Logo El Confidencial
NOTICIAS

Isabella Santodomingo, la prima rebelde de la 'royal' de Mónaco

No parece muy conforme con la repercusión que tiene para ella el apellido que comparte con la futura esposa de Andrea Casiraghi, Tatiana Santodomingo pero, aun así,

Foto: Isabella Santodomingo, la prima rebelde de la 'royal' de Mónaco
Isabella Santodomingo, la prima rebelde de la 'royal' de Mónaco

No parece muy conforme con la repercusión que tiene para ella el apellido que comparte con la futura esposa de Andrea Casiraghi, Tatiana Santodomingo pero, aun así, Isabella Santodomingo se muestra cálida y se toma con humor las preguntas que le puedan hacer sobre el asunto. Santodomingo es escritora sin un atisbo de seriedad hacia sí misma, autora de guiones televisivos y actriz, todo un personaje en Colombia que ahora presenta su última novela, De la ruptura a la sutura, en nuestro país. El libro es otro ensayo sobre los desamores enfocado a un público femenino, que no feminista.

“No soy ni autora feminista ni autora de autoayuda. Mis libros son ensayos sarcásticos. No me gusta ser parte de un movimiento que se ha malinterpretado y que, en ocasiones, segrega y separa por parte de algunas mujeres”, asegura con ademanes y una gestualidad que delata su experiencia como actriz de personalidad arrolladora. Ha trabajado en series colombianas y asegura estar harta de que siempre le ofreciesen el papel de “villana rica”.

Algunos de sus libros, más que ayudar a superar rupturas, ironizan sobre el doloroso proceso del amor, pero también sobre los amantes y los amados, los canallas y los galantes, con títulos tan sugerentes y divertidos como Los caballeros las prefieren brutas. “Yo pienso que somos dos naranjas completas. Yo quisiera que las mujeres que me leen luchasen por ser personas interesantes, que tienen algo que aportar, para que nos enamoremos no solo de la cama y del físico sino también de la cabeza”, asegura.

Su nuevo libro trata de forma realista pero humorística las venganzas que pasan por la cabeza del ‘dejado’, los espionajes a las puertas de su casa o las ridículas cartas enviadas que suponen vergonzosos actos de humillación. Hasta llegar a esas temáticas y a esos libros, Santodomingo empezó estudiando diseño de moda, pasó a impartir clases de locución de radio y ganó un premio de Unicef escribiendo un programa sobre salud. Después tuvo la oportunidad de trabajar en El Heraldo, donde creó una sección que se llamaba Pelao.

Un día recolectó algunos de sus artículos sobre el despecho amoroso y. cual Carrie Bradshaw latina, se lanzó a publicarlas bajo el título Los caballeros las prefieren brutas. “Descubrí que las mujeres que presumen de ser tan aguerridas y competir con los hombres; ¿qué pasaría si esas mujeres viesen que esas otras mujeres a las que desprecian, a las que llaman brutas, saben manejar mejor su vida sentimental?” Ella misma descubrió muchas cosas gracias a ese libro, descubrió que detrás de esas mujeres trabajadoras y modernas se escondían inadaptadas sentimentales incapaces de ser felices y solas, muy solas.

Ella cree que hay que advertir las pistas para descubrir al canalla que te puede destrozar el corazón, pero sin convertirse en una consejera amorosa al uso: “Odio los libros de psicología barata que te dicen cómo vivir tu duelo amoroso de forma poco realista. Si te sientes como una psicópata, yo te voy a explicar en el libro por qué te sientes como una psicópata”. “No soy psicóloga ni gurú del amor, solo soy una persona que se atreve a decir las cosas como son y con una altísima dosis de humor negro”, asegura a aquellos que colocan sus libros en la sección de autoayuda.

Una prima con la que no tiene relación

“Tener el apellido Santodomingo en Colombia ha sido algo agridulce”, asegura cuando se le pregunta por su prima lejana. Y es que su padre es primo hermano de Julio Santodomingo, el abuelo de Tatiana Santodomingo, la futura esposa de Andrea Casiraghi. Las únicas veces que ha visto a la famosa pareja es cuando han compartido comidas familiares, igual una vez al año. Poca cosa para un apellido que, la mayoría de las veces, ha podido marcarle un camino no deseado y ha hecho que tenga que demostrar muchas más cosas que los demás.

“Me han relacionado muchas veces con mi apellido de forma injusta. Yo creo que tengo una trayectoria lo suficientemente propia como para que no me pregunten por eso”, asegura con firmeza. Isabella cuenta a Vanitatis que su padre quería mucho al abuelo de Tatiana, pero las veces que ha tratado con ella son mínimas. Siempre se ha dudado de que su apellido le abriese puertas. Según ella, más bien se las ha cerrado, aunque, afortunadamente, en Colombia tiene una carrera lo suficientemente amplia como para dejar atrás su apellido y triunfar en campos como la interpretación o la escritura de guiones para televisión.

“Una amiga y yo nos sentíamos como avergonzadas de escribir para televisión hasta que nos dijeron que es el futuro y que tendríamos una profesión de larga duración.” asegura. Está claro que la Santodomingo monegasca es una de las celebrities más bellas de la realeza europea, pero en cuanto a desenfado e ironía, la prima divertida ha resultado ser Isabella Santodomingo. Y no hay apellido que pueda luchar contra eso.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios