Logo El Confidencial
SE LLAMA FERNANDO DE SALINAS

El primo ‘malayo’ (y preso) de Mercedes y Lorenzo Milá

La entrada en prisión de De Salinas debería haber revuelto a la alta sociedad andaluza y a la nobleza sevillana. Pero se hizo bajo un silencio absoluto

Foto: la presentadora de 'Gran Hermano' y su primo (Gtres)
la presentadora de 'Gran Hermano' y su primo (Gtres)

Hay gente que entra en la cárcel con ruido de flashes y otros que lo hacen en silencio. Lo primero ocurrió el pasado 21 de noviembre, cuando la prensa se llenó la boca con la entrada en prisión a las 7.55 horas de la cantante Isabel Pantoja por el ‘caso blanqueo. La llegada de la tonadillera, de riguroso negro, a la cárcel de Alcalá de Guadaira, Sevilla, en un Mercedes Clase A, gris plateado, quedó grabada en la retina de muchos. Sin embargo, poco se habló de los banqueros condenados a penas de prisión por la Sala Segunda de la Audiencia de Málaga: Benjamín Martínez Cantero y Fernando de Salinas. En concreto este último luchó hasta el último minuto para que la Sala le otorgara el beneficio de sustituir la pena por multa (pagó los 891.000 euros de la multa por la que fue condenado) e intentó, en vano, eludir la prisión en súplica. Fernando de Salinas fue condenado definitivamente a un año, seis meses y un día de prisión. No tenía antecedentes penales.

La entrada en prisión de De Salinas debería haber revuelto a la alta sociedad andaluza y a la nobleza sevillana. Y el silencio continúa. ¿Por qué? El banquero que fue la mano derecha de Isabel Pantoja, Julián Muñoz y Mayte Zaldívar no solo era el representante en España de la afamada entidad suiza Pictet and Cie, procede además de una familias más reputadas del país. ¿Quién era en realidad el banquero de confianza de la madre de Kiko Rivera?

fernando Salinas en una imagen de archivo
fernando Salinas en una imagen de archivo

Fernando de Salinas Milá (Castilleja de la Cuesta, Sevilla, 1955) es el sexto de los doce hijos del pintor Manuel de Salinas Benjumea, fallecido en 2006, y de María Asunción Milá Sagnier, barcelonesa, hija del Conde de Montseny, una mujer queridísima en la capital andaluza, que fue vicepresidenta de Amnistía Internacional (se borró cuando esta ONG se posicionó a favor del aborto) y preside la Asociación en Contra de la Pena de Muerte. El abuelo del hombre que está en prisión con Isabel Pantoja era abogado, monárquico y el presidente de la Diputación de Barcelona, que huyó en la Guerra Civil a la capital andaluza, donde ahora reside el núcleo familiar, pero que mantiene una casa de veraneo en la costa catalana. 

“María Asunción, como muchos de sus hijos y nietos, hace una gran labor social, desinteresada y anónima en muchos de los casos, con todo tipo de colectivos desfavorecidos. María Asunción es una mujer muy luchadora. Son gente que se remanga con los problemas de los demás. De ahí que sean muy respetados y queridos. No son los típicos señoritos. Son una familia unida, muy buena y solidaria. Está claro que en todas las familias cuecen habas”, dice un allegado.

Fue precisamente la madre de Fernando de Salinas quien animó a su sobrina Mercedes Milá a dar sus primeros pasos en el mundo del periodismo. Hecho que ha reconocido en distintas ocasiones la propia presentadora de Gran Hermano. Un oficio que más tarde siguió también Lorenzo (Milá), su otro mediático sobrino, de los que la madre del banquero se ha sentido siempre muy orgullosa.

Lorenzo y Mercedes Milá en una imagen de archivo (Gtres)
Lorenzo y Mercedes Milá en una imagen de archivo (Gtres)

Nobleza obliga

La familia del banquero malayo, que está casado con Cruz Guerrero Pemán y es padre de tres niñas, está llena de grandes nombres. Es hermano del pintor Manuel Salinas, pionero de la abstracción andaluza. Sus otros diez hermanos están casados con nobles sevillanos y europeos (una de sus cuñadas, la francesa Marina Harnden, es hija de la princesa Wassiltchikov. Otra es Blanca Andrada Vanderwilde, descendiente de Lorenzo Cosme de Andrada Vanderwilde, uno de los caballeros flamencos que acompañaron al Emperador Carlos V a Flandes, por nombrar algunas. La tía de Fernando, María Concepción Salinas y Benjumea, se casó con el Duque de Béjar. Su abuela María Josefa de Benjumea y Medina descendía de los Condes de Esquivel, por tanto es pariente de los Medina-Medinaceli. Y podríamos seguir y seguir.

Pero nada ha salvado de prisión al banquero Fernando de Salinas, ya que el juez consideró de “especial gravedad” la conducta de los banqueros ya que "se les impone una mayor exigencia de cautela a la hora de prevenir el afloramiento del dinero delictivo" y tienen la obligación legal de impedir dichos comportamientos. Y por ello "la gravedad de la conducta delictiva es considerablemente superior a la del ciudadano común, pues a él le compete por su profesión velar por la limpieza del sistema económico/bancario". 

 

 

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios