Logo El Confidencial
ES PRESIDENTE DE LA FUNDACION RECAL

Maximiliano de Habsburgo: "Conozco bien el dolor que viven un adicto y sus familiares"

España le cautivó tanto que decidió fijar su residencia de forma permanente en nuestro país. Aquí vive con su esposa Maya, con la que se casó hace catorce años y sus tres hijos

Foto: Maximiliano de Habsburgo.
Maximiliano de Habsburgo.

Maximiliano de Habsburgo abre a Vanitatis las puertas de la Fundación Recal, la cual ayuda a personas en la recuperación de sus adicciones. El aristócrata, que viste impecablemente un traje de chaqueta azul marino que acentúa aún más su porte aristocrático, habla un correcto español con un marcado acento natal. Miembro de la Casa Real de los Habsburgo, príncipe de Hungría y Bohemia, Maximiliano nació en París y estudió en el prestigioso internado Eton en Reino Unido.

En los años ochenta viajó a España con la intención de aprender nuestro idioma acompañado de su hermana Sofía de Habsburgo. España le cautivó tanto que decidió fijar su residencia de forma permanente en nuestro país. Aquí vive con su esposa Maya, con la que se casó hace catorce años y sus tres hijos, Nikolaus, Constantin y Katharina.

Maximiliano de Habsburgo.
Maximiliano de Habsburgo.

Una experiencia personal en la que vivió el problema de las drogas muy de cerca le llevó a crear la Fundación Recal hace casi veinte años. “Viví el problema de las drogas familiarmente. Conozco bien el sufrimiento que viven el adicto y sus familiares”, reconoce. “En la Fundación Recal al principio éramos muy pocos, trabajábamos casi de forma artesanal. Después decidimos buscar una persona con experiencia e implementar el Modelo Minesota de los 12 pasos, el más efectivo para liberarse de las adicciones, estando siempre los pacientes supervisados por un equipo de médicos y terapeutas”. Desde entonces la Fundación no ha dejado de crecer convirtiéndose en referente en este campo. Recal presta su ayuda a personas de todas las edades y nacionalidades, puedan o no hacer frente al pago del tratamiento, que de ser necesario asumirá la propia fundación.

Su hermana Sofía, su gran apoyo

Su actividad como presidente de la Fundación Recal, Maximiliano de Habsburgo la compagina con su faceta como empresario. Es propietario de un grupo de empresas que se dedican a la producción y comercialización de aparatos de alta tecnología y a la construcción de hospitales y policlínicas. Le apasiona su trabajo y narra con entusiasmo la labor de la fundación. “Es muy gratificante ayudar a personas a superar adicciones y además darles las herramientas para reincorporarse a la sociedad. Lo más doloroso es cuando un paciente que se ha recuperado recae en el consumo; es muy trágico. Y lo mejor, ver la cara de una persona que al entrar en Recal estaba muy deteriorada y al volver a verla semanas más tarde, ya sin consumo activo, ver cómo ha recuperado su luz y hay esperanza en su mirada”.

Maximiliano explica que “las adicciones que más se repiten en la actualidad son el alcohol, la cocaína, el cannabis y las benzodiacepinas. Y últimamente está creciendo la adicción a los comportamientos como a los móviles, juegos por internet, sexo, compras y trastornos de conducta alimentaria”.

Maximiliano de Habsburgo.
Maximiliano de Habsburgo.

El aristócrata no está solo en esta importante labor que realiza al frente de la Fundación Recal. Cuenta con todo el apoyo de su familia, en especial de su hermana Sofía de Habsburgo, una pieza fundamental en Recal. “Nos ha ayudado desde que empezamos y está involucrada en todas nuestras actividades y eventos”. Una tarea en la que también se ha implicado su madre, Helene. “Cuando cumplió ochenta años dio una fiesta en Londres a la que acudió la reina Isabel II. Mi madre pidió que los regalos de todos sus invitados fueran donaciones a la Fundación Recal”.

Pregunta: ¿Cree que el hecho de ser miembro de una familia relevante social e históricamente les hace tener cierta responsabilidad dando ejemplo a la sociedad con sus actos?

Respuesta: Yo creo que cada persona tiene que intentar hacer algo bueno en la vida para ayudar a los más desfavorecidos. En eso no tiene que ver de qué familia se provenga. Desde luego el agradecimiento por lo recibido es un buen argumento para involucrarse más en la ayuda de los demás.

Maximiliano de Habsburgo.
Maximiliano de Habsburgo.

P: La Fundación Recal cuenta con el apoyo de Cayetano Martínez de Irujo como vocal del Patronato. ¿En qué consiste su labor?

R: Es patrono de Recal, como yo. Entre los patronos decidimos la dirección que tiene que seguir la fundación en el futuro y vigilamos su día a día.

Su mujer y sus hijos

P: ¿Qué supone para usted su familia?

R: Es el centro de mi vida. Mi mujer Maya también nos ayuda mucho con la fundación, especialmente en los eventos aunque también ha dado alguna charla. Es escritora y también hace trabajos en nuestra web.

P: ¿Considera preocupante que cada vez se acceda a edades más tempranas a sustancias como el alcohol o el hachís?

R: Sí, es muy alarmante porque aumenta la posibilidad de desarrollar la enfermedad de la adicción más tarde. Además el daño cerebral y físico es mayor en edades tempranas.

P: Es usted padre de tres hijos, Nikolaus de 12 años, Constantin de 11 y Katharina de 7 años. ¿Les educa de un modo especial contra las adicciones?

R: Hablo con ellos del tema muy abiertamente. Vienen a Recal con frecuencia, por lo que están en contacto con la enfermedad. Ellos, al estar en contacto con adictos, ven el daño que hace cuando se consume; pero también aprenden que existe una salida.

Texto: María Luisa García Moro
Fotografía: Olga Moreno
Ayudante fotografía: Helena Sánchez
Agradecimientos: Fundación Recal www.fundacionrecal.org

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios