Lara Dibildos: "Con los años he agradecido lo estricta que era mi madre conmigo"
  1. Famosos
ENTREVISTA

Lara Dibildos: "Con los años he agradecido lo estricta que era mi madre conmigo"

Hablamos con la actriz la víspera del 90 cumpleaños de Laura Valenzuela y nos contagia su sentido del humor, su entusiasmo por su trabajo y la naturalidad con la que aborda todo

placeholder Foto: Lara Dibildos. (EFE)
Lara Dibildos. (EFE)

Ha empezado la cuenta atrás para el estreno el 6 de marzo en el teatro Zorrilla de Valladolid de 'Más frío que aquí', la adaptación al español de la función de Laura Wade que Lara Dibildos representará en España después de haber triunfado en el Soho Theatre de Londres y en el Off-Broadway. Supone posiblemente el mayor reto interpretativo de su carrera, y esta semana tiene un ensayo general con público, así que son inevitables ciertos nervios, que no deja traslucir demasiado, por cierto. En ella interpreta a Myra, una mujer que padece cáncer de huesos y que debe poner en orden muchas cuestiones, entre otras, sus relaciones familiares, antes de que llegue el desenlace. Pero no se vayan todavía, aún hay más... La actriz la va a compaginar con 'El contador del amor', de Eric Assous, con la que seguirá haciendo bolos por España, después de cuatro años representándola.

Hablamos con Lara en un hueco entre los ensayos y la grabación de un nuevo vídeo de su recién estrenado canal de YouTube, Laraland, en el que da en un tono de comedia consejos prácticos, a la vez que nos permite ver su lado más divertido. Faltan dos días para el 90 cumpleaños de su madre, Laura Valenzuela, y nos atiende, sobre todo, para rendir desde Vanitatis tributo a la gran leyenda de la televisión y el cine de nuestro país. A consecuencia del coronavirus, no va a haber una gran celebración, según nos comenta: "No, este año no puede ser y para eso estamos todos de acuerdo. Mi madre está muy enfadada con la situación, pero lo entiende, es así. Merendaremos juntas, porque estoy en contacto con ella todos los días. Y haremos una videollamada con las ventanitas, como las llama ella, que las odia. Sabe que no hay otra forma".

PREGUNTA: Tu madre es para ti una referencia en todo, en lo personal y en lo profesional. Más aún si cabe porque eres hija única.

RESPUESTA: Pues sí, porque además hace ya muchos años que murió mi padre, en 2002. Desde entonces se convirtió en madre, padre, abuela y abuelo para mis hijos. Además ella puede con todo, porque era como un sargento de caballería, que eso no lo sabéis -dice, riendo-. Telita con lo estricta que era, algo que con los años se lo he agradecido. Ahora, sin embargo, con mis hijos es la abuelita de Heidi. Es la abuela más feliz y amorosa. Qué te voy a contar, que le debo la vida y tantas cosas...

P: Tus primeros pasos en televisión los dabas a su lado en 'Mañanas de primera'. ¿Cómo recuerdas esa experiencia de trabajar con una maestra de su magnitud?

R: Fue complicado, porque se juntaban muchísimas cosas. Yo era muy joven, estaba empezando. Además, trabajar con mi madre me daba mucho respeto porque era y es una gran profesional. Y también tenía un poco de miedo por que no se sintiera orgullosa de mí o que lo pasara mal. Fue un compendio de cosas, así que menos mal que no era la directora del programa, solo era la presentadora, porque así las broncas si me las tenía que llevar, me las llevaba con el director. Mi madre nunca, ni siquiera en ese momento, ha sido de estar encima de ti corrigiéndote o diciéndote que algo lo haces mal. Ella entendía que todos teníamos un principio y una juventud. Me ayudaba en ciertas cosas, pero sobre todo cuando yo le preguntaba. Mis padres no se han metido mucho en mi vida. Eran muy pro que tuviéramos nuestra independencia y nuestra libertad a la hora de elegir. Eso sí, estaban ahí para levantarte cuando te caías.

Foto: Laura Valenzuela, en 'Telecinco, ¿dígame?'. (Mediaset)

P: Tu padre fue también uno de los grandes productores y guionistas de nuestro país. Aunque pudiera pesar la sombra de dos grandes, también tendrías la ventaja de contar con dos grandes maestros desde la cuna, ¿no?

R: Se quedaron a gusto los dos, tuvieron una hija y le dijeron: 'Y ahora apáñate...' -comenta, divertida-. Era complicado tener un padre que había llegado tan alto en su profesión y una madre tan alto en la suya. También te digo que al final era de cajón que me dedicara a algo del medio. Es lo que he mamado... Los fines de semana me iba con mi madre al rodaje de las películas de mi padre, así que en eso consistían mis fines de semana: ver rodar y rodar. No pensé nunca que sería actriz. Recordar muchas cosas de grande que había vivido en mi infancia me ayuda mucho.

