, sin que supiera que la grabación del programa había finalizado meses atrás. Reconocía, tiempo después en una cena de la asociación AMAVI, que le hubiera gustado acudir a la final, donde sí estuvieron Isabel Preysler, Mario Vargas Llosa y su otra hija, Xandra. Le resultó imposible cancelar un viaje y, de ahí, su ausencia. Parece que la realidad tenía que ver con Esther Doña, que también quería estar presente y, por número de familiares, era imposible.

Tamaradas

Otra de las frases que utilizaba Carlos Falcó para definir las ocurrencias de su hija era “son las cosas de Tamara”, que se convirtió en un genérico para la familia. Estas 'cosas' podían ir desde sus despistes a la hora de conducir a contar cómo fue la ruptura matrimonial de sus padres: “Llegó tío Miguel y se quedó”. La convivencia con su padre en el chalet de El Viso duró hasta que cumplió cinco años. Después llegaría el divorcio y, como ella misma confesaba, “me convertí en una caprichosa. En casa de mami me daban todo lo que pedía. Papi menos”.

Isabel Preysler y Tamara Falcó, en 2014.  (Cordon Press)
Isabel Preysler y Tamara Falcó, en 2014. (Cordon Press)

Griñón era más estricto. Pasaba temporadas con él y los fines de semana en la finca de Malpica. En este campo están los viñedos y donde se encuentran las cenizas del padre adorado, en la capilla de Casa de Vacas. Heredó del marqués la pasión por los animales. Tenía dos perros, Daisy y Jenny, uno de ellos regalo de su hermano Enrique, que la seguían por todos lados.

Chocolatinas y chiquilladas

Hay varias anécdotas de aquellos años infantiles. Cuando llegaba la vendimia, la niña Tamara también recogía la uva y se despertaba cuando amanecía para acompañar a su padre por el campo. En varias ocasiones, Carlos Falcó se encargó de poner firme a su hija pequeña. Los mayores siempre fueron impecables en su educación, que recibían por partida doble: del padre, con el que vivían, y de la madre, Jeannine Girod.

El marqués decía: “No admito niños maleducados en mi casa y menos que sea mi hija la maleducada”. Resulta que aquella vez Tamara había comido chocolatinas y había dejado los envoltorios tirados en el suelo. Griñón hizo que se levantara del sofá para que recogiera los papeles.

Tamara Falcó y Bertín, durante el rodaje. (Telecinco)
Tamara Falcó y Bertín, durante el rodaje. (Telecinco)

Cuando Bertín Osborne la entrevistó para su programa, ella misma reconocía que tuvo una época “muy tonta, muy inaguantable”. Pasó esa etapa y ahora Tamara es, sin lugar a dudas, uno de los personajes más queridos por la prensa. Y para su padre, ese afecto suponía un orgullo. Solían quedar a comer una vez a la semana, si no había viajes de alguno de los dos por medio. O en esta última etapa, las clases de cocina para su participación en 'MasterChef'.

El día que ganó, Falcó le envío este mensaje: “Tammy, estuviste muy bien. Contigo sube la calidad del programa en elegancia, estilo, naturalidad... Transmites lo que eres". Tamara le respondió emocionada: “Gracias, papi. Significan mucho tus palabras. Ha sido una experiencia única y también de las cosas más duras que he tenido que hacer. Recibir esta crítica tan cariñosa me hace especial ilusión".

Tamara Isabel, que así la inscribió su padre en el Registro Civil, cumplió 39 años el pasado 20 de noviembre. A los cuarenta será ya la flamante VI marquesa de Griñón.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios