La familia del Rey inicia sus vacaciones de verano

El palacio de Marivent: viento, mar y… familia (aunque no toda)

Muy a pesar de la reina doña Sofía, no se espera que en los tradicionales posados ante los fotógrafos participe la infanta Cristina, que muy probablemente no coincidirá tampoco este verano en Palma de Mallorca con su hermano

Foto: Ls Reyes y sus hijas en el posado ofrecido en Marivent. (Gtres)
Ls Reyes y sus hijas en el posado ofrecido en Marivent. (Gtres)

Desde mediados de los años 60, Marivent encierra tres conceptos fundamentales para la monarquía española: mar, viento y… ¡familia! O formulado de otra manera más breve: descanso y familia. Ciertamente, con los años, el palacete de Palma de Mallorca, aunque sigue siendo el icono del descanso estival del Rey y de su familia, este último concepto presenta aristas muy distintas a las que ha atesorado desde muy joven la actual Reina emérita. Y fundamentalmente ella.

Sí, doña Sofía, ha enarbolado siempre uno de los valores más preciados de la familia real griega, en la que nació, que hunde sus raíces en los Oldemburgo de Dinamarca, Cristian IX (1818-1906) y Luisa de Hesse Kassel (1817-1898), de la casa Glücksburg, que tuvieron seis hijos (cuatro de ellos casados con distintas coronas) y cuarenta nietos. No en vano han pasado a la historia como los 'abuelos de la monarquía europea'.

Los Reyes eméritos y sus hijos en Marivent.
Los Reyes eméritos y sus hijos en Marivent.

Y precisamente por ello, por ser una familia tan amplia, distribuida por toda la geografía europea, muchos de sus miembros han convocado reuniones familiares, al menos cada año, a las que acudían en masa. Es verdad que algunos acontecimientos, como las dos guerras europeas, hicieron estragos en las relaciones familiares. Pero, así y todo, siempre trataron de mantener la amistad por encima de las contiendas políticas o bélicas, si bien hubo sonadas excepciones.

La reina Federica de Grecia, madre de doña Sofía, dejó escrito en sus memorias algunas consideraciones sobre la familia. Y en alguna de ellas dibujó la rutina doméstica en palacio: “Nuestros hijos fueron una bendición del Cielo. Crecieron con un gran sentido de la responsabilidad… y nunca nos plantearon problemas de ninguna clase (…) Hablábamos de todo en familia, generalmente a las horas de las comidas que, a menos que tuviéramos invitados, eran los momentos en los que estábamos completamente solos. Teníamos la costumbre de hablar todos a la vez y acerca de temas completamente diferentes: estudios, política, filosofía, religión, perros o caballos (…) Nuestros hijos han crecido con una filosofía de vida y han aprendido con toda naturalidad lo que nosotros tuvimos que aprender a fuerza de experiencias”.

La familia por encima de todo. Ese fue el criterio que doña Sofía instauró en la Zarzuela, una vez establecida en España. Y ese es el criterio que mantiene en la actualidad, a pesar de los conocidos contratiempos.

33.000 metros cuadrados

En los años 60, doña Sofía recibió con ilusión la propuesta de las autoridades mallorquinas, tras las gestiones realizadas por el marqués de Mondéjar, de ceder el palacete de Marivent como residencia de vacaciones a los entonces príncipes de España, don Juan Carlos de Borbón y doña Sofía de Grecia. Ella misma dirigió buena parte de las obras de adaptación del inmueble, que había sido residencia de Ioannes Saridakis, un pintor y mecenas egipcio de origen griego, que se estableció en Palma de Mallorca en 1923 y que había encargado la construcción del edificio (1923-1925) al arquitecto Guillermo Forteza.

La viuda del pintor, Anunciación Marconi, cedió el recinto —de unos 33.000 metros cuadrados— a la Diputación Provincial de Mallorca en 1965, incluido el palacete, unas 1.300 obras de arte de distintas épocas, una biblioteca de alrededor de 2.000 volúmenes y un centenar de muebles de distintos estilos. Actualmente, los jardines del recinto (más de 9.000 metros cuadrados) están abiertos al público y pueden visitarse gratuitamente, a excepción de las fechas en las que se prevé que el palacete esté ocupado por la familia del Rey (en verano y en Semana Santa). Este primer año se abrió al público el día 2 de mayo y se ha cerrado el pasado día 15. Y en este periodo ha recibido más de 36.000 visitas.

Los jardínes de Marivent. (EFE)
Los jardínes de Marivent. (EFE)

Don Felipe mantiene las formas

Marivent se convirtió desde 1965 en el lugar de estancia habitual de los príncipes y luego monarcas españoles durante sus vacaciones. Y ahora, 52 años después, también es el primer destino vacacional del rey Felipe y de su familia. Aunque don Felipe y doña Letizia han reducido su estancia a una docena de días y suelen alternar Marivent con otros destinos fuera de España.

Pero, en todo caso, don Felipe mantiene la tradición y participará también este año en la Copa de Vela que lleva su nombre. Cuántos años ha sido fotografiada doña Sofía en el mar, siguiendo el campeonato en el que tradicionalmente ha participado don Juan Carlos. Y en los últimos años, a bordo de la lancha Somni, rodeada de alguno de sus ocho nietos.

Un lugar para la distensión

Igualmente, aunque don Felipe mantiene la tradición de despachar en Marivent con el presidente del Gobierno, se ha ido perdiendo la costumbre de recibir visitas de mandatarios extranjeros o de familias reales de otros países. Por Marivent han pasado numerosos responsables políticos de todo el mundo. Desde los príncipes de Gales —Carlos y Diana— hasta el presidente norteamericano George Bush (padre), pasando por los herederos del trono de Japón o mandatarios iberoamericanos. Llamativa fue, por ejemplo, la visita que realizó Hugo Chávez a Marivent en el verano de 2008, en la que se escenificó la reconciliación entre el presidente venezolano y el rey don Juan Carlos después del célebre episodio del “¡Por qué no te callas!”. Una frase, por cierto, que iba impresa en la camiseta veraniega que regaló don Juan Carlos a Chávez durante su amistoso reencuentro en Marivent.

Los príncipes de Gales y sus hijos en Marivent. (EFE)
Los príncipes de Gales y sus hijos en Marivent. (EFE)

El posado familiar, sin Cristina

También se da por seguro que don Felipe posará este verano ante los fotógrafos desplazados a Palma de Mallorca junto a la reina doña Letizia y sus hijas. Y quizá, también, junto a los Reyes eméritos, su hermana Elena y algunos de sus sobrinos. Pero, muy a pesar de doña Sofía, no se espera que en los posados participe Cristina de Borbón, que muy probablemente no coincidirá tampoco este verano en Marivent con su hermano.

Fermín J. Urbiola
Fermín J. Urbiola
Fermín J. Urbiola

Periodista y escritor

www.ferminjurbiola.com o en Facebook o en Twitter

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios