Jesús Vázquez ante la final de 'Idol Kids': terapia, éxito y planes para Navidad
  1. Famosos
a corazón abierto

Jesús Vázquez ante la final de 'Idol Kids': terapia, éxito y planes para Navidad

El presentador gallego será el anfitrión de la gran final del reality musical de Telecinco con Edurne, Carlos Jean e Isabel Pantoja como jurado

placeholder Foto:  Jesús Vázquez en 'Idol Kids'. (Mediaset)
Jesús Vázquez en 'Idol Kids'. (Mediaset)

En esta edición de 'Idol Kids' le hemos visto trasformarse en Tom Cruise para protagonizar una secuencia al más puro estilo ‘Misión imposible’ y confesar el primer sitio donde se besaron él y su marido. Pero también emocionarse con la actuación de 'El Mulato', un niño de solo nueve años que llegó al plató para presentar un tema de rap compuesto por él mismo para denunciar públicamente el acoso escolar. "Tienes talento, sabes rapear, eres un poeta... Y además hablas de temas que son muy importantes. Yo sufrí bullying cuando era niño y nunca tuve al lado a un amigo como tú que lo gritara a la gente y que me ayudara. Aunque yo ya soy mayor, te doy las gracias. Ojalá hubiera muchos niños como tú", le dijo desde el corazón Jesús Vázquez.

Ahora llega el final del camino en su enésima andadura televisiva con la emisión de la gran final del concurso, tras convertirse en el talent show infantil más visto desde 2018, que además contará con la actuación estelar de uno de sus jurados, Isabel Pantoja, que interpretará uno de sus éxitos más conocidos.

Jesús Vázquez es un torrente de emociones encontradas por los difíciles momentos que estamos viviendo por la pandemia, aunque priman las manifestaciones de alegría sobre las negativas. Nos atiende apenas unos minutos después de que terminara la presentación de la nueva campaña de Ferrero Rocher, 'Juntos brillamos más', con la que la firma busca al pueblo mejor anfitrión de España.

Tendremos que esperar para salir de dudas hasta el próximo 14 de diciembre. Una oportunidad única de promocionar cuatro localidades tan especiales como Astorga (León), Caudete (Albacete), Jimena de la Frontera (Cádiz) y Manzanares el Real (Madrid): "Es una campaña que favorece mucho no solo a las localidades sino a las comarcas que las rodean. Este año estamos todos pendientes de la movilidad y esperemos que se restablezca pronto para que se pueda ir a visitarlas. Está constatado con datos el aumento del turismo, los ingresos... Es una inyección económica grande. Ojalá este año también lo noten".

placeholder Jesús Vázquez. (Cortesía)
Jesús Vázquez. (Cortesía)

El presentador gallego vuelve a estar vinculado a una firma que el año pasado celebraba el 30 aniversario de su llegada a España y que en estas circunstancias tan difíciles a consecuencia de la pandemia está contribuyendo a fomentar el turismo nacional, para que, como ocurrió en ediciones anteriores, las visitas, en la medida que se puedan realizar, crezcan exponencialmente en todas las localidades que han participado en este concurso que encontrará su máxima expresión el próximo 19 de diciembre en 'Sábado Deluxe'.

PREGUNTA: En estas circunstancias, 'Juntos brillamos más' es un eslogan de lo más pertinente...

RESPUESTA: Está hecho con toda la intención, cada año elegimos uno relacionado con esa idea, pero en esta ocasión queríamos apelar a otras cosas. Entre otras a la unidad. Tenemos que luchar juntos todos, por un lado los ciudadanos y por otros los políticos, que deben dejar de tirarse sus intereses a la cabeza y empezar a remar juntos, Gobierno central, autonómicos y municipales. Todos a una. Si cada uno va a lo suyo y utiliza la pandemia para intentar hacer pupita al rival, no lo vamos a arreglar nunca. Todos cometen errores, y cuando digo todos son todos, porque nadie nos había preparado para esto. Estamos viendo que la situación se está deteriorando, hay agotamiento y hastío, la gente se está echando a la calle... Pero lo hacen también porque los políticos alimentan la tensión, la crispación y la prensa pone su granito de arena. ¡Basta ya! Por eso hemos elegido este eslogan, porque solo juntos saldremos de esta y solo juntos brillamos. Si nos separamos, es la oscuridad...

