Hablamos con Gonzalo Miró en su 40 cumpleaños: "Siempre me ha dado igual lo que piensen de mí"
  1. Famosos
AUSENCIAS, AMOR Y OPTIMISMO

Hablamos con Gonzalo Miró en su 40 cumpleaños: "Siempre me ha dado igual lo que piensen de mí"

Asegura que la esencia de su madre está siempre presente en su vida, esa que ha sabido enderezar cuando el sentimiento de pérdida y duda ante un futuro incierto le sobrecogieron

placeholder Foto: Gonzalo Miró. (EFE)
Gonzalo Miró. (EFE)

Este sábado 13 de febrero, Gonzalo Miró cumple 40 años, un motivo más que bueno para que pare por unos minutos, eche la mirada atrás y haga balance.

En Vanitatis agradecemos que ese parón momentáneo lo haya querido realizar con nosotros. “¡40 tacos no se cumplen todos los días!. ¡Ya que los tengo, me hacía ilusión hacer algo!”, nos comenta entre risas.

Su apellido es marca de profesionalidad, sello del cine y la televisión. Su madre, Pilar Miró, fue y sigue siendo una de las directoras de cine más reconocidas, además de directora general de RTVE desde 1986 hasta 1989. Gonzalo tenía 16 años cuando ella murió a consecuencia de un infarto. El foco se giró entonces, inevitablemente, hacia él.

Foto: Pilar Miró en un fotomontaje de Vanitatis.

24 años después de aquella pérdida que marcó su vida para siempre, Gonzalo ha madurado y ha logrado encontrar su sitio. Asegura sentirse pleno y feliz. Le está yendo muy bien en lo profesional y en lo personal. Su tesoro son sus proyectos, sus amigos y en este momento su novia, Noelia Velasco, una modelo y azafata de Talavera de la Reina con la que está encantado.

Asegura que la esencia de su madre está permanentemente presente en su vida, esa que ha sabido enderezar cuando el sentimiento de pérdida y duda ante un futuro incierto le sobrecogieron con más fuerza.

placeholder Gonzalo Miró en una imagen de archivo. (EFE)
Gonzalo Miró en una imagen de archivo. (EFE)

PREGUNTA: Llegas a los 40 repleto de proyectos televisivos. ¡No paras! ‘La Hora de La 1‘, ‘Liarla Pardo’, ‘Dos parejas y un destino’, ‘Masterchef Celebrity’…

RESPUESTA: Sí. Además de todo ese trabajo ligado a la actualidad, está mi trabajo en el mundo deportivo. Estoy en la Cope, Marca, Estudio Estadio, escribiendo en la Razón, El Mundo Deportivo… La verdad que no me puedo quejar. Con la situación que hay no me puedo quejar. Me lo paso bien y tengo mucha suerte.

P: ¿Tu destino en la tele era inevitable? ¿Podríamos decir que era algo así como tu medio natural, como lo puede ser el agua para el hijo de un nadador o la montaña para el de un escalador?

R: Quien probablemente no tenía ninguna intención ni gana de que yo me dedicara a este mundo fue mi madre. Pero me imagino que solo por el entorno, el ambiente en el que he crecido, etc, pues tiene bastante sentido. Yo tengo recuerdos desde muy pequeño de estar rodeado de cámaras de televisión o de cine, o de ver a gente por casa que se dedicaba al mundo de la música, del cine, de la tele. Así que, dentro de lo que cabe, nadie se puede sorprender. Otra cosa es que mi madre quisiera para mí algo más estable.

placeholder Gonzalo Miró. (COPE)
Gonzalo Miró. (COPE)

P: Pero en tu adolescencia, no tenías tan claro que tus pasos iban a ir por ese camino…

R: Ni en mi adolescencia ni en mi madurez. La verdad es que he ido atravesando las puertas que se me han ido abriendo pero sin tener una meta fija. Nunca la he tenido. La primera oportunidad en televisión me la dio Concha García Campoy y con un punto de inconsciencia acepté su propuesta de presentar con ella 'Las mañanas de Cuatro'. Eso fue hace más de 15 años. Y hasta hoy. Y la verdad, he tenido siempre la suerte de trabajar. No me ha hecho falta plantearme hacer otra cosa.

P: Tampoco te quites mérito. Es verdad que muchas veces las cosas pueden venir dadas por un golpe de suerte o una circunstancia concreta, pero luego el medio es muy duro, En la televisión, o vales, o duras dos días…

R: Es una realidad que el apellido y el conocer a gente te abre puertas. Pero es verdad que si sigues haciendo lo que hacías hace años es porque te vas desenvolviendo bien y porque imagino que hay una serie de personas que han seguido confiando en mí. Será por algo. Hay varios programas en los que llevo muchos años. Uno quiere pensar que sí que hay algo que se la da bien en la vida. También es verdad que vas aprendiendo. La experiencia también te hace adaptarte mejor al medio, lo que pide la tele, lo que pide la radio… Yo me he ido adaptando bien al medio.

placeholder Posado de Gonzalo Miró. (Atresmedia)
Posado de Gonzalo Miró. (Atresmedia)

P: El medio televisivo es atrayente, muy bonito, pero también duro, como decíamos. ¡Y muy competitivo! Antes me mencionabas a Concha García Campoy ¿Quiénes han sido, además de ella, tus apoyos fundamentales en la televisión o en la radio?

R: Concha García Campoy es, sin duda, la primera. Juan Ramón Gonzalo, que era el director en 'Las mañanas de Cuatro' y ahora es productor en Cuarzo, fue también muy importante para mí, porque era la persona en la que Concha y yo nos apoyábamos en directo. Para mí, en esos primeros años de inicio, tener el apoyo de alguien que sabe tanto de televisión me vino muy bien. Y luego he tenido la oportunidad de trabajar con grandes profesionales. Estar haciendo fútbol con Paco González, Manolo Lama, Gallego; estar en 'Estudio Estadio' con Juan Carlos Rivero, el programa más longevo en la historia de la televisión; lograr estar en la tertulia que me dio en la radio Miguel Ángel Méndez, al que también le agradezco muchísimo que me abriese aquella puerta; el poder trabajar con Cristina Pardo, con la que tengo muy buena relación… Yo creo que en ese sentido, si echo la vista para atrás y miro el hoy y con quién trabajo, me tengo que considerar un tío muy afortunado.

P: ¿Alguna zancadilla inesperada en ese camino?

R: ¿Sabes qué pasa? Que yo no pienso que le tenga que gustar a todo el mundo. Cuando hay alguien que no ha querido contar conmigo para un proyecto profesional, lo acepto y lo asumo con bastante naturalidad. No me dedico a pensar que esa persona me quiere hacer la vida imposible. No suelo tomarme esas cosas por el lado personal, la verdad. Todos tenemos nuestro público y los que deciden hacer sus programas también tienen sus preferencias y así hay que aceptarlo.

P: Eras muy joven cuando tu madre murió. 16 años. Supongo que siempre piensas en ella, pero no sé si en fechas tan señaladas como esta, tu cumpleaños, la echas especialmente de menos.

R: La esencia de mi madre la noto casi de manera permanente y no me refiero a que piense en ella a diario, porque han pasado muchos años. Pero sí es verdad que más que en fechas señaladas, como Navidad, cumpleaños, etc, la echo más de menos en momentos determinados, donde, por ejemplo, me gustaría escuchar su opinión. Me gustaría poder tener un debate adulto sobre algo. Te pongo un ejemplo. Más que echarla de menos en mi cumpleaños, me encantaría hablar con ella sobre las elecciones catalanas, o más que echarla de menos en Navidad, me gustaría poder hablar con ella de ‘Dos parejas y un destino’, que me dijera cómo le parece que está hecho, lo que estamos aportando. La echo de menos más con ese tipo de detalles que en las fechas concretas.

placeholder Pilar Miró en su despacho. (TVE)
Pilar Miró en su despacho. (TVE)

P: ¿Qué crees que estaría pensando ahora con todo el tema del rey Juan Carlos?

R: No me atrevo a pronunciarme en nombre de mi madre… Cuando tienes una relación personal y afectiva con alguien es muy difícil coger la distancia necesaria para juzgarlo de una manera objetiva. Yo al rey le tengo un cariño muy especial porque tenemos una relación personal. Inevitablemente me duele lo que ocurre por ese afecto que le tengo. A final, predomina la amistad por encima de que las cosas estén bien o mal hechas.

P: ¿Qué es lo que más recuerdas de tu madre?

R: Recuerdo su sentido del humor. Recuerdo su risa, mucho. Recuerdo su carácter. Recuerdo sus manías. Recuerdo domingos en casa o momentos particulares en casa juntos, o yendo al cine, que íbamos mucho. Recuerdo viajes, recuerdo alguna bronca, por supuesto, pero la recuerdo con nostalgia ¿eh?, esas broncas que le puede echar una madre a un chaval de 13 o 14 años. No era una madre al uso en cuanto a horarios laborales o en cuanto a presencia en casa que ella seguramente le habría gustado tener. Al ser una madre tan trabajadora en aquella época tan complicada, pues es verdad que los momentos que pasábamos juntos tenían mucha calidad.

