Aznar sustituye la hamaca de playa por una toalla en la arena de Guadalmina
  1. Noticias
el expresidente veranea en la costa del sol

Aznar sustituye la hamaca de playa por una toalla en la arena de Guadalmina

Aznar está en Marbella, como cada verano, pero ya no descansa en las hamacas del resort de Guadalmina, al que acude habitualmente

Foto: El expresidente en una fotografía de archivo
El expresidente en una fotografía de archivo

Aznar está en Marbella, como cada verano, pero ya no descansa en las hamacas del resort de Guadalmina, al que acude habitualmente a tomar el sol. En la semana más convulsa que ha conocido su partido en dos décadas y media de historia, el expresidente del Gobierno quiere pasar desapercibido y se relaja en una amplia toalla. Uno de los responsables del resort cuenta a Vanitatis: “La verdad, nos ha extrañado un poco que no quiera hamaca, él siempre la pedía, ahora parece que está más a gusto en la arena y aunque se la ofrecemos no la acepta”.

Al exmandatario del PP le gusta el sol lo justo y necesario, porque ahora tiene que llevar como aliado un tubito de protección para su bigote. Desde que decidió afeitarse, cuida en extremo esta zona del rostro donde nunca le dieron los rayos solares. Así que su afán de tumbarse ahora en la serviette de bain no viene motivado solo por el intento de pasar desapercibido, sino por el manchurrón de la crema facial que tanto le afea. En fin, que por una cosa o por otra elige toalla y no tan glamourosas como las que solía lucir en el llaut, esos barquitos que antes alquilaba en las islas Baleares y donde él y su esposa Ana Botella quedaban al amparo de las miradas de los curiosos.

Una bandera en la espalda

Ahora Marbella vuelve a ser su refugio. Aznar llegó hace unos días y ya se deja ver luciendo camiseta azul, fiel a los colores del partido. El presidente honorífico del PP es madrugador. Desde primera hora de la mañana se ata los cordones de sus zapatillas y comienza un recorrido por la zona partiendo desde su casa, situada en la urbanización Guadalmina, para acabar junto a la playa. El tope que se pone es de una hora y media de ejercicio en la que, escoltado por sus guardaespaldas, va haciendo todo tipo de piruetas atléticas por la zona.

Por el momento sus canes no han salido con él. Tras la polémica de esta Semana Santa, ya que se hicieron públicas unas fotografías del expresidente paseando con sus perros por zonas vetadas para los animales según las ordenanzas municipales del municipio, parece que esta vez andará más cauto. Aunque el Ayuntamiento de Marbella (del PP) decidió no sancionar al expresidente del Gobierno por llevar sueltos y sin bozal a los perros, le han aconsejado que mejor cumpla la normativa. De momento el mandatario del PP, ajeno a la que está cayendo, ni se vuelve cuando ve a un periodista. Eso sí, en sus maratonianas carreras va luciendo ‘marca España’, ya que para correr se viste con una camiseta como la que utilizan los deportistas adscritos al programa ADO, la élite del deporte español.

Marbella Ana Botella José María Aznar
El redactor recomienda