Al descubierto los secretos de la duquesa de Braganza, mujer de Dom Duarte
  1. Casas Reales
una mujer siempre discreta

Al descubierto los secretos de la duquesa de Braganza, mujer de Dom Duarte

Isabel de Braganza ha concedido una entrevista en la que aborda cuestiones como la diferencia de edad entre ambos, la vida de sus hijos y su trabajo en el mundo inmobiliario

Foto:  La duquesa de Braganza. (Getty)
La duquesa de Braganza. (Getty)

Si hubiera una palabra que definiera el carácter de Isabel de Herédia, mujer de Dom Duarte, aspirante al trono de Portugal, es 'discreción'. Por eso son particularmente significativas y relevadoras las escasas entrevistas que concede. Ocasiones que nos permiten adentrarnos en una familia que no ha dado ningún escándalo y que transmite una imagen de unión y concordia.

La duquesa de Braganza concedió una entrevista a la periodista Julia Pinheiro en SIC, un canal privado de Portugal, en la que abrió su corazón. Y como las narraciones hay que comenzarlas por el principio, Isabel tuvo unas entrañables palabras para rememorar su infancia en Angola, donde vivió hasta el año de la independencia del país, en 1975. En sus declaraciones se describió como una niña traviesa y, sobre todo, soñadora: "Me arrojé varias veces para ver si volaba. Tenía cuatro o cinco años, así que me partí el brazo en dos ocasiones intentando volar. En aquella época quería ser enfermera, médica y adoraba subirme a los árboles".

Su relación sentimental

Cuando tenía nueve años, su familia emigró a Brasil y se estableció en Sâo Paulo, donde conoció y se enamoró de quien hoy es su marido. Además, allí estudió Administración de Empresas: "Nunca pensé que sería duquesa. Antes de ser pareja fuimos muy amigos. Con 16 años estábamos cenando y dijo algo con lo que no estaba de acuerdo, así que le respondí: 'Señor doctor, lo siento, pero es una estupidez'. Mi madre, que lo oyó, me hubiera matado, pero él afirmó: 'Me parece bien que digas eso, generalemnte la gente me da la razón y después hablan mal de mí a mis espaldas. Al menos eres directa'. Y a partir de ahí nos hicimos aún más amigos".

placeholder Dom Duarte, con los Reyes de España en una imagen de archivo. (Reuters)
Dom Duarte, con los Reyes de España en una imagen de archivo. (Reuters)

Una de las cuestiones que la periodista no quiso pasar por alto es la diferencia de edad, ya que el duque de Braganza tiene 21 años más que ella, pero Isabel de Héredia respondió con mucho sentido común: "No es complicado, si puede que tenga que vivir pocos años con la persona que me gusta, ¿por qué me voy a quedar un montón de años con alguien que no me gusta?". Y aprovechando la ocasión, también deslizó la pregunta de si había tenido más relaciones sentimentales: "Sí, he tenido otros novios", contestó.

Su boda

En ese punto de la entrevista tocó recordar su boda, que tuvo lugar el 13 de mayo de 1995 en el emblemático monasterio de los Jerónimos de Lisboa: "Como cualquier novia, ese día estaba como anestesiada. Sentí una emoción muy grande. Lo único que recuerdo es que cuando llegué a los Jerónimos había una multitud y me impresionó la adhesión que mostraban. Me quedé tan agradecida que pensé que se merecían verme antes que los demás, así que me levanté el velo para saludar a la gente. Después hubo quien dijo que no debería haberlo hecho por el protocolo, pero yo consideré que la ocasión lo merecía".

placeholder El matrimonio, en la boda de Alberto de Mónaco. (EFE)
El matrimonio, en la boda de Alberto de Mónaco. (EFE)

Isabel y Dom Duarte tienen tres hijos, Alfonso de Santa María, María Francisca y Dionisio de Santa María, de los que habló con pasión de madre: "Alfonso es el más parecido a su padre, el más reservado, pero es muy buena persona. Francisca y Dionisio son más relajados". Sobre con quién deberían compartir matrimonio, si deberían pertenece a la realeza o no, lo tiene muy claro: "Hoy en día su universo es muy grande y son todavía muy jóvenes, no están pensando en casarse. Creo que su padre y yo intentamos darles el ejemplo de lo que es un matrimonio feliz, en el que alguna vez u otra puede haber una crisis. No tienen por qué casarse con un príncipe o una princesa, sino con alguien con quien tengan afinidades y tenga una buena formación. Hay príncipes excelentes y príncipes pésimos".

[LEE MÁS: María Francisca de Braganza, la royal de Portugal que no quiere ser famosa]

No se quedó en el tintero hablar sobre su actividad profesional. Isabel quiso enfatizar que es un trabajo como el de cualquier otra persona: "Trabajo en el sector inmobiliario. Cuento con un equipo excelente que me permite no estar en la oficina a todas horas. Me siento realizada profesionalmente, gracias también a las personas que trabajan conmigo. Si estuviera sola, sería mucho más complicado acompañar a Duarte en sus compromisos oficiales"

Como es sabido, en Portugal no hay monarquía desde el año 1910, cuando fue depuesto el último rey, Manuel II, pero Eduardo Pio de Braganza sigue aspirando al trono y cuenta en esta labor con el apoyo de su mujer. Nacido en Suiza, visitó nuestro país vecino por primera vez en los años 50. Hijo de un primo del último monarca, sus tres hijos, nacidos en 1996, 1997 y 1999, respectivamente han seguido llevando su vida con la discreción que han aprendido de sus padres.

Portugal
El redactor recomienda