Logo El Confidencial
ella y su ex deben más de 5.000 euros

Toñi Salazar (Azúcar Moreno), embargada por una deuda vecinal de su casa de Marbella

El origen del embargo está en una demanda de “proceso monitorio” que la comunidad de vecinos interpuso contra ella y su expareja en concepto de “gastos comunes” del vecindario

Foto: Toñi Salazar en un fotomontaje de Vanitatis.
Toñi Salazar en un fotomontaje de Vanitatis.

Una historia digna de 'Aquí no hay quien viva'. Toñi Salazar, del grupo Azúcar Moreno, y su expareja, Pedro Luis Rilo Fernández, han sido embargados por una vieja deuda vecinal de su domicilio marbellí de Nueva Andalucía, el hogar que compartieron cuando salían juntos.

El tribunal del Juzgado de 1ª Instancia n.º 3 de Marbella dictó, con fecha 12 de septiembre de 2017, un auto para reclamar a la expareja la cantidad de 4.366,68 euros más otros 1.310 euros en concepto de intereses y costas judiciales. Salazar y Rilo fueron declarados “embargados” para “cubrir esas dos cantidades” que deben a la comunidad vecinal.

Entre las propiedades que la justicia estudia embargar a ambos, según el auto al que ha tenido acceso Vanitatis, está el saldo de varias de sus cuentas bancarias, “cantidades pendientes por devoluciones de IVA, IRPF que tenga que percibir la parte ejecutada” por parte de Hacienda, parte de una casa y un “Porsche 911, una vez acredite que dicho vehículo es propiedad de los ejecutados”. Los antecedentes de este embargo radican en una demanda de “proceso monitorio” que la comunidad de vecinos interpuso contra Toñi y Pedro Luis en concepto de “gastos comunes a la Comunidad de Propietarios”.

Auto judicial del embargo. (VA)
Auto judicial del embargo. (VA)

En dicho escrito, los vecinos alegaban que los demandados, “con su conducta, ponen en peligro la subsistencia de la misma comunidad de propietarios, ya que el impago de sus obligaciones deben soportarlo el resto de vecinos en una conducta antisocial”.

Toñi Salazar en una imagen de archivo.(Gtres)
Toñi Salazar en una imagen de archivo.(Gtres)

Puestos en contacto con la propia Toñi Salazar, ella asegura a Vanitatis no tener constancia de este embargo ni del problema ocasionado por el impago de la comunidad. “No tengo ni idea porque yo hace años que no vivo en ese domicilio. Se lo cedí a mi ex”. Sin embargo, en el documento se clarifica que la pareja poseía cinco días para impugnar el decreto “mediante un recurso de reposición ante el Letrado de la Administración de Justicia” que lo dictó. A día de hoy, se desconoce si Salazar o Rilo han solventado la deuda, aunque todo indica que esa irrisoria cantidad de dinero podría poner en peligro algunos de sus bienes.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios