Los 40 de Penélope Cruz, la niña de Alcobendas que conquistó Hollywood
  1. Noticias
este lunes celebra su cumpleaños

Los 40 de Penélope Cruz, la niña de Alcobendas que conquistó Hollywood

Nuestro metro 68 centímetros más internacional cumple cuarenta años. La hija de una peluquera que llegó a la meca del cine es hoy un valor en alza

Nuestro metro 68 centímetros más internacional cumple cuarenta años. La hija de una peluquera que llegó a la meca del cine es hoy un valor en alza para cualquier marca publicitaria, una mujer que ha conquistado su vida profesional a base de tesón y que no siempre ha resultado simpática a los ojos de la prensa española. “Nunca olvida su origen pero a veces se toma su carrera demasiado en serio. Es algo que también dicen aquellos que la rodean”, afirma a Vanitatis una persona cercana a su oficina de representación. Nacida en la localidad madrileña de Alcobendas hace ahora cuarenta años, ‘Pé’ fue bautizada a raíz de la famosa canción de Serrat y ya en el colegio Juan XIII, la mujer de Javier Bardem soñaba con el séptimo arte sin imaginar que, algún día, llegaría a tener su propia estrella en Sunset Boulevard.

placeholder Penélope Cruz junto a Nacho Cano (Gtres)

A los quince años, mientras otras chicas de su edad fantaseaban con las heroínas de Disney, ella se convirtió en fan declarada de la Victoria Abril secuestrada por Banderas en Átame, su primer nexo de unión con un Almodóvar que, años más tarde, se convertiría en una especie de padrino para ella regalándole personajes como la Raimunda de Volver o jovencitas en el límite de la dulzura y la racialidad en Carne Trémula, Todo sobre mi madre y Los abrazos rotos. El manchego es fan declarado de sus grandes ojos y su cuerpo menudo, además de gran amigo del matrimonio Bardem Cruz. Sin embargo, antes de que la gloria, Almodóvar y el Oscar llamasen a su puerta, Penélope tuvo mucho que trabajar. Primero fue una alumna de ballet que soñaba con bailar en grandes teatros piezas como el Cascanueces. Su profesora de entonces, Ángela Garrido, la recuerda como una niña “muy educada y muy modosita. Era muy normal y a su madre le hacía mucha ilusión que llegase a bailar algún día danza clásica ante un público numeroso” Cuando en 2009 ganó el Oscar por Vicky Cristina Barcelona, Garrido fue objeto de la atención de la prensa. “Me llamaron hasta de publicaciones extranjeras para que les hablase de ella”.

Penélope besa su Oscar por 'Vicky Cristina Barcelona' (Gtres)Después de aquello llegó La quinta marcha en Telecinco, al lado de Jesús Vázquez. Se trataba de un programa musical para adolescentes en el que ya era notorio su desparpajo ante la cámara. Todavía no había llegado a su vida Nacho Cano, al que conoció en pleno rodaje de La fuerza del destino, en 1990. El excomponente de Mecano la imbuyó de otro tipo de creencias gracias a sus viajes en común a la India y subrayó para siempre su lado más solidario. Sin embargo, aquella mística le queda ya muy lejana. “Es de la única persona que no le gusta hablar. Es un tema que parece que no hay que sacar estando presente”, aseguran desde su círculo. El amor se les acabó en 1996 y por entonces Penélope ya no era la jovencita sin experiencia que había despuntado en Telecinco. De hecho, en 1992 había protagonizado uno de sus grandes éxitos con el que, paradojas del destino, sería su futuro marido, Jamón, jamón junto a Javier Bardem.

