La nueva-vieja vida de Paloma Cuevas: ¿qué hace mientras Ponce (y Ana) son portada?
  1. Famosos
SE HAN SEPARADO DESPUÉS DE 24 años

La nueva-vieja vida de Paloma Cuevas: ¿qué hace mientras Ponce (y Ana) son portada?

Mientras la nueva pareja protagoniza las portadas de este verano de 2020, la que ha sido mujer del torero durante casi un cuarto de siglo se mantiene alejada del foco mediático

Foto: Paloma Cuevas. (Cordon Press)
Paloma Cuevas. (Cordon Press)

Ha pasado un mes desde que se supo que el matrimonio formado por Paloma Cuevas y Enrique Ponce no funcionaba. La revista 'Semana' dio el primer toque y después fue el propio torero el que confirmó la noticia: primero en 'Sálvame' y después publicando en su Instagram la imagen de la felicidad con Ana Soria, de la que se había enamorado. Desde ese momento ya mostró su intención de no esconderse y continuó con su agenda afectiva.

Una de las imágenes más impactantes de su nueva vida fue la portada de 'Diez Minutos' donde aparecía subido a un cocodrilo hinchable abrazando a la joven estudiante de Derecho. Una situación impensable hace unos meses porque tanto Ponce como Paloma habían preservado su vida familiar. Las únicas fotos que hay de su intimidad eran las que el propio torero daba a conocer en sus redes sociales. Este cambio de tercio ha sido, quizá, el más llamativo de esta separación inesperada donde, a día de hoy, no hay cambios legales en el matrimonio. Existen acuerdos verbales que se plasmarán, en un futuro muy cercano, en el documento de separación de mutuo acuerdo. Así lo han confirmado a Vanitatis fuentes cercanas a la pareja, que aseguran que ninguno de los dos quiere ninguna guerra en los tribunales por temas económicos.

placeholder Paloma Cuevas y Enrique Ponce. (Cordon Press)
Paloma Cuevas y Enrique Ponce. (Cordon Press)

La historia de amor que ha durado veintiocho años (incluyendo el noviazgo) se ha terminado de una manera tan sorprendente que ni las amistades más íntimas se lo podían esperar. Mientras Ponce combina su nueva vida amorosa con su preparación física para reencontrarse con sus seguidores el 1 de agosto en la plaza de Osuna (Sevilla), Paloma Cuevas se mantiene alejada de la escena pública. Para que sus palabras no se malinterpreten, lo único que manifiesta es que la relación con el diestro es buena, que se encuentra serena, tranquila y dedicada a sus hijas y sus padres.

El remanso jienense

Desde que comenzó el confinamiento, que compartió con Ponce en la finca Cetrina, situada en Navas de San Juan (Jaén), Paloma ha permanecido en el campo, salvo un viaje relámpago a Madrid. No ha hecho vida social y, excepto la presencia de algunas amigas (como la joyera Cristina Yanes) que han viajado para estar con ella en estos momentos de revuelo personal, su vida se resume en pasar los días con la máxima tranquilidad posible. Se dedica por completo a sus hijas, con las que hace actividades divertidas: desde cocinar juntas a paseos a caballo, baños en la piscina, visitas al huerto y gallinero, y sesiones de cine en familia por la noche.

Los padres de Paloma, Victoriano Valencia y Paloma, están pendientes de su hija en estos momentos complicados. Si hasta ahora era la empresaria la que cuidaba de ellos, ahora vuelven a ejercer de padres protectores. Según explicaba Paloma durante el confinamiento a este medio, la familia suele rezar el rosario. En la finca hay una capilla donde se han celebrado acontecimientos importantes y donde Ponce se recogía cuando tenía que viajar a la ciudad en la que tuviera que torear. Los dos tienen fuertes convicciones religiosas. La única diferencia, antes de que apareciera el terremoto Ana Soria, era que se mantenía un horario más estricto por los entrenamientos diarios del torero.

placeholder Paloma Cuevas. (Cordon Press)
Paloma Cuevas. (Cordon Press)

Los que han pasado por la finca Cetrina confirman que es un paraíso donde el estrés desaparece. Una finca de más de novecientas hectáreas con toros bravos, ganado, olivos y cereales que Ponce adquirió en 1990. El cortijo, decorado por la propia Paloma, se encuentra en un lugar privilegiado y con vistas a la Cañada de los Yeros. Se trata de una vivienda que se construyó adosada a una edificación existente, con la que se conecta, y que dispone de la ya mencionada capilla y diversas dependencias desarrolladas en torno a un patio andaluz.

En total, 420 m2 de superficie multiplicados por tres plantas: planta baja (destinada a las zonas comunes), planta alta (dormitorios) y sótano. Un auténtico palacete en mitad del campo, su ecosistema favorito, al que hay que añadir las zonas ajardinadas, el patio de glicinias, la piscina, la plaza de toros y la bodega. La Cetrina se ha convertido en el lugar elegido por Paloma Cuevas para recuperar el equilibrio de su vida.

Paloma Cuevas Enrique Ponce Ana Soria
El redactor recomienda