Celia Villalobos, en canal: del mal rato con la "delgadísima" Letizia a su polémico marido
  1. Famosos
POlÍTICA, ESCRITORA Y MASTERCHEF

Celia Villalobos, en canal: del mal rato con la "delgadísima" Letizia a su polémico marido

La malagueña está de plena actualidad gracias a su paso por el programa gastronómico 'MasterChef' y por la edición de un libro por el que desfilan muchos rostros conocidos

Foto: Celia Villalobos, en canal: del mal rato con la "delgadísima" Letizia a su polémico marido
Celia Villalobos, en canal: del mal rato con la "delgadísima" Letizia a su polémico marido

Celia Villalobos es conocida por ser una de esas políticas francas a las que la sinceridad pública le ha costado más de un mal trago. Diputada del Partido Popular durante más de 30 años, alcaldesa de Málaga, ministra y testigo de excepción de una época política, hoy se 'jubila' entre fogones y tertulias televisivas, un entorno más amable. Coincidiendo con su paso por 'MasterChef Celebrity', la editorial Península publicaba hace ahora un mes 'La política apasionada', las memorias en primera persona de la malagueña, un libro por el que desfila buena parte de la clase política del país y, en un terreno más Vanitatis, las reinas Letizia y Sofía o celebrities como Tita Thyssen y Antonio Banderas.

Una vida en 272 páginas

Villalobos describe con desparpajo a la reina Letizia durante un encuentro anterior a su condición royal, cuando solo era una periodista que entrevistaba en ese momento a la ministra de Sanidad. "La periodista era la actual reina, doña Letizia Ortiz, que vino tan documentada a la entrevista que me hace preguntarme si no habremos ganado una reina, pero perdido una Oriana Fallaci". Cuando llevaban un buen rato de entrevista, el cámara se percató de que no se estaba grabando correctamente. "La pobre periodista estaba muy apurada por la situación, pero yo le quité importancia y le dije que mientras esperábamos podíamos merendar '... y que nos traigan unos cruasanes; te los puedes permitir con lo delgadísima que estás'. Ese ínterin nos dio la posibilidad de charlar con tranquilidad, algo que no tenía oportunidad de hacer generalmente con los diversos periodistas que me entrevistaban", relata Villalobos. "La reconocí el día que anunció su compromiso con don Felipe, y me alegré, porque suponía modernidad y cercanía para la Casa Real. Cuando hemos coincidido en algún acto, siempre recordamos divertidas aquella anécdota".

La reina Sofía y Celia Villalobos, en el Día de la Banderita. (EFE)
La reina Sofía y Celia Villalobos, en el Día de la Banderita. (EFE)

La antigua alcaldesa de Málaga habla de las cenas en el Palacio Real para agasajar a las delegaciones extranjeras. "Son cenas de gala, con invitaciones enviadas por los reyes en papel de gramaje de lujo con letras doradas que incluyen código de vestimenta y etiqueta, en una mesa kilométrica de 150 comensales, con una perfección en la colocación de las vajillas que ya la quisiera yo para la mesa de Navidad". A ella no le gustaba demasiado asistir, mientras que había ministros (aquí decepciona la lenguaraz Celia al no dar nombres) a los que "les encantaba poder estar allí y se movían a través del protocolo de la Moncloa para que contaran con ellos". Según ella, parte de ese interés era "para coleccionar las medallas que se daban en esas cenas [...]. Algunos ministros se las ponían todas hasta en las bodas de sus hijos". Estos actos tan protocolarios, además, le suponían "un dineral". "Había que ir a una tienda y gastar un dineral en un traje que no se podía volver a usar, porque ya saldría el periodista que apuntara que la señora Villalobos repite modelo".

También habla de la reina Sofía en términos muy elogiosos. Explica Villalobos cómo la Reina la citó a comer junto con el ministro de Trabajo de entonces y Alberto Ruiz-Gallardón. La esposa de Juan Carlos I quería poner en marcha una fundación contra el alzhéimer, y tenía interés "en que pudiera haber en un futuro más de una sede, y en diferentes comunidades". Como es sabido, lo consiguió, y "el compromiso de doña Sofía con el proyecto sigue siendo pleno". "Antes de aquella comida ya había tenido la ocasión de conocer a su majestad en diferentes actos como alcaldesa. Una mujer cercana, siempre accesible e interesada por los temas sociales".

Carmen Thyssen, en su museo de Málaga. (EFE)
Carmen Thyssen, en su museo de Málaga. (EFE)

En su condición de ministra y de alcaldesa de Málaga, Villalobos ha tenido que tratar no solo con la reina Sofía y los mandatarios extranjeros, también con personajes célebres que, en su día, quisieron ayudar a Celia en su empeño de poner a Málaga en el mapa. De Antonio Banderas, dice que forjaron una "muy buena amistad" que continúa hasta hoy, lo que quizá no le permite ser muy objetiva: "Es muy 'malaguita', como yo. Un encanto de persona y una de esas celebridades que he conocido a las que no se les ha subido a la cabeza el triunfo. Siempre estaba dispuesto a colaborar conmigo". Villalobos narra sus encuentros con Banderas y con Melanie Griffith, "que conversaba poco por sus dificultades con el idioma, pero siempre se mostró encantadora y sencilla".

Tita, "más lista que el hambre"

Más incisiva se muestra con Carmen Cervera, a la que conoció en el año 1997, en una exposición del pintor malagueño Cristóbal Toral. "Nuestra primera y animada conversación nos sirvió para reconocernos mutuamente como dos mujeres que habíamos luchado duro para tener un papel relevante en un entorno masculinizado". De la baronesa, dice que es "más lista que el hambre". "Me hizo muchas confidencias, que no puedo ni quiero desvelar, que me llevaron a reconocer en Tita a una mujer fuerte, con las ideas muy claras y capaz de nadar a contracorriente para lograr sus objetivos [...]. Creo que no ha sido reconocido su gran mérito. Pero a ella, como a mí, le importa más el logro que el reconocimiento".

Foto: El día que se inauguró el Thyssen hace hoy 28 años: la falda (corta) de doña Sofía y las lágrimas de Tita Cervera

No soslaya Villalobos ninguna de sus polémicas, ni la del hueso de cerdo, ni la del Candy Crush. Se explica y ajusta cuentas con quienes en su día, afirma, la "machacaron". Habla con nostalgia de José María Aznar, que la llamaba "Celita" en la intimidad de una amistad forjada en cenas para seis (los Aznar, los Rato, los Arriola Villalobos) y fines de semana, una relación que se fue por el desagüe de la política. Pero si hay una figura que reivindica en este libro, esa es la de Pedro Arriola, su marido, todopoderoso consultor en la sombra de los gobiernos de Aznar y Rajoy, padre de sus tres hijos y 'amo de casa' los años en los que la política estuvo dedicada a Málaga como alcaldesa.

Celia Villalobos y Pedro Arriola, con sus hijos Macarena, Pedro y Amaya. (Archivo de la autora)
Celia Villalobos y Pedro Arriola, con sus hijos Macarena, Pedro y Amaya. (Archivo de la autora)

La exministra se presta a contar su historia de amor con Arriola, al que conoció en un acto en la Facultad de Económicas de Málaga, cuando aún vivía Franco. "No soy ajena al interés que despierta mi matrimonio con quien fue durante más de 30 años asesor del presidente del Partido Popular. Son casi cincuenta años al lado de Pedro Arriola, toda una vida", reconoce. "A todo el mundo le decía que yo iba a ser su novia, con mucha seguridad y el recelo de más de uno", cuenta, y describe a aquel estudiante sevillano de entonces como un tanto arrogante e idealista. "Seguimos viéndonos y, como ya vaticinó Arriola, no solo fui su novia, sino la madre de sus hijos".

Quizá su etapa más satisfactoria en la política fue también la más dura en el plano personal, cuando se marchó a Málaga como alcaldesa. "Mis tres hijos, el pequeño todavía un niño, se quedaron en Madrid con mi marido y yo hacía lo que podía para verlos y estar con ellos. Nunca me han recriminado nada, ni mis hijos ni mi marido, bien al contrario". En abril del año 2000, una llamada de Aznar ofreciéndole la cartera de Sanidad la trajo de vuelta a Madrid. Fue "el gran cambio" de su vida. "Había vivido más de seis años lejos de mis hijos y de Pedro, y eso no era vida".

"Ser la mujer del asesor del presidente del partido a veces tiene sus problemas, aunque imagino que también influyen mi personalidad, decir siempre lo que pienso y el hecho de que siempre he rehuido la pertenencia a ningún clan", confiesa. Tan Celia Villalobos como siempre.

Reina Letizia MasterChef Celebrity
El redactor recomienda