Logo El Confidencial
La dama y el vagabundo

El perro de Meghan Markle: así logró burlar a la muerte (y vivir en un palacio)

El beagle de la actriz (ahora duquesa) estuvo a punto de ser sacrificado en el refugio para perros en el que estaba acogido. Pero un par de días antes del fatal destino, algo ocurrió

Foto:  Meghan Markle, en una imagen de archivo. (Gtres)
Meghan Markle, en una imagen de archivo. (Gtres)

Se llama Guy y ha sido 'el chico' de Meghan Markle antes de que lo fuera el príncipe Harry. De hecho, el nombre del can (pronúnciese 'gay') significa eso mismo en inglés: chico, tipo, tío...

El beagle de la duquesa de Sussex, que viajó desde Toronto para estar junto a su dueña cuando decidió instalarse en el Reino Unido, fue también (según la rumorología extraoficial) testigo en la boda de la actriz (no lo busquen en las fotos oficiales del enlace, que no estaba, como tampoco lo estuvo el príncipe Louis), pero sí llegó a estar presente en la fiesta que organizó el príncipe Carlos en honor de su hijo y su nueva mujer en Frogmore House: “El perro resultó ser muy juerguista y causó el caos, corriendo por todos los rincones y lamiendo los canapés”, publicaba el periódico inglés 'Mirror'.

[LEE MÁS: La boda de Meghan Markle y Harry, censurada por el príncipe Eduardo]

 Foto oficial del enlace real. (Gtres)
Foto oficial del enlace real. (Gtres)

De hecho, por lo que se ha podido saber, el menú de tarde servido en la recepción incluía hamburguesas y algodón de azúcar, así que suponemos que Guy, Beagle de Sussex, se pondría fino. Aquí, una imagen del can compartiendo coche con la reina de Inglaterra de camino a Windsor días antes de la boda y adoptando la típica postura 'cabecita apoyada sobre ventana'.

Y ahora el drama: antes de instalarse en el palacio de Kensington, el perro de la nueva nuera de Isabel II tuvo una vida de ídem e incluso a punto estuvo de ver pasar toda su existencia canina delante de sus ojos. Reconstruimos la historia.

Bosques de Kentucky, 2015. Un beagle espera en un refugio de perros a ser sacrificado. Lleva unos días en lo que los norteamericanos denominan 'kill shelter', algo así como el corredor de la muerte, y en breve será 'puesto a dormir'. Una mujer de la protectora de animales A Dog's Dream Rescue decide coger el perro y llevárselo a su sede en las afueras de Toronto (Canada) con la esperanza de que el can sea adoptado.

 Meghan en una imagen de Instagram con sus perros.
Meghan en una imagen de Instagram con sus perros.

Un día llevaba Guy en el centro cuando la actriz de 'Suits' entró en él. Según Dolores Doherty, responsable del refugio canino, Meghan había estado buscando un compañero para su otro perro, Bogart, una mezcla de pastor alemán. “Le mostramos a Meghan otro perro que pensamos que podría ser una buena combinación, pero ella vio a Guy e inmediatamente quiso llevarlo a casa", ha contado la cuidadora al 'Daily Mail'.

[LEE MÁS: Harry y Meghan, la última gran boda real]

De hecho, los responsables del centro están tan orgullosos del beagle que hace unos días escribían en su cuenta de Facebook: “Ya es oficial, la primavera de 2018 marcará el día que uno de nuestros beagles rescatados entró a formar parte de la familia real”.

 Harry y Meghan, el día de su boda. (Gtres)
Harry y Meghan, el día de su boda. (Gtres)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios