El vestido de la novia, el menú y la gran ausencia: los detalles de la gran boda del pasado fin de semana
  1. Famosos
JET

El vestido de la novia, el menú y la gran ausencia: los detalles de la gran boda del pasado fin de semana

Asistieron Tamara Falcó, espectacular de rojo, y su novio Iñigo Onieva, quienes acapararon todas las miradas

placeholder Foto: Los novios, a la salida de la Iglesia. (Instagram de Diego Estrada)
Los novios, a la salida de la Iglesia. (Instagram de Diego Estrada)

No hay semana en la que no hablemos de Tamara Falcó. Desde hace más de un año, todas las noticias que hemos ido recibiendo a través de sus redes sociales o de viva voz en las numerosas entrevistas que ha concedido a casi todos los medios de comunicación han sido siempre positivas. La relación con Iñigo Onieva, el relanzamiento de su marca TFP (que contamos en exclusiva en estas páginas), su carrera como chef a través del curso en el prestigioso Le Cordon Bleu, su nueva casa (también contada en exclusiva en Vanitatis)… La vida, sin duda, sonríe a Tamara, un hecho del que la joven presume en redes sociales, como hizo el pasado fin de semana posando con su novio Iñigo Onieva en una boda.

Un enlace del que por fin tenemos todos los detalles. Ayer, Diego Estrada, el diseñador del sencillo y favorecedor vestido de la novia, publicaba la esperada foto de la pareja saliendo de la iglesia de las Calatravas, en pleno centro de Madrid, recién convertidos en marido y mujer.

Jaime Arena, el novio, es uno de los cuatro hijos de Bárbara Pan de Soraluce y Juan Arena de la Mora, quien fuera uno de los popes de la banca y presidente de Bankinter; la novia es Beatriz Ayuso Cortina, hija del piloto Luis Ayuso y María Cortina.

Una combinación de apellidos que contó, como no podía ser de otra manera, con invitados tan ilustres como Tamara Falcó y su novio o Mercedes Peralta, pero con grandes ausencias como la de Isabel Preysler, íntima de la madre del novio, que, tal y como ha podido saber Vanitatis, canceló su asistencia en el último minuto.

Tras la ceremonia religiosa, los novios y los invitados se trasladaron a la finca Soto de Mozanaque, propiedad de Joannes Osorio y Blanca Suelves, actuales duques de Alburquerque. Un lugar de ensueño donde Joannes cría caballos purasangre de carreras y donde se celebran exclusivas bodas.

El menú de los Alba

El menú, servido por Ciboulette (el mismo catering que servirá la boda de los condes de Osorno este fin de semana en Liria) en los jardines de la finca, consistió en raviolis, solomillo acompañado de pimientos y, de postre, la famosa tarta árabe confeccionada con obleas y crema, una de las favoritas en este tipo de celebraciones, tal y como han confirmado fuentes de la organización a Vanitatis.

Unas mesas que, como no podía ser de otra manera, contaron con algunos detalles de Los Platos de Pan, la empresa de la madre del novio que arrasa entre las señoras de la jet. De la decoración floral se encargó Alfabia y de amenizar la fiesta, el DJ Mickey Pavón.

La boda fue organizada por Bea, fundadora de Bodas Colorín, y no fue asunto sencillo, según ha confesado ella misma en sus redes. Además de los diferentes cambios debidos a la pandemia (hicieron PCR a todos los invitados para evitar sustos), el montaje fue “supercomplicado porque el viento nos volvió locos, pero por suerte todo siguió en su sitio”, ha asegurado junto a fotos de la misma.

Los detalles del look nupcial

La novia se decantó por un vestido de corte imperio con manga corta y sobrefalda desmontable hecho a medida por el diseñador Diego Estrada. Confeccionado en crepé de seda, contaba con una peculiaridad: la falda, que durante la fiesta lució en su formato midi, quedaba prácticamente oculta gracias a la sobrefalda con varios metros de cola con los que Beatriz desfiló al altar.

Bodas Tamara Falcó