Ramoncín, Medalla de Oro de Madrid: la vida de sus hijos y su pareja, contada por él mismo
  1. Famosos
UNA INTENSA VIDA

Ramoncín, Medalla de Oro de Madrid: la vida de sus hijos y su pareja, contada por él mismo

El cantante de rock, contertulio televisivo en 'Liarla Pardo' (La Sexta), siempre ha sido muy discreto con su vida personal y son pocos los testimonios que hay suyos al respecto

placeholder Foto: Ramoncín. (Foto: Amalia Villar)
Ramoncín. (Foto: Amalia Villar)

[El pasado jueves 8 de abril se celebró la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid en la que se aprobó la concesión de las Medallas de Honor y de Oro de la ciudad. José Ramón Julio Márquez Martínez, Ramoncín, ha sido condecorado con una de dichas distinciones, la Medalla de Oro de Madrid 2021. Por este motivo, además de felicitar al cantante y contertulio televisivo, aprovechamos para recuperar este emotivo reportaje que publicamos por su 65 cumpleaños, que tiene un enorme valor periodístico. No en vano es muy poco habitual que hable de su vida personal y muy generosamente quiso adentrarse con nosotros en su faceta más íntima.]

No todos los días se cumplen 65 y en tan buena forma en todos los sentidos como Ramoncín. El polifacético cantante de rock, a quien cada domingo vemos como contertulio en 'Liarla Pardo', en La Sexta, nos trasmite ese entusiasmo por vivir y seguir vigente: "La vida es una carrera de obstáculos que siempre acaba mal, es una realidad demoledora, a la que le haces caso o vives en los mundos de Yupi. Tener 20 o 30 está chupado, lo jodido es tener 80. Estar con 65, con los mismos planes que cuando tenía 35, que la salud te vaya respetando y que los dioses te cuiden y tú te cuides es una suerte".

¿Le gusta echar la vista atrás a Ramoncín? Pues resulta que sí. Así nos lo confiesa: "Me encanta la nostalgia, pasar por las calles en las que he estado de crío, ver a mis amigos, recordar... Me gusta mucho caminar, por la noche, anónimo, cuando sabes que eres un ciudadano más. Paso de forma habitual por una parte de la calle Canarias, la calle de mi infancia y donde sigue existiendo la casa familiar. No vivo muy lejos. Y allí sigue quedando un marco de granito donde nos poniamos a jugar al escondite, pese a los cambios que ha habido en la calle. A veces me paro a mirarla... Nunca fui de los de vivir deprisa, morir joven y tener un cadáver bonito. Me parecía una gilipollez. Vive deprisa, muere viejo y ten un cadáver bien parecido. Eso es de lo que se trata".

El artista, que entre otras cosas está de actualidad por el excelente documental 'Ramoncín. Una vida en el filo', disponible en Amazon Prime desde el pasado 31 de octubre, ha mantenido su vida privada apartada del foco público. Por eso, cuando Luis Tosar intervino en 'Liarla Pardo' el domingo 15 de noviembre para promocionar la serie de Netflix 'Los favoritos de Midas' e interpeló a Ramoncín, este se quedó sorprendido. "Hay alguien de tu familia que tiene relación con el mundo del cine, de la dirección... y hemos coincidido", le dijo. El artista, finalmente, desveló el misterio ante la insistencia de sus compañeros: "Voy a decirlo abiertamente, has estado con mi hijo Joel y ya está. Soy muy discreto. Es un chaval extraordinario, me ha contado muchas cosas de Luis. También hace música".

Los cuatro hijos del cantante. (Foto: Amalia Villar)

Cuando nos pusimos en contacto con él para elaborar este reportaje, nos envíó un extenso audio respondiendo a nuestras preguntas y nos desveló muchos detalles de sus cuatro hijos, empezando precisamente por Joel, quien toca la batería en el grupo Perro Cadáver, pero cuya gran pasión es el cine. "Joel hace su carrera para ser un director de cine, la termina con unas notas estupendas y en la actualidad trabaja en la mayor parte de las series más importantes. En algunas ha estado en producción, ahora ya está en dirección y lo hace muy bien. Lo que más me gusta de él es que voy a mi barrio a tomarme una cerveza y me dicen: 'Vamos a hacernos una foto contigo que somos compañeros de tu hijo y se la queremos mandar'. Lo que demuestra es que tiene su personalidad, su forma de ser y de hacer, y que no es el 'hijo de'. Al final termino siendo el padre de él", dice divertido.

Trabajo con su hija

La hija mayor de Ramoncín es Ainhoa, fruto de una relación de juventud. Y tanto...: "Fui padre con 19 años. A esa edad, fácil fácil no es. Básicamente tenías un problema con tus padres. Cuando yo fui a mi viejo y le conté que iba a ser papá y entendí cómo podía sentirse, le dije: 'No te estoy pidiendo nada'. Fui padre con todas las consecuencias. Le dije que lo teníamos clarísimo, que no había ningún problema. Ya habíamos alquilado una casa y no tuvo que ocuparse de nada. A los 24 ya no tenía ningún conflicto, porque tenía mi vida arreglada, solucionada. Lo único que había que ver es cómo se producía la relación de una persona nueva con una hija que tenía casi cinco años, pero no fue difícil", dice en alusión a su segunda hija, Andrea.

Con la primogénita tiene además una relación profesional: "Ainhoa ha sido en un momento dado el soporte de todo mi trabajo. Ha tenido toda la responsabilidad en todos los sentidos. No he tenido ninguna dificultad con ella. Los consejos de los hijos hay que escucharlos. Cuando estás con alguien en quien depositas tu confianza, tu relación y tu negocio, tu trabajo, tu economía y tus errores, hay que escuchar. Unas veces lo haces, otras no. No soy de los que cree que los hijos son tus mejores amigos. A la hora de trabajar, mi hija no deja de ser mi hija, pero yo soy el mandón y tiene que entender cómo van las cosas. Eso hay que ponerlo claro desde el principio".

Ramoncín, en un concierto. (Foto: Amalia Villar)

La segunda de sus hijas, Andrea, es fruto de su relación, que duró una década, con Diana Polakov, que en su día tuvo una carrera como actriz y modelo, y es hermana de una de las fotógrafas más cotizadas en el mundo 'celebrities', Sylvia Polakov: "Nació en enero de 1980, el año que mataron a John Lennon. Vino al mundo en Londres porque su madre es inglesa. Es puro corazón. Trabaja en una empresa de seguros, pero lo que más le gusta en este mundo es todo lo que tiene que ver con las series. En la agenda la tengo puesta como 'Andrea control de series'. Tiene un podcast que se llama 'Esto no es serie'. Acaban de empezar y está con toda su ilusión, dedicándole todo su tiempo libre. Creo que le irá bien. Es un amor, es el oso amoroso de todos mis hijos".

La menor de sus hijas es Alenka, fruto, al igual que Joel, de su relación sentimental con Amalia Villar, quien ha tenido una poderosa influencia sobre ellos: "Todos mis hijos tienen un ramalazo artístico potente, mucho, de abuelo, de padre, de madre. Los pequeños en particular, heredado de su madre. Amalia les transmite un lado artístico en el que yo soy un paralítico, sin ofender, un inútil. Todo lo que tiene que ver con la imagen, con el diseño, con el dibujo... Les ha ido muy bien". Y subraya que les da mucha autonomía en las decisiones que toman, que no interfiere en los pasos que van dando: "Consejos les doy los justos. Alenka es una tatuadora de bastante éxito, porque es muy creativa. Estudió con unas notas para que hubiera elegido la carrera que quisiera, pero decidió estar en ese mundo y en las luchas animalistas y feministas. Los consejos espero que me los dé ella a mí, porque lo tiene muy claro. La suerte de tener hijos es que alcanzas una conexión con un mundo que de otra forma te costaría mucho tener".

Amalia Villar. (Foto: Ramón J. Márquez)

Respecto a su día a día con los cuatro, el cantante nos desvela que "tengo una relación con mis hijos muy de estar con ellos, es permanente, no se ha quebrado en ningún momento. Cuando tienes una discusión con tus hijos no puedes tenerla desde tu punto de vista, sino ponerte en su lugar y ver lo que tú pensabas con 25 años y lo que piensas ahora. Siempre estás ahí para decirles: 'No pases por ahí, que si hay un pozo te vas a caer', pero luego ellos hacen lo que les da la gana. Como es lógico, es lo suyo".

¿Le apetece a Ramoncín ser abuelo? La respuesta es contundente: "A ninguno de mis cuatro hijos les ha dado por ser padre, pero no tengo ningún problema. Cuando me hacen la broma, les digo que 'abuelo ya tienen, padre me da igual'. Por mí fenomenal. No se ha dado. No ha ocurrido, pero no tendría ningún inconveniente. Más bien al contrario, estaría encantado".

Y nos dejamos para el final las palabras dedicadas a su pareja: "Amalia es el ingenio puro, la intuición. Ve una chapa, un cable y un trozo de madera, y te hace una lámpara. Tiene la visión del escultor, que ve un bloque de material, lo mira y le quita todo lo que sobra y aparece la figura. Es insólito, flipante. Decir que es restauradora o decoradora es decir poco, porque tiene una capacidad inmensa para crear. Comenzó de cría trabajando como modelo en El Corte Inglés. Estuvo muchos años allí y es de una belleza absoluta. No creo que uno se encuentre a alguien tan bello en la vida en muchas ocasiones. Cuando la conocí, tenía una luz espectacular en la cara y la sigue teniendo. Es, además, una pintora con unas cualidades extraordinarias, pero nunca ha querido dar un paso más allá. Llevamos mucho tiempo juntos, nuestra relación es preciosa".

Ramoncín Luis Tosar