20 años sin Pedro Carrasco: su último viaje con Raquel Mosquera a Cuba
  1. Famosos
EN EL RECUERDO

20 años sin Pedro Carrasco: su último viaje con Raquel Mosquera a Cuba

Disfrutaron de algunos de los lugares más emblemáticos de la isla, La Habana, Holguín y Santiago, para realizar un reportaje para la revista 'Semana'

placeholder Foto: Pedro Carrasco y Raquel Mosquera. (Gtres)
Pedro Carrasco y Raquel Mosquera. (Gtres)

Una de las grandes pasiones de Pedro Carrasco y Raquel Mosquera era hacerse grandes viajes, que en diversas ocasiones aparecieron reflejados en las revistas del corazón, como fue el que nos ocupa. El relaciones públicas Alejandro Morales, una de las figuras clave para entender los eventos y la vida social, que ahora atraviesa delicados momentos de salud, como él mismo ha desvelado, organizó un viaje para la revista 'Semana', en la que trabajaba el autor de estas líneas, para promocionar cuatro hoteles de una conocida cadena de hoteles española en Cuba, en La Habana, Santiago de Cuba, Holguín y Varadero. Nos estamos remontando a diciembre de 2000, apenas un mes antes de la trágica e inesperada muerte del mítico boxeador, que nos dejaba víctima de un infarto el 27 de enero de 2001. Y no había ni el más mínimo indicio de que algo así pudiera suceder, pues el exdeportista tenía solo 57 años y gozaba, aparentemente, de buena salud y estaba en forma.

Como reclamo publicitario se eligió a Raquel Mosquera y Pedro Carrasco, para las tres primeras ciudades, y para Varadero y la capital de la isla a Lola Herrera y Natalia Dicenta. Diez días en total de trabajo, en los que el centro de operaciones y de logística fue el hotel Meliá Cohiba de La Habana, donde el exboxeador y su mujer se cruzaron esa noche, unos de regreso a Madrid y otros con destino a Varadero. La propia Lola Herrera hace unos días nos comentaba que recuerda con mucho cariño ese viaje y que lo disfrutó mucho. Lo mismo les ocurrió a Raquel y Pedro...

placeholder Raquel Mosquera, en 'Supervivientes 2018'. (Mediaset)
Raquel Mosquera, en 'Supervivientes 2018'. (Mediaset)

Cuando se convive con dos personas durante 24 horas son muchos los pequeños detalles que trascienden y que subyacen de su comportamiento. Y lo que quedó claro desde nuestro encuentro en el ahora Aeropuerto Adolfo Suárez, entonces Barajas, es que Pedro y Raquel se entendían perfectamente. Durante nuestro vuelo a La Habana, Pedro estuvo compartiendo anécdotas sobre su trayectoria con el fotógrafo Juan Gallego, que, al igual que sus otros compañeros gráficos en la publicación, tantos reportajes le había hecho desde sus grandes éxitos como boxeador a su relación con Rocío Jurado, cuya boda el 21 de mayo de 1976 fue un acontecimiento social de enorme magnitud, y tras el divorcio. Raquel, por su parte, nos dejó claro que le apasionaba su profesión y me daba consejos para cuidar la piel y la barba, además de hablar de sus planes empresariales de ampliar el negocio que sigue teniendo en el BurgoCentro de Las Rozas, en el que paulatinamente había ido incorporando nuevos tratamientos de estética.

El primer destino del viaje fue Santiago de Cuba, cuna de la emblemática Vieja Trova Santiaguera, donde visitamos uno de los lugares de mayor simbolismo de la isla, la basílica santuario de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, donde, por cierto, era muy recordada la visita de Manuel Fraga en 1998, y cómo se le habían saltado las lágrimas al ver la imagen de la Virgen, de quien su madre era muy devota. Raquel y Pedro presentaron sus respetos a la Virgen y escuchaban con gran atención todas las explicaciones del guía, que nos ilustró en la enorme riqueza musical y cultural de una ciudad que había fascinado a Federico García Lorca y que dejó reflejado en su 'Son de negros en Cuba'.

placeholder Pedro Carrasco, frente a Jesse Green en 1967. (Cordon Press)
Pedro Carrasco, frente a Jesse Green en 1967. (Cordon Press)

La siguiente etapa del viaje fue de puro relax en el resort de la mencionada cadena hotelera en Holguín. En esos días, uno de los temas de conversación más comunes era el regreso a Cuba un año antes del niño balsero Elián González, que había sido protagonista de una enorme disputa legal, familiar y política, tras haber salido de la isla en una lancha con su madre y lograr sobrevivir al naufragio, y haberse quedado al cuidado de unos familiares en Miami. Fue un tema recurrente en las conversaciones de esos días y especialmente en nuestra etapa con Lola Herrera y su hija, pues Varadero se encuentra a tan solo 14 kilómetros de Cárdenas, la localidad natal del pequeño.

En el resort, Raquel y Pedro se hospedaron en un impresionante bungalow con mayordomo y pudieron disfrutar de una enorme privacidad, rodeados de una exuberante y generosa naturaleza, y de unas playas privilegiadas. Fueron horas y horas de relax, spa, de gastronomía cubana adaptada al paladar internacional, sin perder la autenticidad local, y en las que Raquel estaba pendiente en todo momento de su marido. La peluquera cuidaba la dieta del gran campeón de boxeo, le preparaba platos con frutas, se preocupaba de que estuviera cómodo, y ambos se mostraban muy cariñosos el uno con el otro.

placeholder Raquel Mosquera, en el programa 'Sábado Deluxe'. (Mediaset)
Raquel Mosquera, en el programa 'Sábado Deluxe'. (Mediaset)

La popularidad de Pedro Carrasco en la isla seguía siendo enorme por haber sido campeón del mundo de peso ligero, pero sobre todo por su gran rivalidad en el ring con el púgil hispanocubano José Legrá, quien en estos días ha sido noticia por haber superado el covid-19 a sus casi 84 años. Porque la sombra de su leyenda era alargada, trascendió su presencia y un equipo de la televisión pública se desplazó hasta la playa en la que Pedro y Raquel estaban tomando el sol para entrevistarle. Se improvisó un pequeño set bajo una palmera y Carrasco rememoró algunos de sus momentos de gloria profesional.

Otro de los momentos clave del viaje fue cuando Raquel Mosquera cumplió uno de sus sueños: nadar entre delfines en el delfinario Bahía de Naranjo. Según nos comentó, era algo que siempre le había apetecido y aprovechó para hacerlo acompañada por este cronista, porque necesitaba un pequeño empujón para decidirse. Finalmente, la experiencia le resultó de lo más divertida y se la veía enormemente feliz.

Un golpe durísimo

A nuestra vuelta a La Habana, para despedirnos y encontrarnos con Lola Herrera y Natalia Dicenta, manifestamos nuestro deseo de reencontrarnos después de las Navidades para compartir las fotos que no se habían publicado, pues en esa época las imágenes eran analógicas y en nuestro caso trabajábamos con diapositivas, por lo que acordamos vernos para seleccionar algunas y pasarlas a formato papel. Finalmente, no pudo ser.

Tras la muerte de Pedro, nos acercamos a la peluquería de Raquel Mosquera para darle nuestras condolencias. Se había incorporado enseguida a trabajar y llevaba un luto riguroso. Al vernos rompió a llorar y no había consuelo. El resto ya es de sobra conocido...

Raquel Mosquera