El matrimonio de Don Juan Carlos y Doña Sofía: ¿amor o deber?
  1. Casas Reales
cinco expertos opinan sobre el tema

El matrimonio de Don Juan Carlos y Doña Sofía: ¿amor o deber?

Esta noche, Telecinco emiritá el segundo capítulo de la miniserie sobre Don Juan Carlos. En esta parte se hará hincapié en el matrimonio de los Reyes 'eméritos'

placeholder Foto:  Los Reyes eméritos el día de su boda (Casa Real)
Los Reyes eméritos el día de su boda (Casa Real)

Este martes, Telecinco emite el segundo capítulo de la miniserie sobre el Rey Don Juan Carlos. En esta parte se hace hincapié en el matrimonio de los reyes eméritos, prestando especial atención a los motivos que les llevaron a casarse. En Vanitatis también nos preguntamos si fue un matrimonio por amor o por conveniencia y hemos hablado con cinco expertos en Casa Real para conocer la respuesta.

Pilar Urbano:"Su matrimonio fue de alta conveniencia"

Pilar Urbano,autora de la biografía oficial de Doña Sofía, La Reina muy de cerca, cree que el matrimonio entre los padres de Felipe VIfue de alta conveniencia, sobre todo, por parte de Don Juan Carlos. El ahora Rey eméritoera uno de los pretendientes al trono de España y casarse con una princesa real no hacía más que aumentarlas posibilidades. En una ocasión, Pilar tuvo la oportunidad de hablar con los dos por separado y preguntarles acerca de su matrimonio. La respuesta de la Reina fue muy clara: “Me casé muy enamorada, él es el amor de mi vida”, le contó a la escritora. En cambio, Don Juan Carlos se mostró mucho más frío: “Hombre… Enamorado románticamente no estaba. Yo le gustaba a Sofía y eso siempre anima. Además era un buen partido y en conjunto estaba muy bien”,explicó el Rey.

El noviazgo de los Reyes fue bastante difícil,ya que había muchas personas que se interpusieron, como fue el caso deFranco o Don Juan. Asimismo, la relación de Don Juan Carlos con la familia real griega no era muy buena. Una vez, por ejemplo, hubo una pelea entre Don Juan Carlos con la que iba a ser su suegra, la reina Federica. Y es que según Pilar Urbano, “ella le miraba por encima del hombro y en una ocasión lollegó a llamar 'tenientillo de nada'. Don Juan Carlos, con muchísima educación, le replicó diciendo que a pesar de ser solo un teniente descendía directamente de 17 Reyes de España, algo que la dinastía griega no podía decir, pues llevaban en el trono apenas 100 años”.

Pero el problema más grande de ese noviazgo, según Pilar Urbano,es queDon Juan Carlos seguía perdidamente enamorado de María Gabriela de Saboya, una novia que tuvo durantela adolescencia. El ahora Rey eméritose lamentaba con sus amigos del rechazo de la joven italiana, quien no quería saber nada de él.

Jaime Peñafiel: “Don Juan Carlos seguía enamorado de María Gabriela de Saboya”

El periodista y escritor Jaime Peñafiel cree en la idea de que el matrimonio de Don Juan Carlos y Doña Sofía no fue ni por conveniencia ni por amor. El Rey eméritono buscaba tampoco una princesa, ya que por entonces él tan solo era 'el hijo de los condes de Barcelona'. Según Peñafiel, simplemente“se encontraron en Inglaterra y se gustaron. Los dos eran almas en pena, pues acababan de terminar la relación con sus anteriores parejas, Doña Sofía con el rey Harald de Noruega y Don Juan Carlos con María Gabriel de Saboya. Se sintieron bastante atraídos, él era un chico muy atractivo y ella una jovencita muy inteligente”, comenta el periodista.

Pero quien hizo más por aquella relación fue la madre de la Reina: “Federica se enteró por su hijo Constantino que a Juan Carlos le gustaba Sofía y decidió hacer de celestina. Lo invitó a pasar unos días en Corfú, un lugar que ella misma definía como 'ideal para enamorarse'. El plan surtió efecto, al menos para Doña Sofía quien, según Peñafiel, se casó muy enamorada de su marido. Con Don Juan Carlos no ocurrió lo mismo. Y es que a pesar de que el padre de Felipe VI se sentía atraído por la joven princesa griega, en su cabeza todavía estaba presente su anterior novia, la princesa María Gabriela de Saboya. Años más tarde, confesó a varios de sus amigos: “Yo tendría que haberme casadocon María Gabriela”.

Ricardo Mateos: “Al principio había un afecto y un cariño real”

Ricardo Mateos Sáenz de Medrano coincide con Jaime Peñafiel al pensar que el matrimonio entre los Reyeseméritosno se llevó a cabo por pura conveniencia, pero tampoco por amor. Tal y como cuenta el autor de obras como Estoril, los años dorados,al empezar su relación, entre Don Juan Carlos y Doña Sofía “existía un afecto y un cariño real. Sin embargo, y aunque no fue un enlace planeado premeditadamente, Don Juan Carlos sísacó un buen partido, pues se trataba de una princesa real.

La pareja se conoció en 1954 en el crucero Agamenón, organizado por la reina Federica con la intención de reunir a todos los miembros jóvenes de las realezas europeas. No obstante, los Reyes no congeniaron en aquella ocasión, ya que ella estabaenamorada de Harald de Noruega y él mantenía una relación con María Gabriela de Saboya. Tres años más tarde volvieron a encontrarse en la boda de uno de los hijos del Conde de Parísy un año después, en el enlace de Antonio de Borbón Dos Sicilias. Parece que fue allí cuando surgió la chispa, pues la siguiente vez que coincidieron en la boda de los duques de Kent, su relación ya se había medio consolidado.

Pilar Eyre: “Juanito ni siquiera sabía con cuál de las dos princesas griegas tenía que casarse”

La periodista Pilar Eyre lo tiene claro:el matrimonio de los padres de Felipe VI no fue poramor, sino por conveniencia. Para demostrar su idea, la escritora cuenta una anécdota sobre el compromiso de Don Juan Carlos. “Cuando les comunicó a sus amigos de Estoril que se iba a casar con una princesa griega le preguntaron con cuál de las dos y él no supo responder”, relata Pilar Eyre.

Durante los primeros años de casados, Don Juan Carlos y Doña Sofía convivieron como un matrimonio al uso por orden y mandato de Francisco Franco. Tal como cuenta a este medio Pilar Eyre,“los Reyes tuvieron que atenerse al severo código de conducta del dictador a pesar de que tenían temperamentos muy distintos. Dos meses después de la muerte de Franco, su vida en común se terminó y a partir de entonces separaron sus habitaciones”.

Fermín Urbiola: “Fue un matrimonio, conveniente, de dos jóvenes que se gustaban”

Fermín Urbiola, escritor y periodista especializado en Casas Reales, cree que para poder entender la relación de los reyes eméritosdebemos saber cómo se conocieron.“El encuentro determinante para el futuro de Don Juan Carlos y de Doña Sofía se produjo a primeros de junio de 1961, con motivo de la boda de Eduardo de Kent y Katherine Worsley”, explica Urbiola. Aunque Doña Sofía declaró años después que fue el protocolo quien hizo que se sentaran juntos en la iglesia y, por tanto, pasaran la mayor parte del enlace juntos, lo cierto es que fue obra de su madre. “La reina Federica hizo las gestiones oportunas para que Don Juan Carlos fuera el acompañante de su primogénita. Así, además de alojarse en el mismo hotel, también tendrían la oportunidad de estar juntos bastantes horas”, cuenta el escritor a Vanitatis.

Tras coincidir en aquella boda, Don Juan Carlos quedó ensimismado con la princesa griega y le envió una postal desde Estoril en la que se podía leer: “Querida Sofi: Pienso muchas veces en ti. ¡Qué bien lo pasamos en la boda! ¿Cuándo volveremos a vernos? ¿Qué haces ahora? Te recuerdo mucho. Besos. Abrazos. Y mucho amor".Meses más tarde vino el compromiso oficial. Tal como cuenta Urbiola, la reina Federica declararía:“A Pablo y a mí nos encantó y nos horrorizó la idea de la boda de nuestra hija. Nos encantó porque Juanito, como familiarmente le llamamos, es muy guapo y apuesto [...]Nos horrorizóporque comoes católico sabíamos que antes o después de que se casara habría tremendas discusiones…”. Y es que la religión fue solo uno de los muchos problemas que la pareja tuvo que solventar para poder darse el 'sí, quiero',por lo que no hay duda de que lohicieron porque eran "dos jóvenes que se gustaban".

Pilar Eyre Familia Real Española Reina Sofía RTVE Rey Don Juan Carlos Grecia Jaime Peñafiel Pilar Urbano
El redactor recomienda