Logo El Confidencial
lanza su línea de complementos

Valeria Mazza: "Con Anita (Aznar) y Alejandro (Agag) comparto valores"

La modelo argentina está en Madrid para relanzar su línea de complementos en el marco de Starlite, el festival de las estrellas marbellí. La excusa perfecta para tomarnos un brunch

Foto: Valeria Mazza con sus complementos para Starlite Shop. (Fotos: Daniel Sánchez Alonso)
Valeria Mazza con sus complementos para Starlite Shop. (Fotos: Daniel Sánchez Alonso)

Valeria Mazza perteneció al núcleo duro de las supermodelos. Sin embargo, no formó parte de los dos manifiestos fundacionales de ese movimiento: el vídeo de 'Freedom' de George Michael y la portada de 1990 de Peter Lindbergh para 'Vogue' USA. Valeria era parte del clan pero era otro tipo de modelo. Si Linda Evangelista era camaleónica, Naomi Campbell era la gacela salvaje, Cindy Crawford era la novia de América, Claudia Schiffer, la gélida alemana, Valeria era la latina cercana a la que no le gusta (ni le gustaba) ir de diva. "Odio generar estrés a la gente con la que trabajo", confiesa. Imposible no enamorarse. Hoy, presenta su colección de complementos y productos beauty -como lacas de uñas- en la sede madrileña de Starlite, el festival de las estrellas que anima Marbella cada verano y a través de cuya tienda online se distribuyen. Todo sin considerarse diseñadora: "Querida, llevo mucho tiempo trabajando con grandes en ese sector como para creerme uno de ellos. Prefiero considerarme inspiradora. Soy un torrente de ideas y conozco bien este mundo", matiza.

Familiar, pareja de su mánager y marido desde los 18 años, Alejandro Gravier, procedía de familia estructurada y es muy religiosa. Una rareza que no pasó desapercibida para Gianni Versace, que le dio su primera oportunidad en Milán. Solo había una rubia como ella (con permiso de Brigitte Bardot), la Schiffer. Pero hoy Valeria: 46 años impecables, cuatro hijos (Balthasar (18), Tiziano (15), Benicio (12) y Taína, (de nueve años), ni un rastro de cirugía, arrugas envidiables y tablas, muchas tablas, no quiere entrar en detalles cuando se le pregunta sobre su rivalidad con la alemana y el hecho de que esta le obstruyera su carrera profesional. "En mi profesión hay muchas brujas. Es lo que tiene trabajar con la vanidad y en un mundo femenino. No voy a dar nombres, pero en una época me dejaron fuera porque alguien se lo sugería a los diseñadores. La competencia está en la pasarela y es la gente la que debe elegir. Lo otro es mobbing", dice zanjando el tema.

Valeria Mazza con sus gafas y collar diseñados por ella. (Foto: Daniel Sánchez Alonso)
Valeria Mazza con sus gafas y collar diseñados por ella. (Foto: Daniel Sánchez Alonso)


Su marido, Alejandro, también ha acudido a Madrid, pero está reunido con Sandra García- Sanjuán, la fundadora de Starlite, y ni siquiera ronda por las sesiones de fotos. El tándem de esta pareja funciona a la perfección y encaja con la filosofía de García-Sanjuán, que también forma equipo empresarial con su marido, Ignacio. En la mesita hay moras, fresas, piña y una taza de té. Mazza es perfecta, pero por suerte para los mortales sale a fumar y no deja de comer. La mujer rubia de ojos azules que atiende a los medios con frescura habla de sus veranos en Marbella y cómo la ciudad ha acabado siendo su destino vacacional, junto con Punta del Este.

Pregunta: Starlite y su cita con los Aznar son de los clásicos del verano. ¿De dónde le viene la relación?

Respuesta: Mi marido y yo tenemos una relación muy entrañable con José María Aznar y Ana. Y aprovechamos siempre para vernos en Madrid, Marbella o Argentina. Nuestra conexión surgió por Anita (Aznar) y Alejandro (Agag) hace cuatro años. Entre nosotros surgió una linda conexión en Cerdeña, donde solíamos coincidir en verano. Compartimos ideales y somos papás de familia numerosa. Yo siempre animo a Anita a que tenga un cuarto y busque a la chica como yo.

P: ¿Y qué le dice?

R: ¡Que no! (risas). La verdad es que son una pareja increíble y coincidimos con ellos en varias partes del mundo. Les hemos invitado a nuestra casa de Punta del Este y ahora nos veremos el día 15 de marzo justo allí, con motivo de la Fórmula E. Somos grandes seguidores de trabajo de Alejandro y nos apasionan las carreras.

Embarazos creativos

Valeria tiene la cabeza estructurada por fechas y las natalidades de sus cuatro hijos marcan su calendario empresarial. "Odio posar con panza y cuando se empieza a notar dejo de trabajar como modelo y me centro en mi trabajo como empresaria: mi perfume, bolsos, gafas... A la gente le encanta ir de divina. Yo tengo claro que cuando estás embarazada estás embarazada. Por eso después de cada hijo he gestado un proyecto. Yo lo llamo embarazos creativos. Este con Starlite me tiene fascinada", asegura mientras muestra la estrella de su colección: un bolso étnico que bebe mucho de sus vacaciones en Uruguay.

Valeria Mazza con el bolso estrella de su colección. (Foto: Daniel Sánchez Alonso)
Valeria Mazza con el bolso estrella de su colección. (Foto: Daniel Sánchez Alonso)

Los primeros productos de su nueva marca ya se pueden encontrar en Starlite Shop junto con los de otras grandes estrellas como Antonio Banderas o Naomi Campbell, y a partir de septiembre junto con los productos de Alejandro Sanz, que actualmente se encuentra trabajando en su propia colección. Valeria ha diseñado una colección de complementos de moda y belleza donde se podrán encontrar bolsos y carteras de piel, gafas de sol, fundas de móvil, relojes y lacas de uñas en vibrantes y elegantes colores que combinan a la perfección con cualquier estilo.

Su colección dice mucho de su carácter. Valeria cuenta que busca atraer a una mujer segura, con personalidad, porque en su profesión con lo que más se ha topado ha sido con gente insegura y conflictiva, que ejercen el poder con maldad fruto de su falta de firmeza. Tal vez por eso esta mujer que tiene como heroína de ficción a la Mujer Maravilla destaca de su carácter la paciencia. "Aunque con cuatro niños a veces la pierdo", comenta (risas).

Valeria cuenta que ella soñaba con hacer terapia ocupacional y eso le ha servido para tener claro que la perfección no existe y para buscar modelos a seguir en la gente anónima que sigue ayudando en los proyectos sociales con los que colabora.

P: ¿Cuántas veces le han dicho que usted es perfecta?

R: Muchas, pero no es cierto. Cuando acabe el shooting me pongo mis jeans me hago una coleta y me voy al súper con los niños. Hasta hace poco estaba siempre cambiando pañales. Yo creo que la gente perfecta no existe. Lo que proyecta una modelo simplemente es algo saludable, una idea de felicidad aspiracional, pero la perfección como tal no es real. Yo trabajo de modelo, pero no soy modelo. Me encantan mis defectos.

Las gafas de Valeria Mazza para Starlite Shop. (Foto: Daniel Sánchez Alonso)
Las gafas de Valeria Mazza para Starlite Shop. (Foto: Daniel Sánchez Alonso)

P: ¿Cuáles son?

R: La ansiedad y la necesidad constante de cambiar.

P: ¿Cómo llevan los suyos su espíritu inconformista?

R: Todo con mucho amor (más risas).

P: ¿Se ha hecho algún retoque? ¿Le da miedo envejecer?

R: No, no hay bisturí, pero sí cuidados. Los años son vida, experiencia y no me molesta cumplir años.

Valeria Mazza en el showroom de Starlite Shop. (Foto: Daniel Sánchez Alonso)
Valeria Mazza en el showroom de Starlite Shop. (Foto: Daniel Sánchez Alonso)

Su idea de la felicidad es la típica postal de familia con chimenea y los niños alrededor del 'arbolito'. Y a largo plazo, con nietos jugando en el jardín. Aprovecha la ocasión para mostrarse orgullosa del premio que ha ganado en Andorra su hijo Tiziano. El pasado 30 de enero se llevó uno de los títulos más importantes en el mundo del esquí y el domingo se coronó ganador de la categoría U 16 (Under 16) del Torneo Borrufa. Con solo 15 años. "Todos somos muy deportistas en casa y a la nena no le queda más remedio", dice. Y añade: "Aunque tienen edades distintas, intentamos hacer cosas para todos. Eso sí, el mayor ya da síntomas de independencia y ya se ha pedido un cuarto para él solo".

Nada mas lindo que estar en familia. Días mágicos en @disneylandparis #disneylandparis @disney

Una publicación compartida de Valeria Mazza (@valeriamazzaok) el

En cuanto toca el tema de la familia, aparece la Valeria madre. Esa que se pone la coleta y los jeans y va al súper. La conversación se llena de consejos sobre la crianza, relata su admiración por Juan Pablo II y María Teresa de Calcuta​, y destaca lo importante que es para ella la religión en la educación de sus pequeños y a la hora de buscar modelos vitales. "La vida es mucho más grande que este pasaje por la tierra. No somos una luz que se prende y se apaga. Yo he vuelto a la fe más profundamente desde que tengo niños. Soy católica practicante y me gusta que se sepa. No lo oculto. No me hace menos chic, ni menos interesante", recalca.

Enseguida llega su esposo. "¿Vamos a comer, Ale? Me muero de hambre". Se quita su look roquero, fuera maquillaje y aparece mucho más convencional. Y tremendamente bella a sus 46 años, con sus arrugas y su cuerpo de infarto. Pues eso, la Valeria real.

La colección 'Valeria Mazza Design' está a la venta en Starlite Shop

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios