Las joyas milenarias de Sevilla que le costaron el puesto al duque de Alba y casaron a la infanta Elena
  1. Famosos
Memories

Las joyas milenarias de Sevilla que le costaron el puesto al duque de Alba y casaron a la infanta Elena

Jesús Aguirre, marido de la duquesa de Alba, se vio envuelto en una polémica con tintes políticos y arqueológicos

Foto: La duquesa de Alba y Jesús Aguirre, en una imagen de archivo. (Ed. Café de la Rosa)
La duquesa de Alba y Jesús Aguirre, en una imagen de archivo. (Ed. Café de la Rosa)

El patrimonio artístico, en diferentes ámbitos, que podemos encontrar en España es increíble. De hecho, nunca dejamos de sorprendernos porque cuando creíamos que ya conocíamos las piezas más importantes de nuestro legado cultural... descubrimos que aún hay más.

Así lo hemos sentido al conocer la historia del Tesoro del Carambolo, unas piezas de joyería de más de 2.700 años de antigüedad que tienen un valor incalculable. De hecho, son tan excepcionales que las piezas originales no se guardan en un museo, sino en la caja fuerte de un banco desconocido para el gran público.

placeholder El Tesoro del Carambolo. (Archivo Museo Arqueológico de Sevilla)
El Tesoro del Carambolo. (Archivo Museo Arqueológico de Sevilla)

Un misterioso enclave con el que protegerlas de los robos, como ya vimos en joyas como la tiara de Portland, del que salen en contadas ocasiones. Así, sucedió en el 150 aniversario del Museo Arqueológico Nacional o para una gran exposición en el Metropolitan de Nueva York en 2015.

Precisamente, hablando de salidas, el Tesoro del Carambolo fue objeto de una gran polémica en 1992 por una posible exposición. Todo con Jesús Aguirre como protagonista, ya que el marido de la duquesa de Alba, Cayetana Fitz-James Stuart, era el comisario del Pabellón de Sevilla de la Expo 92.

placeholder Los duques de Alba, Cayetana Fitz-James Stuart y Jesús Aguirre, en su boda. (EFE)
Los duques de Alba, Cayetana Fitz-James Stuart y Jesús Aguirre, en su boda. (EFE)

Una ocasión que entendió como perfecta para mostrar al mundo las joyas milenarias que habían encontrado un grupo de obreros el 30 de septiembre de 1958. El albañil Alonso Hinojo del Pino se encontraba trabajando en los terrenos de la Real Sociedad de Tiro de Pichón de Sevilla, cerca la localidad sevillana de Camas, cuando vio algo brillante en la tierra, como relataron después a 'ABC'.

Un gran descubrimiento que venía dado por la casualidad, ya que en teoría no tendrían que estar excavando a tanta profundidad, pero el arquitecto finalmente decidió hacerlo así para que quedara mejor una terraza que tenían planificada. Al ver aquel primer brazalete dorado, Alonso Hinojo del Pino llamó al resto de sus compañeros, que siguieron cavando hasta dar con varias piezas más.

Tartesios y fenicios: fusión ibérica

Sin embargo, pensaron que se trataría de algún resto de bisutería de latón que no tendría valor. Por lo que decidieron repartírselo entre ellos, aunque finalmente tras hacer alguna comprobación casera y ver que era oro decidieron entregarlos a las autoridades locales. Siempre, sin pensar que acaban de encontrar unas ruinas arqueológicas de época fenicia.

De hecho, las 21 joyas que se obtuvieron están decoradas con variedad de técnicas como la filigrana y el troquelado. Además, por su diseño debieron estar adornadas por piedras preciosas, siendo objeto de todo tipo de teorías sobre su origen. Aunque las investigaciones más recientes publicadas por la Universidad de Huelva en la revista 'Journal of Archaeological Science' concluyeron que se trata de un trabajo donde se mezclaron las culturas de los tartesios y de asentamientos fenicios cercanos.

placeholder Los reyes Juan Carlos y Sofía, saludando a Curro. (RTVE)
Los reyes Juan Carlos y Sofía, saludando a Curro. (RTVE)

Así, viajamos de su creación en torno al año 700 a.C. de nuevo hasta el epílogo del siglo XX. Recordando que el duque consorte de Alba quería mostrar una réplica de este impresionante tesoro en la Expo 92. Por ello, seis meses antes de la exposición contactó con el prestigioso joyero Jesús Yanes para que se hicieran unas copias numeradas y certificadas en Madrid que serían las que se expondrían.

Todo parecía ir según lo previsto, porque el joyero mandó un furgón blindado a la ciudad del Guadalquivir para recoger el tesoro fenicio. Sin embargo, el mismo día en que iban a ser enviadas a Madrid, todo se paró en seco. El acuerdo alcanzado entre Aguirre, Yanes y el anterior alcalde, Manuel del Valle, ya no era del gusto de todos, como narró 'El Correo de Andalucía'.

placeholder La duquesa de Alba y el duque consorte, Jesús Aguirre. (Ed. Café de la Rosa)
La duquesa de Alba y el duque consorte, Jesús Aguirre. (Ed. Café de la Rosa)

El ayuntamiento de Sevilla, con el nuevo alcalde Alejandro Rojas-Marcos al mando, decidió echar a Aguirre de su cargo al achacar posibles problemas de seguridad en esta acción: "He decidido cesar al responsable o a los responsables del comunicado emitido el otro día por la Comisaría de la ciudad. Teniendo en cuenta que el comisario me ha comunicado que él es el responsable, he decidido cesarle".

Aunque en el momento en el que saltó la noticia también se habló de las críticas que Aguirre había tenido hacia cómo estaba tratando el Ayuntamiento un patrimonio cultural tan increíble. Continuando con un cruce de acusaciones en las que el duque de Alba achacó al edil de "una lamentable falta de conocimiento del mundo de la cultura".

"Aceptadas por la Consejería de Cultura y el Ministerio de Cultura"

"El Tesoro se traslada a Madrid con las garantías de seguridad consideradas necesarias por el propio Ayuntamiento, y aceptadas por la Consejería de Cultura y el Ministerio de Cultura", explicaba el duque de Alba también sobre esta decisión de crear una copia del Tesoro del Carambolo para su muestra. Explicando que eran fundamentales para Sevilla y la visión histórica que querían dar al mundo de la ciudad.

Un enfrentamiento que le costó el puesto a Jesús Aguirre, con una extensa carrera en el mundo de la cultura, pero que no fue más que el principio de este escándalo. El joyero Jesús Yanes decidió denunciar al Ayuntamiento de Sevilla por incumplimiento de contrato y por los costes derivados de esta actuación.

placeholder Foto familiar de la boda de la infanta Elena y Jaime de Marichalar en 1995. (Getty)
Foto familiar de la boda de la infanta Elena y Jaime de Marichalar en 1995. (Getty)

Finalmente casi diez años después, también en 2001, el Tribunal Supremo fallaba a favor de Yanes, al ver lesionado su derecho a hacer una copia de la joya. "Condenan al Ayuntamiento de Sevilla a pagar 26 millones de pesetas por no ceder el Carambolo", tituló entonces 'ABC'.

Un conjunto artístico maravilloso que también tuvo gran protagonismo en 1995. La ciudad hispalense acogía la boda de la infanta Elena y de Jaime de Marichalar, un acontecimiento de gran relevancia donde las joyas fenicias también estuvieron presentes.

placeholder La infanta Elena y el rey Juan Carlos I, a su llegada a la catedral de Sevilla. (Getty)
La infanta Elena y el rey Juan Carlos I, a su llegada a la catedral de Sevilla. (Getty)

El alcalde Alejandro Rojas-Marcos, en representación de Sevilla, regaló a los novios las arras con las que se casarían en la catedral de Santa María de la Sede. Un total de trece monedas de oro de 22 quilates que estaban inspiradas en los diseños del Tesoro de Carambolo y que les entregaron el día antes del enlace en un precioso cofre de plata en un enclave tan fabuloso como los Reales Alcázares.

Mostrando así "vinculación permanente" con la familia real, en palabras del propio Rojas-Marcos. Un presente por el que la Infanta dijo sentirse "encantada". Por su parte, al igual que ocurrió con el matrimonio de los duques de Lugo, el Tesoro del Carambolo tampoco tiene un final feliz de cuento, como denuncian expertos en arte e historia en diferentes publicaciones como 'National Geographic'.

"Podría alcanzar el rango de patrimonio mundial"

Las polémicas sobre dónde y cómo deberían exponerse estas joyas siguen. Ahí están las acusaciones sobre el abandono del yacimiento donde se encontraron estos restos, zona declarada como Bien de Interés Cultural por la Junta de Andalucía tras el intento de construcción de un hotel sobre ellas, pero está llena de escombros y de maleza.

"Es un paisaje arqueológico excepcional que podría alcanzar el rango de patrimonio mundial", aseguró el catedrático de Prehistoria de la Universidad de Sevilla Leonardo García Sanjuán en 'El País' para denunciar su abandono. Una situación que esperemos se solucione pronto y continúe la investigación sobre este increíble patrimonio arqueológico.

Sevilla Duquesa de Alba Duque de alba
El redactor recomienda