Cinco anécdotas que reflejan el carácter divertido y cariñoso de Michael Robinson
  1. Famosos
La sonrisa del fútbol

Cinco anécdotas que reflejan el carácter divertido y cariñoso de Michael Robinson

Cuando se cumple un año de su muerte, recordamos la entrañable figura del británico más querido en España

Foto: Michael Robinson, en los años 90. (Getty)
Michael Robinson, en los años 90. (Getty)

Nos dejó antes de tiempo, un 28 de abril de 2020 con tan solo 61 años, víctima de un cáncer con el que llevaba luchando desde 2018, abriendo un hueco enorme en el mundo del deporte y del periodismo en nuestro país. Michael Robinson llevaba 30 años entrando en nuestras casas desde la pequeña pantalla, siempre con su característico buen humor y su sempiterno acento inglés. Cuando se retiró del club con el que recaló en España, el Osasuna, cambió el balón por el micrófono, primero comentando la Premier League en Televisión Española y más tarde formando parte de 'El día después', con el nacimiento de Canal+ en 1990.

Pero antes Robin había sido futbolista. Y de los buenos. Tras debutar con el Preston North End en segunda división fue fichado por el Manchester City, donde, pese a convertirse en el adolescente más caro de la historia, no triunfó. Donde alcanzaría la gloria fue en el Liverpool, con el que viviría en 1983 una temporada de ensueño, logrando un legendario triplete: la Liga, la Copa y la Copa de Europa ante la Roma.

A continuación, recordamos como homenaje algunas de las anécdotas más divertidas y curiosas sobre su figura, que nos hacen ver por qué fue un personaje tan querido para tantos españoles.

placeholder  Michael Robinson, en el programa de Risto Mejide. (Cuatro)
Michael Robinson, en el programa de Risto Mejide. (Cuatro)

Su llegada a Pamplona

En 1986, Osasuna consiguió convencer al delantero para que fichara por el club rojillo. El inglés explicó en innumerables ocasiones cómo tuvo que buscar en el mapa dónde estaba Osasuna, pensando que el nombre del club también era el de una ciudad. Su llegada al club navarro también fue curiosa. "Pedro Mari Zabalza me recibió, muy elegante, me dijo que era el director del hotel y me señaló con los dedos que a las 11 mañana a entrenar. A la mañana siguiente a las 11 vino un compañero que sabía cinco palabras de inglés, me presentó a mis compañeros... y el preparador físico nos saca al campo. Y de repente veo al director del hotel en chándal y tocando el balón. Era también el entrenador del equipo", explicó desde el chéster de Risto Mejide.

Español macarrónico

El conocimiento de castellano de Michael cuando llegó a Pamplona era prácticamente nulo. Él mismo dijo que las únicas palabras que conocía eran "hola, adiós, cerveza" y contar hasta cinco. Los primeros meses sus compañeros aseguran que siempre iba acompañado de un diccionario que consultaba todo el tiempo. Por supuesto, esto le valió ser objetivo de bromas como cuando en un bar le pidieron que se encargara de pagar la siguiente ronda y que esa vez le tocaba pedir al camarero que sirviera "cinco hijos de puta".

placeholder El guiñol de Robinson. (Canal+)
El guiñol de Robinson. (Canal+)

Transformado en muñeco

El ex del Liverpool alcanzó gracias a 'El día después' unas cotas de popularidad tan altas en nuestro país que llegó a tener su propio muñeco de látex en aquel emblemático programa de humor llamado 'Las noticias del guiñol'. Estrenado en 1995 e inspirado en el británico 'Spitting Image', compartió plató junto a figuras como Hilario Pino o Jesulín de Ubrique.

Victorio Duque, amigo del delantero y voz de su 'muñegote', contaba tras su fallecimiento la última anécdota que había vivido con él antes de fallecer. Tras escribir en Twitter que "Michael era el 9 de su equipo", lo leyó Pipi Estrada e interpretó que había fallecido. "Se formó una", aseguró en una entrevista en Canal Sur. "Y, claro, le llegó al propio Michael, que tuvo que escribir que no se había muerto".

placeholder  El jugador, a la izquierda, celebrando un título con el Liverpool. (Getty)
El jugador, a la izquierda, celebrando un título con el Liverpool. (Getty)

Una copa de menos

Tras conquistar con el Liverpool la Copa de Europa, protagonizó un incidente casi al nivel de cuando a Sergio Ramos se le cayó el trofeo del autobús del Real Madrid. Resulta que, en el camino de vuelta a casa, Michael se dejó olvidada la copa en el duty free del aeropuerto. "Lo que pasó es que pasamos aquella noche en Roma, y la Orejona es muy bonita y pesa y alguien tiene que cuidar de ella", recordaba el inglés.

"Nos íbamos responsabilizando de la copa y cuando salimos del hotel le tocó al matrimonio Robinson. Estamos yendo a la sala de embarque y vi la marca que fumaba mi madre, cogí un cartón de tabaco y me fui al avión. Y cuando llegué al avión me dice Graeme Souness, el capitán: '¿Y la Copa?'. Y pegué el sprint más rápido que he pegado en mi vida. Imagina que llegas al aeropuerto de Liverpool y no hay nada que enseñarle a la peña".

placeholder  Michael Robinson, con su mujer, Christine. (Cordon Press)
Michael Robinson, con su mujer, Christine. (Cordon Press)

Enamorado de España

"Tenía una imagen frívola de España. Vacaciones de verano, litros de alcohol barato y perseguir a chicas", explicaba el delantero en una entrevista con 'The Anfield Wrap'. "Cuando vine, no fue una elección cultural, lo hice porque quería jugar al fútbol. No pensaba que estaría aquí para siempre. Me encantaba todo de España y el modo en que interpretaban la vida. Me di cuenta de que tenía muchas cosas en común con ellos. Nos reíamos con las mismas cosas y llorábamos por lo mismo".

El redactor recomienda