Romances en Beverly Hills

La ruptura con Cano, esa de la que no le gusta hablar, dio lugar al periodo más fructífero de su carrera. El amor perjudica seriamente la salud le granjeó una gran popularidad que la llevó al personaje de madre de los 70 en el prólogo de Carne Trémula, una película de su ídolo, Pedro Almodóvar. La niña de tus ojos, dirigida por Fernando Trueba, le proporcionó un Goya con sabor y genio andaluz, el mismo que enfadó a la mismísima Imperio Argentina, que dijo públicamente que se había hecho una película sobre su vida sin pedirle permiso. Sobre ese tipo de cosas, el hablar de veteranos o de compañeros de profesión, también es muy respetuosa. “Jamás la escucharás decir una mala palabra sobre nadie. Eso tiene que ver con lo mitómana que es. Cuenta maravillas de Robert DeNiro o de Kate Winslet, por ejemplo, de los que ha llegado a ser amiga cercana, y por muchas estrellas siente verdadera admiración”.

placeholder Penélope Cruz y Javier Bardem (Gtres)

Se podría decir que en Hollywood no entró con muy buen pie. Cinematográficamente, películas como Todos los caballos bellos, La mandolina del Capitán Corelli o Vanilla Sky fueron verdaderos desastres. Eso sí, con cada uno de los protagonistas, Matt Damon, Nicholas Cage y Tom Cruise le atribuyeron romances. Solo el último era real, aunque muchos lo calificaron de montaje. “A nadie le regalan nada en esta vida, y a ella menos. Es muy trabajadora”, asegura su profesora de danza, desterrando la opinión de aquellos que vieron intenciones publicitarias en los escarceos de la actriz con la star de turno. Lo cierto es que hay quien ve en la ruptura una especie de huíde de ‘Pe’ de la Cienciología.

Paradójicamente, fue justo cuando se alejó del ‘chico de oro’ del cine norteamericano y de otro ‘golden boy’ actual, Matthew MacCounaghey, cuando llegaron los parabienes de su vida profesional. En 2006 se lució con el que probablemente sea, por ahora, el papel de su vida, la Raimunda de Volver, la llevó a ser la primera española nominada al Oscar. Después, inició el noviazgo con Javier Bardem, también en la cúspide de su éxito hollywoodiense, y una película con él, la Vicky Cristina Barcelona de Woody Allen, le dio la ansiada estatuilla. Tras ese día, hasta la peluquería Moreno & Cruz, que regenta su padre Eduardo en La Manga, salió a la luz. “Yo creo que nos llamaron a todos para ver qué decíamos. Personalmente, yo noté a partir de ese momento que la prensa empezaba a respetarla como nunca lo había hecho. Las antiguas críticas se volvieron elogios de la noche a la mañana”.

Almodóvar, su director fetiche (Gtres)Tan integrada estaba Penélope en la meca del cine, que ya se codeaba con los más grandes. En una ocasión, cuando los del Caiga Quien Caiga pidieron a un Leonardo DiCaprio que visitaba España un voto para que ella ganase el Oscar, él sonrió y soltó a la cámara un “Vote for Pe”, mostrando que ya era su amiga. Y aunque Penélope Cruz y Javier Bardem no tienen fama de ser el matrimonio más simpático con la prensa española, en Hollywood son muy respetados. “Siempre salvaguardan muy bien su intimidad. La razón de que se casasen en la isla de Johnny Depp es precisamente esa. Cualquier cosa que se salga de su privacidad es mal recibida”. Un pequeño islote del protagonista de Piratas del Caribe en Bahamas fue el escenario de la boda, celebrada el 14 de julio de 2010 tras tres años de noviazgo. Conociéndose desde Jamón, jamón, donde compartieron todo tipo de escenas tórridas, para muchos amigos parecía lógico que la pareja acabase contrayendo matrimonio.

El 22 de enero de 2011 nacía su primer hijo, Leo, y el 22 de julio de 2013, Luna. Desde entonces, las críticas hacia ‘Pe’ han vuelto, y muchos no lo entienden. “Es irrelevante que defienda las causas sociales o que sea crítica con este gobierno y que, al mismo tiempo, su hijo haya nacido en mitad del confort del hospital Cedars Sinai. Cualquier madre querría lo mismo para su prole”. El caso es que ese tipo de privilegios parecen fruto de una larga carrera de fondo, amparada por los más grandes, que dura ya más de veinte años. “Es muy perseverante. Hasta límites insospechados”, aseguran aquellos que la conocen bien. Esa perseverancia ha sido la que la ha llevado a la cumbre, ese lugar donde ya no es “la pequeña chica del bolso de piel marrón” de la canción de Serrat.

Penélope Cruz Javier Bardem Hollywood Críticas de cine
El redactor recomienda