P: A ti mismo se te nota cierto hastío...

R: Es que estamos hartos -dice alargando las sílabas-. Hace unas semanas, harto ya de ver a los políticos peleándose, escribí una cosa en Instagram que tuvo una enorme aceptación. Centenares de personas me escribían y a los dos días en el Congreso se estaba haciendo una moción de censura y se pasaron tres días hablando de lo suyo. Y no nos importa a nadie. Una moción de censura que no iba salir, en medio de la peor pandemia de la historia. ¿No podemos dejar eso a un lado e intentar remar unos meses hasta que llegue la vacuna para intentar salvar vidas y estar lo mejor posible?

P: Cuando empezó la pandemia cundió el lugar común de que de esta saldríamos mejores personas, pero no necesariamente es así. ¿Qué le pedirías a la gente?

R: Lo único que podemos hacer es ser responsables, cumplir con lo que nos dicen los científicos, no los políticos. No me interesa lo que diga alguien por intereses políticos. Si la comunidad científica, unánimemente, la de verdad, la seria, no los frikis del negacionismo, dice de que hay que hacer cuatro cosas, hagámoslas: pongámonos una mascarilla, guardemos la distancia, evitemos las aglomeraciones... Seamos un poco responsables. La mayoría lo son. Los que no lo son nos ponen en peligro a todos. Tenemos que aguantar el tirón hasta que llegue la vacuna.

P: ¿Qué te ha hecho replantearte esta situación con la que nadie contábamos?

R: Me he replanteado, como todo el mundo, que a veces nos vemos en una vorágine teniendo problemas que nos sacábamos de la chistera. Los meses encerrados me hicieron ver lo que era y no era importante... Como todo el mundo, que si me compraba una tele, un coche de último modelo o si la ropa que llevaba era de la última tendencia o no. De repente se ha ido todo al garete. Cuando esto pase, muchos aprenderemos a disfrutar de las pequeñas cosas y darle valor a lo que realmente es importante.

P: Esta pandemia la has pasado con tu marido, con quien este martes celebrabas tus quince años de casado, aunque lleváis diecinueve de relación. ¿Cómo habeis conseguido esa estabilidad, porque además él es tu mánager?

R: Siendo generosos por las dos partes. No te voy a negar que hemos tenido momentos malos, crisis y situaciones difíciles. Hemos sido muy honrados el único con el otro siempre. Soy muy respetuoso con la forma de vivir las relaciones sentimentales, todas son válidas, siempre que las partes, no tienen por qué ser dos -tengo amigos que son tres y lo llevan muy bien-, se respeten. Las relaciones son un pacto, un contrato y firmas el que te dé la gana y le pones las cláusulas que quieras. Yo firmé el contrato matrimonial y tiene unas cláusulas. En el civil, al igual que en el religioso, prometes fidelidad a tu pareja, amarla y respetarla. Lo firmé y hasta hoy lo hemos cumplido. Puedes ser una pareja abierta, un trimonio, que haya una persona entre vosotros dos que os dé vidilla, fenómeno, pero no es mi caso.

P: Por lo que me dices, no habéis tenido que modificar las cláusulas, porque muchas veces los contratos se van cambiando conforme pasa el tiempo...

R: ¡Claro, se puede y es perfectamente legítimo añadir o quitar cláusulas! Si crees que lo necesitas para que el contrato se renueve y sobreviva. Nosotros continuamos con el contrato original.

P: ¿Qué cualidades tuyas tiene que sobrellevar tu marido? ¿Cómo eres en las distancias cortas?

R: Tengo un lado melancólico y a veces me pongo triste, a veces busco la soledad. Como todos los que llevamos esta vida tan loca, a veces pierdo un poco el equilibrio. Roberto es una persona más estable y serena, me aporta paz cuando yo la pierdo. Me ha acompañado en momentos muy complicados y me ha llevado de la mano cuando he necesitado ayuda profesional porque dormía mal o porque tenía mucha ansiedad. Me ha ayudado en esos momentos y se come esas partes de mí, cuando llego muy estresado del trabajo echando pestes o la melancolía que decía antes. Ahora, cuando ha salido todo lo del programa de Bertín, me ha hecho rememorar una etapa muy difícil de mi vida, y eso me lleva a momentos de melancolía en los que a veces no le hablo en todo el día o no soy nada cariñoso. Con mucha mano izquierda me dice: "Cuando quieres me preguntas cómo estoy yo también". Ve lo que nadie ve de mí, un lado un poco más oscuro, todos tenemos fantasmas que a veces nos visitan.

