Los Astolfi y los Mora-Figueroa, dos familias que entroncan de la jet... con vínculos royal
  1. Famosos
UNA BODA POR TODO LO ALTO

Los Astolfi y los Mora-Figueroa, dos familias que entroncan de la jet... con vínculos royal

Quién es quién en estas dos familias con tanta solera como expectación ha generado este enlace, el primero de la temporada

Foto: Los Astolfi y los Mora-Figueroa, dos familias que entroncan de la jet... con vínculos royal
Los Astolfi y los Mora-Figueroa, dos familias que entroncan de la jet... con vínculos royal

Este viernes, dos grandes apellidos de la escena social y aristocrática patria entroncarán a la antigua usanza: a través de la boda de dos de sus miembros. Tita Astolfi y Fernando Mora-Figueroa, tras un consolidado y largo noviazgo, entonarán el ‘sí, quiero’ este viernes, 24 de julio, tras tener que posponer su boda por la pandemia y rodeados de sus familiares y amigos.

Un enlace que, a pesar de las restricciones de aforo por el covid, no querrá perderse nadie de su entorno y que, como decíamos, unirá dos apellidos con tanta solera como expectación ha generado. De hecho, es el primer matrimonio vip de la temporada.

Tita Astolfi. (Getty)
Tita Astolfi. (Getty)

Los Mora-Figueroa

Y lo harán en la finca familiar del novio, Las Lomas. Una fortaleza a prueba de paparazzi con iglesia incluida en la que la feliz pareja disfrutará de toda la intimidad que desean y del aire que respira esta imponente propiedad en la que han cazado desde el Rey emérito hasta Franco.

Una finca de la que sabemos mucho más que del novio, Fernando Mora-Figueroa, quien guarda gran discreción y no tiene perfil (por lo menos público) en redes sociales. Mayor que Tita, gracias a los testimonios de personas de su entorno consultadas por Vanitatis, nos hemos podido hacer una idea aproximada de quién es este joven aristócrata tan reservado.

Vista aérea de la finca Las Lomas. (Google Maps)
Vista aérea de la finca Las Lomas. (Google Maps)

“Es supereducado, buena persona, era muy ligón y le encanta el campo”, asegura uno de sus conocidos. Hijo de Fernando Mora-Figueroa Domecq y de Clotilde Serra Goizueta, conocida en la élite hispalense como la Rubia, su familia es fundadora de la urbanización Guadalmina de Marbella, donde veranean, entre otros, los Aznar, los Goyanes-Lapique, Cospedal e incluso en su momento Ignacio González o Bárcenas. Sus tíos también tienen apellidos conocidos. Mónica Serra (hermana de su madre) está casada con Javier Benjumea (Abengoa).

“La familia Mora-Figueroa está encantada con el enlace. Adoran a Tita, con la que Fernando lleva saliendo bastantes años”, comentan las mismas fuentes consultadas. Considerada una de las cien familias más ricas de España, poseen un patrimonio cercano a los 700 millones de euros, son dueños del espectacular Palacio Domecq de Jerez de la Frontera y del Santa Maria Club, donde se celebran los exclusivos torneos de polo de Sotogrande. Pero no todo ha sido tiempos gloriosos económicamente para esta adinerada familia.

[LEER MÁS. Tamara Falcó, estrella invitada en la boda de la jet de la temporada: la de Tita Astolfi]

A pesar de haber amasado una gran fortuna, los hermanos mantuvieron tiranteces con la venta de la embotelladora de Coca-Cola en Andalucía y Extremadura, promovida precisamente por Fernando, padre del contrayente, quien estaba perdiendo parte de su fortuna al invertir en campos de golf en Cádiz, así como zonas residenciales y complejos de lujo que no tuvieron el éxito esperado.

Sea como fuere, las aguas volvieron a su cauce y hoy la familia vuelve a estar unida tanto en lo personal como en los negocios. Juntos celebrarán este viernes, como decíamos, la boda de Tita y Fernando en la finca Las Lomas, la joya de la corona de la familia. Con una extensión de 12.000 hectáreas, son muchos los momentos inolvidables que allí se han vivido. Algunos históricos incluso, como el trofeo récord nacional de ciervo abatido por don Juan Carlos en el año 2000. El Rey emérito es un gran amigo de la familia, con quien, además de compartir jornadas de caza, han disfrutado de partidos de polo en el Santa María Club de Sotogrande.

[LEER MÁS. Las Lomas: la finca de 12.000 hectáreas de los Mora-Figueroa que acogerá la boda de Astolfi]

Los Astolfi

El apellido Astolfi saltó a la palestra informativa precisamente por su vinculación con la Casa Real cuando el jinete Luis Astolfi estuvo relacionado sentimentalmente con la infanta Elena en los años 80.

Ambos eran unos veinteañeros que compartían el mismo grupo de amigos y su afición por los caballos, y que viajaban juntos por los diversos circuitos hípicos en los que ambos participaban.

Luis Astolfi. (Cordon Press)
Luis Astolfi. (Cordon Press)

Años más tarde, la ruptura se produjo porque Astolfi se sentía superado por la presión mediática que sufría al ser pareja de la primogénita del entonces Rey de España. Ambos rehicieron sus vidas y se casaron, aunque sus matrimonios han corrido la misma suerte terminando en divorcio. Astolfi, que es padre de dos hijos, Luis y Marina Astolfi Flórez, continúa siendo en la actualidad uno de los mejores amigos de la infanta Elena y su mejor consejero en cuestiones hípicas como jinete de élite que es. Dicen los que le conocen que "es un hombre muy divertido, extrovertido como buen andaluz y extremadamente discreto", especialmente, apuntan, con temas relacionados con doña Elena.

Luis Astolfi desciende de una familia numerosa. Tiene catorce hermanos, casi todos ellos vinculados al mundo de la equitación. Uno de ellos, Juan Astolfi Pérez de Guzmán, es el padre de Tita y quien la llevará del brazo al altar.

Tita Astolfi, en Cádiz. (Getty)
Tita Astolfi, en Cádiz. (Getty)

Tita, al igual que en su momento su tío Luis, ha llevado siempre sus relaciones sentimentales de la forma más discreta posible. Primero su matrimonio con el también jinete Gigi Sarasola, el cual duró tan sólo veinte meses, así como los noviazgos que se le atribuyeron posteriormente con Rosauro Varo o Francisco Rivera.

Tras el batacazo personal que supuso su divorcio, Tita, quien había estudiado Derecho y ejercía como abogada, decidió hacer realidad el sueño de su vida y dedicarse a la política. Una decisión que sus padres, Juan Astolfi y Mayte González-Moguena, no vieron con buenos ojos en un primer momento. Cuentan que fue su abuelo quien más animó a la joven a perseguir su verdadera vocación, y el tiempo le ha dado la razón convirtiéndose pese a su juventud (tiene 33 años) en una prometedora figura política de la que toda la familia se muestra orgullosa.

Tita es la mayor de tres hermanos. Le siguen Víctor y Juan, quienes han continuado con la profesión del padre, que hace más de 35 años fundó la clínica Doctor Astolfi en Sevilla, donde los tres hombres de la familia Astolfi González-Moguena ejercen como dentistas. Fuentes consultadas por Vanitatis coinciden en destacar que son una ‘familia piña’. “Cuando Tita vivía fuera de España por sus estudios y más tarde por su trabajo, sus padres y hermanos la visitaban continuamente. Veranean juntos y comparten su afición por el campo, los toros y los caballos”, dicen personas de su entorno. De hecho, su hermano pequeño fue campeón de España de salto, deporte que practica en un prestigioso club de Sevilla.

A Tita le gustan los caballos pero no monta tan asiduamente como sus hermanos y prefiere relajarse practicando yoga tras sus intensas jornadas de trabajo. También se trata de una familia muy monárquica, que no duda en mostrar públicamente su apoyo a rey Felipe VI. Todos ellos son del Betis y no es raro verlos en el Benito Villamarín apoyando a su equipo, incluyendo a la propia Tita.

Especial Bodas Tita Astolfi Luis Astolfi Aristocracia