Al final opté por el teatro, donde no habían trabajado ninguno de los dos. Entonces me dije que este era mi huequecito y que aquí no había comparaciones. Lo que sí aprendí, porque así me lo enseñaron los dos, es que debía hacer lo que quisiera, pero que me lo tenía que currar desde abajo y mucho. Por desgracia, muchas veces un poquito más que otras personas porque tenía que ganarme el respeto y un sitio, no por ser 'hija de' sino por tener mi nombre y apellido. Al final, en lugar de luchar contra ello le di la vuelta, lo convertí en mi hándicap y en mi reto: que cada vez que se abría el telón en un rato ya no vieran a la 'hija de', sino a un personaje. Era lo que me alimentaba las ganas de superarme.

P: Tu madre decidió aparcar su carrera cuando se casó en 1971 para no volver hasta los años 90 en Tele 5, una decisión que anteponía su vida familiar a la profesional.

R: También es cierto que mi madre no me tuvo jovencita, ya había vivido bastante. Tendría 40 años, era joven, aunque en aquel momento no se consideraba como ahora. La pilló con muchas ganas de tener hijos, porque no habían venido hasta ese momento. Había trabajado ya tanto que lo que le apetecía era ser madre. Cuando ha tomado decisiones han sido meditadas y luego las ha mantenido, ha seguido adelante con ellas. También sabes que en aquella época te casabas y los maridos te decían que para qué ibas a trabajar... Gracias a Dios, es algo superado y ya no es así. Ella tomó esa decisión un poco por mi padre, pero también por ella misma. Luego quiso regresar y lo hizo. Yo era ya un poco mayor, tenía mi vida y para ella la vuelta a televisón fue una etapa maravillosa.

P: Y hace tan solo unos años decide retirarse definitivamente y por lo que me cuentas los ha aprovechado para 'malcriar' a los nietos.

R: Completamente. ¡No te lo puedes ni imaginar! Acabo regañándola yo. Me ha ayudado muchísimo, ahora mis hijos son un poco mayores, pero cuando eran más pequeños, durante mucho tiempo, he sido madre soltera, porque me han durado poco -dice, entre carcajadas-. Sobre todo con el pequeño, porque su padre siempre ha vivido fuera de Madrid, así que era muy complicado en el día a día y gracias a mi madre he podido irme tranquila de gira. Se quedaban con ella, que era como estar conmigo. Lo que ocurre es que luego llegaba yo y tenía que reeducarlos, tenía que ponerme de sargento de caballería, como lo fue mi madre conmigo. Esperemos que vuelvan esos tiempos de giras grandes con tanto trabajo que he vivido.

placeholder Lara Dibildos, en una imagen de archivo. (Getty)
Lara Dibildos, en una imagen de archivo. (Getty)

P: Ahora que mencionas a tus hijos, siempre se ha destacado en los medios la buena relación que mantienes con su padres.

R: A ver, que soy humana... Me dicen: "¡Qué ejemplo, siempre te has llevado bien con tus ex!". Pues no ha sido así siempre, lo que pasa es que es fruto de una educación que he recibido. Tanto mi padre como mi madre me enseñaron que los trapos sucios se lavan en casa. Cuando no hemos tenido un buen momento o hemos tenido discusiones, lo hemos mantenido en la privacidad, pero haberlos los ha habido, te lo puedo asegurar. Lo que ocurre es que mi hijo mayor tiene 22 años, así que mi comunicación es con mi hijo, y con el pequeño tengo la gran suerte de que con su padre, que es con quien más necesito tener una comunicación, me llevo mejor que bien, somos familia. Pasamos las Navidades juntos, muchas vacaciones, nos vemos muchísimo... Han pasado ya trece años desde que me separé. Es una suerte para nuestro hijo como para nosotros -nos dice en alusión a Álvaro Muñoz Escassi, padre de Álvaro (su hijo mayor, Fran, es fruto de su pasado matrimonio con el exjugador de baloncesto Fran Murcia).

P: Hace no mucho manifestabas que te encontrabas estupendamente sin pareja...

R: Hombre, no nos vamos a engañar. Estoy muy bien sola, pero si llegara alguien estupendo, estaría mejor. Yo estoy fenomenal porque ha llegado un momento que ya tengo mi trabajo, tengo mis hijos y unos amigos divertidísimos con quienes tengo mucha vida. Si llega alguien no es para más problemas, que esos ya los tengo yo. No estoy para tirar del carro de nadie, que ya tengo el mío. Estoy en un momento en el que digo que ojalá apareciera ese compañero de viaje que fuera la bomba, pero si aparece que sea la bomba. Si no, que no aparezca, que no toque a la puerta.

P: Que se abstengan mediocres, ¿no?

R: Mediocres tampoco es eso... Que no soy quien para juzgar a nadie. Mira, déjales que no se abstengan, a ver si se me va a pasar uno por ponerme así...

placeholder Cartel promocional de su nueva función.
Cartel promocional de su nueva función.

P: Tienes ya en capilla tu nueva función, 'Más frío que aquí', que estrenas el 6 y 7 de marzo en el teatro Zorrilla de Valladolid. ¿Qué nos puedes adelantar?

R: Es un grandísimo reto porque es una función maravillosa. Se estrenó en Off-Broadway y la traemos por primera vez a España. La función es de lo más bonito que he visto, se me saltaban las lágrimas al leerla. Mi personaje está enfermo de cáncer, pero lejos de ser un dramón, es todo lo contrario. Es duro, porque pasé un cáncer y mi madre también. Es algo que tenemos muy metido en nuestra familia y me hace gracia porque mi personaje actúa como yo aprendí a actuar, quitándole hierro con la familia, intentando verlo de otra forma. El sentido del humor es importantísimo para ti misma y para quien tiene que cuidarte. La semana que viene tenemos un ensayo general con público, al que vendrá a vernos el gran Manuel Galiana, porque es un gran amigo nuestro. Estoy no con miedo, mucho más...

P: Ya llevas una carrera bastante extensa en las tablas...

R: No me puedo quejar, porque paso de una comedia francesa maravillosa, 'El contador del amor', con la que seguimos de gira, a esta otra función que no tiene nada que ver y es un personaje del que tenemos mucho que aprender. Le va a servir mucho a algunas familias, por cómo afronta mi personaje la situación y cómo consigue que la familia piense y lo vea como ella, así que estoy deseándolo. Aunque me tenga que tomar ocho tilas.

P: ¿No te vas a volver un poco loca al compaginar las dos funciones?

R: No, porque con 'El contador del amor' ya llevo cuatro años. Es tan tan divertida que nos la siguen pidiendo. Tiene un fondo que no te esperas con un final tan impactante que debemos seguir haciéndola, más ahora que necesitamos distraernos. El personaje ya casi vive conmigo, pero siempre ilusiona un proyecto nuevo. Y además está el canal de YouTube...

placeholder Cartel promocional de la función.
Cartel promocional de la función.

P: ¿Cómo se te ocurrió la idea de ponerlo en marcha?

R: Tenemos que ir evolucionando como los Pokémon, no nos queda otra. Le estaba dando vueltas, porque ahora no hay tantos bolos, hay que estar en movimiento, así que lo monté con mi grupo de amigos: el cámara, el que es mi director de 'El contador del amor', y el protagonista, que es un gran actor, nos dijimos que debíamos hacer algo. Quien me conoce sabe que no soy nada en plan influencer y glamurosa, porque soy muy payasa, soy muy torpe, soy un poco cegata y me tropiezo... Soy como soy, y al final la comedia es lo que hago todos los días cuando se abre el telón desde hace muchos años, así que pensamos en hacer algo divertido para alegrarle la vida a la gente y a nosotros mismos. Acabo de colgar el tercer vídeo y no me puedo quejar porque me escribe mucha gente para decirme que se lo pasa bien. Una cosa más...

P: Lo que está claro es que has sabido reinventarte y pensaba en tus inicios en la tele. Después de trabajar con tu madre, lo hiciste con María Teresa Campos, a quien mostrabas el otro día tu agradecimiento de manera pública.

R: En esta vida es de bien nacidos ser agradecidos. Estuve dos años trabajando con ella en un programa en directo y María Teresa en ese momento era la directora. Era la persona más exigente consigo misma que yo he conocido trabajando. Lógicamente, contigo también lo era. Era un ritmo frenético, tuve que aprender desde hacerme las entradillas, pedir la cámara, hacer los reportajes y editarlos, luego ir a plató... Al principio era para mí un mundo y pensé que no podría, pero Teresa me dijo: "Tú puedes y yo confío en ti". Gracias a ella, te das cuenta de que con esfuerzo, con mucho trabajo, con ilusión y un poquito de intuición vas superando las cosas. Estoy convencida de que gracias a ella me pude subir luego a un escenario, porque a veces salíamos hasta sin guion o tenía que ir corriendo por los pasillos con las cintas de los reportajes...

placeholder Lara Dibildos, en 'Lazos de sangre'. (TVE)
Lara Dibildos, en 'Lazos de sangre'. (TVE)

P: ¿Te gustaría volver a la tele? ¿Te gusta la tele que se hace hoy en día? ¿Crees que tienes hueco?

R: Es complicado, la verdad, pero con esto de YouTube me quito el gusanillo, porque aunque sea un móvil, es una cámara -afirma con modestia-. Hacemos cositas como de sitcom, en plan humilde, y me lo paso bien. Ojalá volviera, pero está todo muy difícil. Bendita la suerte que tengo con mi teatro y si viene una sorpresa de tele, bienvenida sea.

P: O si te llega una película...

R: Pues, mira, solo he rodado una en mi vida. Me hacía muchísima ilusión. Micky Molina interpretaba a mi marido y se portó maravillosamente conmigo, pero luego no se estrenó -hace alusión a 'The Sindone', que rodó en 2009 a las órdenes de Miguel Ángel Fabré-. Este ha sido mi gran trabajazo en el cine. Oye, igual ruedo otra y hasta se estrena, que nunca se sabe.

P: Para terminar, formula un deseo exclusivamente para ti.

R: Salud, para los míos y para mí, que es lo único que me preocupa. Eso que dicen que nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena, pues nos ha tronado pero bien. Sin salud no podemos hacer nada.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Lara Dibildos Laura Valenzuela Álvaro Muñoz Escassi