P: Esa entrevista con Bertín Osborne fue de alguna manera una salida del armario emocional, aunque muchas de las cosas que contaste ya las sabíamos. Si me permites esta apreciación, fue un gesto muy valiente, porque vivimos en un mundo en el que la gente necesita proyectar éxito...

R: Sí, es verdad. Era algo que necesitaba vomitar. Sí lo había contado, pero no lo había hecho públicamente con tanto detalle, tan desde el corazón. Fue un vaciarme que a la larga me ha venido muy bien. Desde entonces no he vuelto a tener esos episodios. Es como que lo tenía ahí dentro y cada cierto tiempo me salía, una pena, una melancolía, una rabia... Ha sido muy liberador. Es cierto lo que dices, vivimos en una sociedad en la que hay que proyectar éxito y a veces es surrealista. Más ahora con las redes, en las que todo el mundo es happy, todo es maravilloso e ideal, pero no es cierto. Es la época en la que estamos siendo menos felices de la historia, porque nos vemos forzados a hacernos los felices. El ser humano no es así. La felicidad son instantes y muchas horas te las pasas cabreado, frustrado, triste... Está bien de vez en cuando decir que la vida es jodida, dura, que a veces sufrimos todos.

P: También suele pasar, cada vez menos, que se estigmatice a las personas que hacen terapia psicológica y por eso tus palabras pueden ayudar a normalizar ciertas cuestiones como esta.

R: A mí los psicólogos me han ayudado mucho y los recomiendo al máximo. Igual que cuando te duele el estómago vas al internista, cuando te duele el alma tienes que ir a alguien que te ayude a entender de dónde te viene ese dolor, cómo puedes resolverlo y qué hacer para eliminarlo.

placeholder Jesús Vázquez. (Cortesía)
Jesús Vázquez. (Cortesía)

P: Decías hace unos días que mentalmente te sientes como si tuvieras 30 años. ¿Puede ser esa la clave de tu éxito?

R: Quizás. Se lo escuché el otro día a alguien en la radio, que decía que uno tenía la edad que sentía, no la que pone en el DNI. Me sentí muy identificado con esa frase. No me siento un señor de casi 56 años. Cuando veo fotos de cuando tenía 30 años sigo pensando que soy el mismo. Quizás esas ganas de seguir viviendo igual es lo que traspasa la pantalla y a la gente le llega esa energía y esa vitalidad y te la compran.

P: Toda la vida has estado acostumbrado a que te digan que eres muy guapo. ¿Eso hace que puedas llevar peor el paso del tiempo que otra persona que no ha vivido esa circunstancia?

R: Tienes toda la razón. Sí me preocupa el paso del tiempo y sí estoy teniendo ahora por primera vez un poco la crisis de los 30, los 40 o los 50. La estoy teniendo ahora a los 55. Hay que ir aceptando el paso del tiempo. Cuando uno se ha sentido un poco el rey del mambo y el centro de las miradas, tiene que aceptar que ahora vienen chavales que tienen 25 o 30 y que van a ser ellos el centro de esas miradas. Eso es un ejercicio que hay que hacer y que a veces te tiene que ayudar un profesional porque no es nada fácil aceptarlo, pero, bueno, ahí estoy... Estoy trabajando en ello, pero soy feliz, asumiendo el paso del tiempo, que, como dice mi marido, es una bendición. También te digo que he sido muy travieso y me he pegado la fiesta muchos años, y ahora el cuerpo me va pidiendo físicamente otra cosa, porque no responde igual, una noche de copas se convierte en dos días de recuperación... y al final no te compensa.

P: ¿Cómo te planteas las navidades en estas circunstancias tan especiales?

R: Intentaré mantener el espíritu alto y me planteo hasta decorar mi casa aunque no vaya a tener muchas visitas por no sumirnos todos en la desesperanza y la tristeza. Pondré el árbol y no sé si lo podré hacer en familia o cuántos podremos estar juntos, lo sabremos conforme se acerquen las fechas. Algo se me ocurrirá para que no sea tan frío como vernos por Zoom, no sé, igual poner distintas tabletas para vernos por ellas...

Jesús Vázquez