Logo El Confidencial
la fiesta se alargó hasta seis de la mañana

Rajoy bailó la conga y Soraya cantó por Nino Bravo: así fue la boda de Maroto

El exalcalde de Vitoria y su novio, Josema Rodríguez, querían que su enlace fuese como otro cualquiera. Al final lo consiguieron y los invitados pudieron disfrutar de la fiesta por todo lo alto

Foto: Rajoy bailó la conga y Soraya cantó por Nino Bravo: así fue la boda de Maroto

Cuando Rafa Laza, testigo y organizador de la boda de Javier Maroto, informaba a Vanitatis de que lo novios querían que su boda “fuese como otra cualquiera”, nadie imaginaba que en esa anhelada cotidianidad se toparían con un presidente del Gobierno bailando la conga. Una vez superada la presión mediática que rodeó el enlace, en el interior de El Caserón, el restaurante en el que tuvo lugar la celebración, los 275 invitados dieron rienda suelta a la espontaneidad y disfrutaron de la gran fiesta que habían preparado los novios.

A las 3:30 de la madrugada, exactamente siete horas después de que hubiese comenzado el convite, la celebración alcanzó su punto álgido con un Mariano Rajoy desatado. Al compás del ya mítico Y.M.C.A, de los Village People, todo un himno gay para muchos, el jefe del Ejecutivo se atrevió a unirse a una conga que consiguió levantar de sus sillas a los más rezagados.

Cuentan testigos de la celebración que entre los invitados ilustres más mesurados estaba María Dolores de Cospedal, que, acompañada en todo momento por su esposo, Ignacio López del Hierro, apenas se arrancó a bailar y se marchó temprano. En contraposición, Soraya Sáenz de Santamaría, quien en solitario, pues no acudió acompañada de su marido, llegó incluso a arrancarse micrófono en mano por Nino Bravo o Mocedades.

Eurovisión como temática de la boda

Javier Maroto y Josema Rodríguez hicieron de su boda 'normal' una muy particular. Eurovisión fue la temática escogida por los novios para amenizar la celebración y el nombre de muchos artistas que han participado en este festival sirvieron, por ejemplo, para identificar cada una de las mesas del convite. En concreto, Mariano Rajoy se sentó en la mesa de Céline Dion, la cantante que obtuvo la victoria en 1988 con su tema Ne partez pas sans moi.

 

Polémica entre alcaldes

Para el político popular y su ya marido todo salió a la perfección. La fiesta se alargó hasta las seis de la mañana (Rajoy o Sáenz de Santamaría fueron de los últimos en abandonar la celebración) y los invitados se fueron satisfechos por haber estado en una de las bodas más especiales de sus vidas. No solo por la fiesta en sí, sino por lo que el enlace supuso: un hito en el reconocimiento de las bodas homosexuales. “Esta boda humilde es también un paso más al reconocimiento del matrimonio sea quien sea quien lo contraiga”, declaraba Maroto a los medios durante su enlace.

Sin embargo, a Maroto también le han llovido críticas. En concreto ha sido el actual alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, del PNV, el que ha arremetido duramente contra el famoso enlace. “No se han hecho las cosas bien. La bodas en el Ayuntamiento se realizan en horario de mañana y tarde solo los sábados, no los viernes, por lo que Maroto no respetó el reglamento municipal”, ha declarado Urtaran. “Esto fue una excepción que el anterior Ejecutivo aceptó. El señor Maroto había acordado antes de dejar la alcaldía celebrar la ceremonia de su matrimonio fuera de horario; había realizado todas las invitaciones, el restaurante reservado… cuando nosotros llegamos a la alcaldía nos encontramos con que ya tenía todo preparado”.

El edil de Vitoria ha señalado también que, aunque “no quiere generar otro foco de tensión política”, Maroto debería haber sido “el primero en cumplir las reglas que afectan al resto de ciudadanos”.

Rajoy asiste al banquete de la boda de Maroto

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios