Logo El Confidencial
familia real española

Las 14 cosas que hemos aprendido de la familia real en el gran día de Leonor

Gracias a estos actos, hemos podido conocer a la futura Reina y a la Infanta un poquito mejor, y también cómo son y funcionan los Borbón Ortiz

Foto: La princesa Leonor en Asturias. (Limited Pictures)
La princesa Leonor en Asturias. (Limited Pictures)

Tras la resaca de este sábado con la visita de los Reyes y sus dos hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, a Asturias en el que fue la primera visita oficial de la heredera al principado, toca analizar todo los detalles de ese gran día que acaparó la atención de medios nacionales e internacionales. La jornada estuvo llena de anécdotas y curiosidades, pero lo mejor, sin duda, fue poder disfrutar de las hermanas en distintos escenarios.

[Pincha aquí para leer: Letizia cede el protagonismo a su hija en un día histórico para la princesa]

Gracias a estos actos, hemos podido conocer a la futura Reina y a la Infanta un poquito mejor, y también cómo son y funcionan los Borbón Ortiz. En Vanitatis, repasamos las 14 cosas que hemos aprendido de la familia real en el gran día de Leonor.

1. Que Leonor es la niña de los ojos de su padre: ya lo intuíamos, pero en Asturias quedó más que claro. Nada más bajarse del coche para su primer acto, Leonor cogió de la mano al Rey y no la soltó hasta unos minutos después. Es un hecho que entre ellos existe una relación de lo más especial. Durante la jornada, la Princesa hablaba constantemente con su progenitor, quien no podía evitar derretirse con su heredera. También durante la subida y la bajada al Mirador de la Princesa vimos cómo Leonor siempre esperaba a su padre para caminar juntos.

Felipe y Leonor subiendo al Mirador de la Princesa. (Reuters)
Felipe y Leonor subiendo al Mirador de la Princesa. (Reuters)

2. Que, como Superman, Letizia puede cambiarse de vestuario en cualquier sitio: los Reyes y sus hijas llegaron a Covadonga en un helicóptero que los dejó en la Fundación Hogar Beceña, una residencia de ancianos de Cangas de Onís. Allí, la Reina utilizó un recibidor con baño para cambiar el vestuario que traía, más cómodo e informal, y ponerse el vestido rojo y los taconazos de Carolina Herrera.

3. Que Felipe y Letizia no pueden evitar tararear el himno de Asturias cada vez que suena: hay que reconocer que cuando suena, es inevitable que a la boca se te venga la letra. "Tengo de subir al árbol, tengo de coger la flor, y dársela a mi morena, que la ponga en el balcón". Eso mismo les sucedió a los Reyes a la salida de la misa.

[Pincha aquí para leer: Así vivimos, en directo, la visita de Leonor a Asturias]

4. Que los Reyes intentan que Sofía no sienta celos: la gran protagonista de la jornada fue la Princesa de Asturias, que visitó por primera vez el Principado que da nombre a su título. A una edad tan corta, esa atención a su hermana puede hacer sentir un poco desplazada a la infanta Sofía, pero don Felipe y doña Letizia están ahí para evitarlo. La Reina estuvo muy pendiente de su pequeña en todo momento. Asimismo, cuando inauguraron el Mirador de la Princesa, el monarca sugirió a los responsables que en los próximos años podrían crear un mirador con el nombre de Sofía.

5. Que si hay regalo para Leonor, también lo hay para Sofía: siguiendo con el punto anterior, los Reyes quisieron que ambas niñas fueran tratadas igual y que no hubiera ningún agravio comparativo, más allá del inevitable y es que la princesa es la heredera. Así pues, ambas recibieron los mismos regalos: hubo medallas de oro de la Santina para las dos; también cuando el presidente de Asturias entregó a Leonor la famosa insignia, Sofía recibió otro presente, aunque el suyo era más pequeño.

Leonor recibiendo la insignia de Asturias y Sofía otro presente. (Casa Real)
Leonor recibiendo la insignia de Asturias y Sofía otro presente. (Casa Real)

6. Que la Reina es la que se encarga del vestuario y la imagen de sus hijas: tras la entrega de las medallas en la Cueva y mientras se dirigían ya a la basílica, vimos cómo Letizia abría las cajas en las que se guardaban las joyas y les colocaba a sus hijas los colgantes, todo esto rodeados por su habitual séquito.

7. Que Letizia no se santigua: cuando los Borbón Ortiz accedieron a la basílica de Covadonga y llegaron al altar, Felipe VI se santiguó como manda la religión católica; también lo hicieron Leonor y Sofía, que iban detrás de sus padres. Sin embargo, la Reina se limitó a bajar la cabeza en señal de respeto.

8. Que Leonor es zurda: es algo que ya vimos en el vídeo que nos regalaron con motivo del 50 cumpleaños de Felipe VI, aquel donde los Reyes nos mostraron su lado más familiar y cotidiano. Este sábado lo constatamos cuando la princesa utilizó su mano izquierda para firmar en el libro de visitas de la basílica de Covadonga.

Leonor firmando con la mano izquierda. (Casa Real)
Leonor firmando con la mano izquierda. (Casa Real)

9. Que las hermanas Borbón Ortiz disfrutan saludando al público: Leonor y Sofía se portaron de maravilla en todos los actos. Estuvieron serias y formales en la visita a la cueva y en la misa, un poco más desenvueltas y movidas en la caminata, pero sin duda cuando las vimos sonreír más fue saludando a los curiosos que se habían acercado hasta Covadonga para verlas en primera persona. Las pequeñas estrecharon numerosas manos, siempre amables y muy simpáticas.

10. Que en las salidas familiares Letizia es la que lleva la voz cantante: durante la subida al Mirador de la Princesa, la Reina puso la quinta marcha y junto a Sofía, avanzaban considerablemente, dejando a Felipe y Leonor detrás. En ocasiones, la Reina y su benjamina se paraban en el camino para esperarlos, pero en cuanto veían que se acercaban empezaban de nuevo la marcha.

11. Que la Reina está en plena forma: en la bajada, vivimos otro momento turbo de Letizia. Y es que en un momento dado se puso a andar muy rápido adelantando incluso a trabajadores de la Casa Real y dejando al resto de la familia metros atrás. Queda claro pues que está acostumbrada a hacer deporte y que sus brazos musculados no son pura genética.

[Pincha aquí para leer: Los tres look deportivos de Letizia, Leonor y Sofía en los Picos de Europa, a examen]

12. Que a Leonor le gustan más los niños que a su hermana: ya cuando se marchaban y se estaban despidiendo de los allí presentes en el lago Enol, la princesa vio a una niña pequeña -de aproximadamente un año de edad- y no puedo evitar cogerla en brazos mientras sonreía. Su madre también quiso sostener a la pequeña, mientras Sofía miraba la escena.

Leonor sosteniendo a la pequeña. (Casa Real)
Leonor sosteniendo a la pequeña. (Casa Real)

13. Que los Ortiz Rocasolano apoyan a Leonor en su faceta como princesa: la familia materna de la heredera no quiso perderse su gran debut en Asturias. A sus 90 años, Menchu Álvarez del Valle, abuela de Letizia, acudió a la misa en la basílica de Covadonga así como Paloma Rocasolano y Jesús Ortiz, acompañado por su esposa, Ana Togores.

14. Que Leonor y Sofía no han heredado la pasión por los caballos de su tía Elena: las hermanas recibieron como regalo del Ayuntamiento de Cangas de Onís una yegua de 7 años llamada Xana, con la que se encontraron en los lagos. Sin embargo, no se mostraron demasiado cariñosas con el animal, demostrando que quizás la hípica no es su deporte favorito.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios