Logo El Confidencial
familia real española

Un matrimonio aparentemente feliz y muy popular: la familia real, 40 años atrás

Don Juan Carlos y doña Sofía llevaban apenas tres años en el trono, pero eran muy queridos

Foto: La familia real, en los años 70. (Getty)
La familia real, en los años 70. (Getty)

La Casa Real española vivirá este jueves un gran día. Con motivo del 40 aniversario de la Constitución Española, la familia real al completo presidirá en el Congreso de los Diputados la celebración de tan señalada efeméride. Había dudas sobre si finalmente don Juan Carlos asistiría, después de las polémicas grabaciones de Corinna Sayn-Wittgenstein que no lo dejan en muy buen lugar y de la reciente fotografía saludando al príncipe Mohamed bin Salman, acusado de haber ordenado el asesinato al periodista Kashoggi.

Tampoco estaba prevista en un inicio la presencia de Leonor y Sofía en el acto, pero desde Zarzuela recularon a las pocas horas y el mismo sábado, un día después de la publicación de la agenda, anunciaron finalmente la asistencia de la heredera y su hermana. Así pues, veremos a los Borbón juntos y revueltos. La última vez que esto sucedió en un acto institucional fue en enero, cuando don Felipe entregó a su primogénita la insignia del Toisón de Oro en el Palacio Real.

La familia real. (Limited Pictures)
La familia real. (Limited Pictures)

La situación de la familia real ha cambiado mucho en estos últimos años. Polémicas, divorcios, procesos judiciales... La imagen de la Corona sufrió un duro varapalo del que ahora se está recuperando, gracias a la incansable labor de Felipe VI. Sin embargo, la popularidad de los miembros dista mucho de la que tenían 40 años atrás, cuando España ratificó la séptima constitución de su historia que estos días cumple una cifra tan significativa.

Don Juan Carlos y doña Sofía llevaban apenas tres años en el trono, pero eran muy queridos. Su trabajo como Príncipes de España recorriendo todo el país para darse a conocer dio sus frutos y eran muchos los españoles que encontraban en el joven matrimonio una nueva esperanza de futuro. El hecho de firmar esa Constitución que aseguraba los derechos y las libertades de los ciudadanos fue un claro gesto del jefe del Estado acerca de cómo quería que fuera su reinado.

La reina Sofía, durante un viaje a Bolivia aquellos años. (Getty)
La reina Sofía, durante un viaje a Bolivia aquellos años. (Getty)

Aunque el papel de don Juan Carlos no se legitimó para muchos hasta su actuación en el 23F tras el intento de golpe de Estado del teniente coronel Antonio Tejero, ya en aquella época tanto él como Sofía eran queridos y respetados. La ahora Reina emérita había logrado por aquel entonces robar el corazón de los españoles. A pesar de haber nacido en Grecia, su cercanía, su profesionalidad y el hecho de provenir de una gran dinastía europea la convertían en un personaje admirado, además de gran protagonista en las revistas del corazón de aquella época, que narraban cada una de sus apariciones.

El matrimonio de Juan Carlos y Sofía ya había atravesado algunas crisis por aquel entonces, pero todo era de puertas para adentro. Había rumores, como siempre los ha habido, pero en cada una de sus apariciones ellos se mostraban como una pareja enamorada sin problemas. Los Reyes mantenían una estrecha relación con la prensa y solían invitar a Zarzuela a fotógrafos para mostrar cómo era su día a día, por ejemplo un día en la piscina o una fiesta de cumpleaños.

Los reyes Sofía y Juan Carlos votando la Constitución. (EFE)
Los reyes Sofía y Juan Carlos votando la Constitución. (EFE)

En cuanto a los pequeños de la familia, estaban ya entrando en la adolescencia, sobre todo las infantas Elena y Cristina, que ya lucían estilismos juveniles con tacón bajo. En aquella ocasión en el Congreso ocuparon un puesto junto a sus tías, mientras que Felipe, entonces Príncipe de Asturias, se sentó al lado de sus padres. Las dos hermanas ya sabían desde hacía años que su lugar era el de 'segundonas', ya que la ley agnaticia daba preferencia al varón por encima de ellas.

Aún así, la relación entre los tres era maravillosa. Felipe, que tenía entonces 10 años, era el mimado de la familia, el niño de los ojos de la reina Sofía. Este fue un paso más en su papel como heredero de la Corona, e incluso durante uno de los discursos se hizo una referencia a su futuro, algo que él, a su corta edad, pareció no entender y se quedó muy serio, hasta que su padre le puso una mano en la pierna en señal de cariño.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios