La infanta Pilar sella sus labios para no disgustar al Rey
  1. Casas Reales
CASAS REALES

La infanta Pilar sella sus labios para no disgustar al Rey

La infanta Pilar no quiere darle a su hermano más motivos por los que disgustarse. Bastante tiene con la presunta implicación de su yerno, Iñaki Urdangarín,

La infanta Pilar no quiere darle a su hermano más motivos por los que disgustarse. Bastante tiene con la presunta implicación de su yerno, Iñaki Urdangarín, en el caso Nóos, y las críticas que ha recibido el propio don Juan Carlos después de viajar hasta Abu Dhabi para presenciar la última carrera de Fórmula 1 cuando la pasada semana había suspendido su agenda de trabajo por recomendación médica. No corren buenos tiempos para la Familia Real y la hermana del monarca es consciente de ello. Por esta razón, ha optado por sellar sus labios en todo lo que concierne a su regia familia.

Sus meteduras de pata han enfadado a don Juan Carlos y puesto a Zarzuela en un aprieto en varias ocasiones -no en vano, se ha llegado a comentar que la Casa Real ha dado un toque de atención a la infanta Pilar más de una vez-, ya fuera cuando hizo público el noviazgo de la infanta Cristina con Iñaki Urdangarín o cuando reconoció que doña Elena había vuelto de Nueva York embarazada. La hermana del Rey no quiere tropezar de nuevo en la misma piedra y complicar aún más una situación que se torna delicada para la Corona española.

Por eso, durante la presentación del Rastrillo Nuevo Futuro, la iniciativa solidaria de la que la infanta Pilar es presidenta de honor, dio la callada por respuesta a las preguntas de los periodistas sobre la presunta implicación de Urdangarín en la apropiación de fondos públicos a través del Instituto Nóos, que el esposo de la infanta Cristina presidió entre los años 2004 y 2006.

También rehusó hablar de otra cuestión que al Rey podría antojársele incómoda: la hija de Leandro de Borbón, Blanca de Borbón, que actualmente participa en un reality. "No la conozco, como tamboco veo esos programas, sólo veo Águila Roja, que es muy buena", reconoció doña Pilar a Vanitatis.

Tampoco quiso profundizar en cuestiones relacionadas con sus hijos. "Simoneta trabaja, pero claro que vendrá algún día al Rastrillo, mis hijos varones no lo sé". Con un "aquí hablo del Rastrillo. No hablo de mi familia y por supuesto nada de política porque estamos en campaña electoral", zanjó toda clase de conversación que pudiera comprometerla.

Lo que sí quiso resaltar la infanta Pilar es el apoyo que ha recibido el Rastrillo Nuevo Futuro de toda la Familia Real a lo largo de los 43 años de existencia de la iniciativa. "Siempre colaboran, aunque este año no tengo ni idea de cuándo vendrán porque lo dicen todo a última hora. Suelen venir la Reina y la princesa Letizia, así que supongo que en esta ocasión también. Tengo todas las esperanzas puestas en que vengan".

A quienes sí agradeció su presencia fue a su exnuera Laura Ponte ("estará en uno de los puestos como cada año, estoy muy contenta con ella, lo hace muy bien") y a su sobrino Luis Alfonso de Borbón, que acudió a la presentación con su mujer, Margarita Vargas, quien también colaborará activamente.

La hermana del Rey aprovechó la presentación para mostrar su admiración al seleccionador nacional de fútbol, Vicente del Bosque, a quien se le homenajeará uno de los días del Rastrillo. "Es una persona fuera de serie", reconoció doña Pilar, al tiempo que desveló otra de las novedades de este año: Fran Rivera organizará una cena benéfica en la que ejercerá de camarero junto a su hermano Cayetano y a otras personalidades del mundo del toro, además de algunos humoristas.

La hermana de don Juan Carlos quiso, además, rebatir la idea que siempre ha perseguido al Rastrillo: el hecho de que es un mercadillo de ricos que dan lo que les sobra. "La mayoría del público no son gente muy rica y a mí lo mismo me dan cinco duros, con perdón del euro, que 25.000".

Margarita Vargas ni confirma ni desmiente que quiera 'conquistar París'

A la presentación del Rastrillo Nuevo Futuro asistieron también Sonsoles Díez De Rivera -hermana de la que fuera jefa de Gabinete del expresidente Adolfo Suárez y madrina del Rastrillo- además de Luis Alfonso de Borbón con su mujer, Margarita Vargas, quien siguiendo el ejemplo de la infanta Pilar y de la abuela de su marido, Carmen Franco, ha comenzado a colaborar con esta iniciativa aportando una ayuda diferente de la económica. "Hay muchas formas de ayudar, no sólo tiene que ser con dinero. Si tienes posibilidad económica, fantástico, pero si no, toda ayuda es igual de importante".

La futurible reina de Francia guarda su espontanenidad, sin embargo, a la hora de hablar de la polémica que tiene a su marido y a Beatriz de Orleans como protagonistas en la pugna por un trono fantasma. La conquista de París no parece entrar en sus planes a juzgar por su actitud, plagada de risas y evasivas, al ser preguntada por esta cuestión. Consciente del tratamiento de Alteza Real que recibe en el país vecino, no quiso pronunciarse sobre si en el territorio patrio debía ser tratada con el mismo título.

Lo que sí confesó Vargas a Vanitatis es que quizá llevara al Rastrillo a su hija mayor "para que ayude", y anunció que su intención es disfrutar de las Navidades fuera de España. "Hay que tirar a la tierra de uno siempre. Yo voy a pelear para las pasemos fuera, aunque todavía no lo sé. Lo cierto es que estamos muy bien en España desde que nos instalamos aquí. Luis Alfonso lo echaba mucho de menos y las raíces siempre tiran. Nunca se sabe cuánto nos quedaremos, pero por ahora sí porque los niños también están muy bien aquí".

Infanta Pilar