Andrea Bronston: "Al final de su vida no vi muy lúcido a Camilo Sesto"
  1. Famosos
"No puedo creer que haya pasado ya un año"

Andrea Bronston: "Al final de su vida no vi muy lúcido a Camilo Sesto"

Actriz y cantante, su relación sentimental durante una década con Camilo Sesto ha vuelto al primer plano al cumplirse el primer año de la muerte del mítico artista

Foto: Andrea Bronston. (Foto: Víctor Cucart)
Andrea Bronston. (Foto: Víctor Cucart)

Lleva cuatro décadas dedicada a la música y a la interpretación. Andrea Bronston es la clara demostración de que no hay labor menor sino bien o mal hecha. Trabajadora infatigable, su legendario apellido -es hija del mítico productor Samuel Bronston, artífice de '55 días en Pekín', 'Rey de reyes' o 'El Cid'- podría inducir a pensar que lo ha tenido fácil o que le ha abierto muchas puertas, pero no parece haber sido el caso, como ella misma nos cuenta.

A Andrea no le dieron la oportunidad de tener una carrera en solitario como cantante, pero ha acompañado en los escenarios a artistas legendarios como Miguel Bosé, con quien se crió en la casa familiar de Somosaguas, una vez que su padre decidió marcharse a Estados Unidos con su madre, porque esta había enfermado. O Camilo Sesto, quien fuera su pareja durante diez años, hasta que él fue padre de su hijo Camilín y la madre del pequeño, Lourdes Ornelas, se vino a instalarse en España con el emblemático intérprete de 'Algo de mí' y 'Amar amor', cuya letra escribió, por cierto, Lucía Bosé.

En apenas unos meses, Andrea recibió dos golpes tremendos: la pérdida de Camilo, a quien siempre le unió una buena amistad, el 8 de septiembre del año pasado, y el 23 de marzo pasado, la de la célebre actriz italiana y exmujer de Luis Miguel Dominguín, quien fue para ella como una segunda madre. Hablamos con la artista de su ayer, de su hoy y de su mañana, en el que su profesión seguirá siendo protagonista. Porque, pese a los obstáculos, ella no tira la toalla. Incluso los encaja con humor.

PREGUNTA: En los últimos meses de Camilo, estabas convaleciente por un accidente que habías tenido y no pudiste verle. ¿Cómo te encuentras?

RESPUESTA: Tengo días buenos y días malos. Los tres meses de confinamiento me han matado, porque tenía 30 sesiones de fisioterapia a partir de dos días después de que nos confinaran. Ahora estoy feliz con mi fisio, me está arreglando mucho la espalda. Tuve un accidente de tráfico de la manera más tonta, me choqué contra una farola. No le hice daño a nadie más que a mí misma.

P: Se acaba de cumplir un año de la muerte del artista. ¿Cómo lo has vivido?

R: He flipado. No puedo creer que haya pasado ya un año. Éramos muy amigos, últimamente no lo veía ni estaba en contacto, pero siempre sabes que está ahí. Me llamó Susana de las Heras (hermana de Rocío Dúrcal) para decírmelo y estuve en shock una semana.

P: Hace unos días afirmabas que cuando le llamabas por teléfono no contestaba él directamente, pero que aun así lograbas hablar con él. Sobre su última etapa se dijeron muchas cosas por parte de algunas personas, que era rehén de quienes le rodeaban, que podría no estar lúcido... ¿Crees que es así?

R: No estoy muy segura, porque en las últimas semanas, cuando yo no me podía mover porque estaba convaleciente en la cama, le vi francamente mal. No puedo acusar a nadie de nada, pero muy lúcido no le vi. Las personas que estaban con él no tienen por qué secuestrarlo, tal vez simplemente le estaban cuidando. Yo no voy en contra de nadie ni puedo acusar a nadie de nada. Es una suposición.

Camilo Sesto fue pareja durante una década de Andrea. (Alamy)
Camilo Sesto fue pareja durante una década de Andrea. (Alamy)

P: Parece que Camilo dejó todo muy atado, tanto que su hijo iba a ser el heredero universal como los objetos que irían a su museo de Alcoy.

R: Yo creo que lo debió de dejar muy atado hace mucho tiempo porque Camilo era muy previsor para esas cosas.

P: Me da la sensación de que Camilo es un gran desconocido. ¿Sabemos realmente cómo es?

R: Creo que no. Vivimos en una época en la que todo el mundo sabe de todo el mundo. Antes nos guardábamos mucho más las espaldas y no nos gustaba. Era todo mucho más íntimo. ¿Alguien sabe toda la vida de Miguel Ríos, de Víctor y Ana? Es otra época. Flipo con la gente que se levanta por la mañana y se hace un selfi. Nosotros somos más introvertidos, más protectores de lo nuestro para que no nos hagan daño. Normalmente los artistas lo damos todo y lo único que tenemos para guardarnos es nuestra intimidad.

P: Has dicho que, sobre todo, Camilo Sesto era una buena persona.

R: Yo no me quedo diez años con alguien que no lo es. Habrá gente que no opine lo mismo que yo. Me hizo algunas cosas que fueron determinantes para que yo me fuera de su lado, pero estuvo durante años llamándome de madrugada para que volviera con él. En el fondo me quedo con lo bueno, no con lo malo...

P: Hacer lo contrario sería resentimiento...

R: Yo no soy una persona resentida, nunca lo he sido. Además, el resentimiento da cáncer, así que fíjate lo que te digo. Es mejor no serlo, por nuestro bien...

Lucía Bosé fue como una madre para ella. (Alamy)
Lucía Bosé fue como una madre para ella. (Alamy)

P: El pasado mes de marzo perdiste también a Lucía Bosé, que fue para ti como una segunda madre, porque cuando tu padre se fue a Estados Unidos con tu madre porque estaba enferma, te quedaste a vivir con ella y con sus hijos en su casa de Somosaguas.

R: Eso me mató... Me llevé un disgusto enorme no haber podido ir a ningún sitio a despedirme o para abrazar a su familia. Me hundió en la miseria. Además tampoco tenía contacto con ella, así que me quedé pensando que no puede pasar eso. Hay que estar en contacto con la gente, porque piensas que están ahí, pero un día dejan de estarlo y luego te arrepientes. Hay que ocuparse de la gente a la que quieres y verla. Para mí fue como una segunda madre, Miguel, Lucía hija y yo pasamos nuestra adolescencia juntos y éramos insoportables -dice con humor-. Paolita llegó después porque se lleva muchos años con nosotros... Fue una época estupenda.

La salud de Miguel Bosé

P: ¿Has perdido el contacto con Miguel?

R: Lo había perdido, pero lo he recuperado un poco.

P: En 'La hora de la 1', en TVE, hace unos días decías una frase muy contundente: "Miguel no está loco".

R: Es que no lo está. Creo que tiene una manera de ser, de pensar y de decir las cosas... Quizás si dijera las cosas de otra manera no pensarían eso. Pienso que es difícil, he vivido muchos años a su lado, sé cómo es y cómo trata a la gente, a la que quiere y a la que no. Respeto lo que piensen los demás, pero yo no creo que esté loco.

P: También ha preocupado mucho su salud. ¿Crees que está bien?

R: No lo sé, no tengo ni idea. Le pregunté que cómo estaba de la voz, me dijo que le mandara luz y que estaba muy bien.

Con Miguel Bosé compartió giras y amistad. (Getty)
Con Miguel Bosé compartió giras y amistad. (Getty)

P: Tanto con Miguel como con Camilo compartiste mucho tiempo los escenarios haciendo los coros. ¿Qué destacarías de esas experiencias?

R: Fueron dos etapas distintas. Con Miguel era mucho más joven y fue maravillosa. Cantar y bailar con él en el escenario era maravilloso, porque con Camilo estábamos atrás, aunque también hacíamos nuestras coreografías mientras cantábamos. Era una pasada y molaba mucho.

P: Con Camilo viviste a tope el fenómeno fans e incluso te agredieron después de que te diera un beso en el escenario.

R: Me tiraron una cosa y creo que la que lo hizo se quedó muerta porque pretendía darme pero no creía que iba a conseguirlo. Fue en Mexicali y no volvimos nunca más, y eso que regresamos muchos años.

P: Uno de los proyectos que se quedó en el tintero es 'El fantasma de la ópera' con Camilo Sesto, que presentó en la SGAE, pero que se armó un tumulto enorme porque se presentó el abogado de Andrew Lloyd Webber, el autor, porque no tenía los derechos. A ti te recuerdo llorando ese día. ¿Por qué no se sacó adelante?

R: A mí me hubiera encantado que lo pusiera en marcha, pero yo no hubiera participado porque no tengo la voz de ópera que hay que tener. Ya me gustaría. Camilo me invitó a que cantara un par de cosas con él, pero me da mucha vergüenza porque no estoy a la altura.

Andrea Bronston, en un evento. (Getty)
Andrea Bronston, en un evento. (Getty)

P: Has contado que no lograste tener una carrera en solitario porque te decían que no salías en las revistas y otro ejecutivo te pidió, palabras textuales, que te operaras las tetas.

R: ¡Sí, fue tremendo! Aunque a decir verdad no sé si quería tener una carrera en solitario, porque me gusta cantar y me encantaría hacer programas como 'Tu cara me suena', porque imito muy bien, pero yo en realidad soy actriz. Me encantaría participar en una serie como 'El Ministerio del Tiempo' y que vean que no me he muerto, que me den papeles. Claro que como tengo esta pinta tan rara, a no ser que haga de madre de María Castro no me van a dar ninguno -asegura, entre risas-. En una ocasión me ofrecieron un papel en una película, pero buscaban españolas y como yo no lo soy, para mi desgracia, se lo dieron a Verónica Forqué, que es amiga y me alegro muchísimo con ella.

Sus recuerdos con Ava Gardner y Sophia Loren

P: Una de las espinas que se le quedaron clavadas a tu padre fue que no te convirtió en una estrella de cine.

R: Mi padre tuvo alzhéimer y me dediqué a cantar, pero no me moví para trabajar como actriz, que es lo que me hubiera gustado hacer con él. Yo pensaba que debía esperar a que mi padre se pusiera mejor para trabajar en la interpretación, imagínate... Yo lo sigo intentando.

P: ¿Te quedan recuerdos de las estrellas de Hollywood con las que trabajó tu padre?

R: Mi padre hizo su última película en 1965, que es cuando nació mi hermana pequeña y yo también lo era. Al que más conocí es a John Wayne porque su hija Aissa tenía mi edad y éramos amigas. De las anteriores recuerdo a Ava Gardner, que era amiga de mi madre, porque era una persona muy cariñosa, muy especial y muy buena. Han hecho una serie sobre ella ('Arde Madrid') y la han puesto de borracha empedernida. Yo no la recuerdo así. También a mi padre le han puesto, pero bueno, vamos a dejarlo ahí, no me quiero enfrentar con nadie... Sophia Loren también era amiga de mi madre y era un amor de persona. He perdido el contacto, pero era bella por dentro y por fuera.

John Wayne, con su mujer, Pilar Pallete, y su hija Aissa, en 1963. (Getty)
John Wayne, con su mujer, Pilar Pallete, y su hija Aissa, en 1963. (Getty)

P: Que tu padre se viniera a producir en España le penalizó en Estados Unidos, porque nunca logró un Oscar pese a su brillante filmografía.

R: Se metió en muchos problemas mi padre cuando dejó todo para curar a mi madre de cáncer, lo puso en manos de Pierre S. du Pont y se fue a la mierda todo, con perdón. A mí, dentro de lo que cabe, me honra que le preocupara mi madre más que todo lo demás. Ole por él. Todos mis hermanos son muy como él. Éramos seis, pero mi hermana mayor murió desafortunadamente.

P: ¿Nunca te planteaste hacer carrera en Estados Unidos?

R: Para nada. Soy más española que la tortilla de patatas, pero no puedo serlo porque no me he casado con un español para tener doble nacionalidad. Las leyes de aquí no lo permiten. Tengo permiso de residencia permanente y lo tengo que ir renovando, así que tampoco es tan permanente.

P: Siempre se le pregunta a alguien que desciende de una saga familiar si el apellido le ha ayudado a nivel laboral. ¿Ha sido tu caso?

R: Me ayuda para que yo esté muy orgullosa de ser quien soy, pero para trabajar no. Hay gente que le impresiono por ser hija de quien soy, no por mi trabajo, que no se ve, pero estoy muy orgullosa. Frenos no me ha puesto, no me afecta. Aunque los de ahora no conocen ya ni las películas que hizo...

Cartel promocional del espectáculo en el que participa.
Cartel promocional del espectáculo en el que participa.

P: Has hecho de todo y has tenido continuidad laboral, ¿en qué estás ahora?

R: Lo intento, cariño mío, pero me ves más continuidad de la que creo. Llevo sin trabajar desde enero y cuesta porque mucha gente con la que he trabajado en el mundo de la música ha muerto. Hay una generación nueva y los que estamos en medio tenemos un momento difícil. No se nos ha olvidado cantar, locutar... Me encantaría volver a trabajar con Disney, pero ya están unos nuevos. Me encantaba poner voces a los personajes. Pasé media vida poniendo la voz a las azafatas de 'Un, dos, tres'. Antes del confinamiento estaba con un espectáculo que se llama 'A diez pasos de la fama' y somos quince mujeres que hemos trabajado como coristas de los mejores cantantes de este país. Se basa en un documental que ganó un Oscar y que contaba la historia de las coristas de los mejores cantantes de allí. Si no nos lo cancelan por la pandemia, lo haremos el 10 de octubre en Alcobendas, porque ya nos cancelaron otros seis que teníamos antes de que estallara.

Agradecimiento: Foto de portada cedida por Víctor Cucart.

Camilo Sesto Lucía Bosé Miguel Bosé
El redactor recomienda