P: Hace poco alguien le decía a un conocido que ha perdido a su madre, algo que me causó cierto miedo y cierta inquietud: “Prepárate, porque el sentimiento de orfandad no se va nunca”…

R: Yo, sin embargo, ese sentimiento lo tuvo bastante después de su fallecimiento. No fue instantáneo. Tuve la suerte de contar con personas que me cuidaron mucho y que estuvieron muy encima de mí. Con el paso de los años, la gente empieza a verte bien y ven que ya vas tomando tu camino y quizás ese sentimiento de orfandad lo noté ya más adelante, cuando no sabía muy bien qué estudiar, cuando no sabía muy bien qué iba a hacer con mi vida, cuando cambiaba una carrera por otra, cuando sobre mi futuro todo era una duda, cuando había demasiadas incógnitas en mi vida. Es lo típico de un chaval de esa edad, pero quizás sí es en ese momento cuando más presente tienes la soledad.

placeholder Gonzalo Miró se fotografía con unas admiradoras en la gala de clausura de la 58 edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián. (EFE)
Gonzalo Miró se fotografía con unas admiradoras en la gala de clausura de la 58 edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián. (EFE)

P: ¿Crees que además en un momento dado hubo personas que te juzgaron de manera injusta, que no daban un duro por ti o que pensaron que eras un niño de mamá? ¿Tuviste esa sensación alguna vez?

R: Sí, pero siempre me ha dado igual. Nunca he perdido ni medio minuto en intentar convencer a nadie de que está equivocado pensando una cosa sobre mí. A la gente es muy difícil hacerle cambiar de opinión. Si lo hace será porque tiene la mente abierta, pero no porque uno tenga que gastar energía en convencer a nadie. En cualquier caso lo entiendo. Entiendo que las circunstancias daban para que hubiera mucha gente que pensara una cosa u otra sin conocerme. Al final yo creo que todos tendemos a ser un poquito críticos con lo que no conocemos y a juzgar de manera frívola o injusta. Probablemente yo también hay cometido ese error con gente que no conozco, así que no les juzgo por ello.

P: ¿Llegas a los 40 estando donde quieres estar o llegas con cierto vértigo?

R: No tenía ningún plan de dónde quería estar a los 40. Lo que sí te puedo decir es que estoy encantado. Soy feliz. Me encuentro bien. Disfruto mucho de la vida. Tengo buenos amigos, estoy bien rodeado, hago lo que me gusta. En una época en la que se ve tanto drama alrededor y en la que la gente vive un momento tan complicado… Yo estoy bien.

P: La verdad es que sí se te ve feliz. ¿El amor tiene que ver también en ese estado de plenitud que vives?

R: Todo tiene que ver. Estoy feliz en todos los aspectos y soy consciente. No soy la típica persona que necesita perder algo para apreciar lo que tiene. Soy consciente cada día de lo que tengo y sé sacarle partido.

placeholder Gonzalo Miró, en el plató de Cristina Pardo. (La Sexta).
Gonzalo Miró, en el plató de Cristina Pardo. (La Sexta).

P: Tu relación con Noelia parece que va viento en popa… ¿El hecho de que ella no sea una persona famosa, ayuda?

R: No creo que afecte demasiado. Tiene que ver más con el carácter de cada uno. Ella me quiere como soy. En ese sentido no tiene ninguna intención de cambiar ninguna de mis manías. Ella es una persona muy discreta y ha sabido adaptarse a todo lo que significa estar conmigo de una manera muy digna y natural. Eso hay que valorarlo.

P: Qué manía tienen todos en que te cases o en que seas padre… Parece que sin el matrimonio o sin hijos no hay vida plena…

R: Bueno… Lo entiendo porque la costumbre es esa. El objetivo que suelen tener las personas es ese: formar una familia, tener hijos. Es verdad que la pregunta es muy recurrente pero yo soy muy feliz tal y como estoy. No tengo la sensación de que me falte nada ni de necesitar un complemento extra. No creo que ahora mismo me aportase nada casarme y desde luego tengo una vida plena y la responsabilidad de ser padre me la cambiaría. No tengo esa intención. Probablemente porque soy excesivamente responsable. Tener un hijo no es baladí. Yo me desviviría por un hijo y para eso tendría que estar dispuesto a cambiar una serie de cosas en mi vida que ahora mismo me hacen feliz. Se me haría muy cuesta arriba.

P: ¿Cómo vas a celebrar tu cumpleaños? ¿Qué deseo vas a pedir cuando soples las velas?

Desgraciadamente no se puede hacer nada… Así que abriré un vino bueno, pero me gustaría poder celebrarlo con mi gente y es algo que tendré que posponer cuando lleguen tiempos más tranquilos. Mi deseo es seguir siendo feliz. Depende mucho de nosotros y de cómo enfoquemos las cosas, así que pienso seguir haciéndolo todo más o menos de la misma manera y que no cambie demasiado nada. Quiero seguir como he llegado hasta ahora. Creo que el camino ha sido el correcto y que si me tocase volver a vivir haría exactamente lo mismo.

Gonzalo Miró
El redactor recomienda