Logo El Confidencial
son los padres de la reina letizia

Jesús Ortiz y Paloma Rocasolano, dos maneras distintas de entender un reinado

En la década de los noventa, el matrimonio formado por Jesús Ortiz y Paloma Rocasolano se disolvía a causa de diferencias irreconciliables entre la pareja

Foto: Jesús Ortiz y Paloma Rocasolano, en la cena anterior a la boda de los Reyes de España (Gtres)
Jesús Ortiz y Paloma Rocasolano, en la cena anterior a la boda de los Reyes de España (Gtres)

En la década de los noventa, el matrimonio formado por Jesús Ortiz y Paloma Rocasolano se disolvía a causa de diferencias irreconciliables entre la pareja. Tales desavenencias fueron tan graves que incluso provocaron que no se vieran ni se hablaran durante más de cinco años. Sin embargo, el compromiso oficial de su primogénita con el entonces Príncipe de Asturias obligó al exmatrimonio a tener que entenderse. Desde ese día, Jesús y Paloma aparentaron que entre ellos existe una relación cordial, algo muy alejado de la realidad.

Aquel lluvioso 22 de mayo, ante la repleta catedral de La Almudena y la mirada de medio mundo, escenificaron aquel ficticio cariño mientras que la pareja de Jesús, Ana Togores, se quedaba en casa vetada por la mismísima Letizia. A partir de entonces, la relación entre Jesús y Paloma ha continuado siendo así: cálida en los actos públicos, pero fría en el ámbito privado. Ambos son muy diferentes. De hecho, 10 años después, ella ejerce de 'reina madre', mientras él sigue llevando una vida de lo más normal.

Los cambios que ha vivido la madre de la Reina quedaron patentes con su aparición en la ceremonia de entrega de los Premios Príncipe de Asturias de este año, donde ella desfiló como un premiado más. Nada queda ya de aquella mujer discreta que sonreía tímidamente en el palacio del Pardo durante la celebración de la pedida de mano de Letizia. Ahora, Paloma pisa fuerte, con la nueva y rompedora imagen que ha obtenido gracias a cirugías y tratamientos estéticos, tal y como reveló Vanitatis. Y es que Paloma ha aprovechado las ventajas que le ha proporcionado su nuevo rol de ‘reina madre’ y comparte los contactos de su hija tanto en cuestiones de estilo como de estética.  

Jesús, por el contrario, intenta pasar lo más desapercibido posible llevando una rutina bastante sencilla. Cada mañana sobre las ocho, el padre de la soberana abandona el piso que comparte con Ana Togores en Prado del Rey (Madrid) para dirigirse a su puesto de trabajo en Estudio de Comunicación, una consultora sobre comunicación y relaciones públicas que dirige el periodista Lalo Azcona y en la que Ortiz lleva trabajando desde hace aproximadamente 20 años.

Para su desplazamiento diario, Jesús suele utilizar el transporte público, concretamente el tranvía o metro ligero que comunica las ciudades colindantes a Madrid –Pozuelo, Las Rozas, Majadahonda– con el centro de la capital. Como un ciudadano más, Ortiz paga el billete, que cuesta 2 euros por trayecto, y así evita tener que toparse con los atascos de tráfico tan típicos de estas zonas. Jesús pasa completamente desapercibido entre los madrileños. Nadie diría que es el padre de la Reina de España.

Como ha podido saber este medio, sobre las 14:00 horas del mediodía, Jesús acude a comer junto algunos de sus compañeros a una cafetería próxima a su trabajo. Como siempre elige el mismo sitio, muchos de los paparazzi que siguen a la familia de la Reina ya conocen sus movimientos. Para evitar encontrarse con ellos, Ortiz se ayuda de sus compañeros de trabajo que, a modo de avanzadilla, acuden al restaurante para comprobar si hay personal non grato en las inmediaciones del establecimiento y le comunican si tiene vía libre para ir a comer o, por el contrario, debe quedarse en la oficina.

De tapas y al gimnasio

De lunes a jueves, sobre las ocho de la noche, el padre de la Reina suele acudir junto a su mujer a un bar de la zona de Rubén Darío para tomar un aperitivo. Un afterwork. Según ha podido conocer este portal, Jesús mantiene un perfil bajo y en ningún momento hace ostentación de ser el padre de Doña Letizia. "La pareja se mantiene en un segundo plano y no se relaciona con otros clientes", cuenta a este portal un habitual del sitio que ha coincidido con ellos en más de una ocasión.

Pero no todo va a ser diversión. Al padre de la Reina le gusta estar en forma: por ello dos días a la semana Ortiz suele ir a un gimnasio, ubicado en Prado del Rey, a tan solo diez minutos andando de su casa. En este gimnasio, que cuesta alrededor de 55 euros al mes, Jesús puede disfrutar de una amplia variedad de máquinas para hacer cardio y musculación, aunque si lo desea y por el mismo precio, también se ofrecen clases de yoga, body combat, pilates, fitness o bailes latinos.

Jesús Ortiz también ejerce de 'amo de casa' y se le ha visto varias veces realizando la compra semanal en el centro comercial Carrefour situado en la Ciudad de la Imagen. Según testigos presenciales, el padre de la Reina va llenando su carro de provisiones, hace cola y paga la factura como cualquier mortal. Eso sí, a la hora de llevarse la comida a casa, elige el envío a domicilio, seguramente motivado por lo incómodo que supone trasladar la compra en el metro ligero.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios