Logo El Confidencial
NOTICIAS

Rafa Camino y Natalia Álvarez venden el domicilio conyugal para evitar el embargo

La guerra entre el diestro Rafa Camino y su ex mujer Natalia Álvarez ha llegado a su recta final, después de más de dos años litigiando

Foto: Rafa Camino y Natalia Álvarez venden el domicilio conyugal para evitar el embargo
Rafa Camino y Natalia Álvarez venden el domicilio conyugal para evitar el embargo
Autor
Tiempo de lectura2'

La guerra entre el diestro Rafa Camino y su ex mujer Natalia Álvarez ha llegado a su recta final, después de más de dos años litigiando en los juzgados. Según ha podido saber Vanitatis, la pareja ha vendido el chalet que tenían en Boardilla del Monte, que fue su domicilio conyugal, para frenar el embargo que pesaba sobre la propiedad. Hace un mes el exmatrimonio firmaba los documentos de venta de la casa por la que se han embolsado 400.000 euros. Sin embargo, el montante a repartir entre la partes ha sido muy inferior a esta cifra dada las elevadas deudas que pesaban sobre el inmueble.

La vivienda, adquirida a través de la sociedad Light and Flame Consulting, fue comprada por ambos en los tiempos en los que la pareja tenía saneadas sus cuentas. Sin embargo, las malas inversiones y los fracasos empresariales les abocaron a rehipotecarla por 450.000 euros. En el año 2007, el juzgado de instrucción numero 1 de Móstoles dictaba una orden de embargo sobre la propiedad. En aquel momento un acuerdo con el banco fue la salida que encontraron para no perder la vivienda.

Meses después de separarse, la expareja no fue capaz de hacer frente a los elevados gastos de la casa. Rafa aseguraba que no estaba en disposición de pagar una casa de esas características; ella por su parte se quejaba de ser la única que hacia frente a las cuotas. Una vez más la amenaza del embargo pesaba sobre la vivienda en la que vivían Natalia y su hijo. La única salida era la venta. Según ha podido saber este portal, en el momento de abandonar el inmueble la deuda ascendía a 280.000 euros. Una de las condiciones que puso entonces Natalia fue pagar no solo ésta, sino el resto de deudas pendientes en otros negocios que no funcionaron y partir de cero. Llegados a un acuerdo la pareja se ha repartido 80.000 euros y ha sufragado sus deudas con los 320.000 euros restantes.

Natalia se ha trasladado a vivir de alquiler a un piso de dos dormitorios en Boadilla del Monte, nada que ver con el gran chalet que fue su domicilio desde que se casó con Rafa. Pese a ello personas de su entorno aseguran que por fin es feliz. “Natalia duerme con la tranquilidad de saber que ya no le pueden echar de su casa, está feliz y tranquila”, afirma una persona cercana a ella, que añade: “Vive de su trabajo, ha montado su propiedad sociedad y sólo espera que Rafa le ayude con el alquiler de la vivienda tal y como le ha prometido”, concluye.

Rafa por su parte continúa entrenando en el campo los fines de semana. Su intención hace unos meses era la de volver a los ruedos, aunque ahora que las deudas ya no le amenazan es posible que reconsidere esta opción.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios