Logo El Confidencial
GRANDES PÉRDIDAS

Los dos aniversarios más duros para el rey Juan Carlos en solo cuatro días

El 29 de marzo de 1956 falleció su hermano, el infante Alfonso de Borbón, y el 1 de abril de 1993, su padre, don Juan de Borbón

Foto: El rey Juan Carlos, en una imagen de archivo. (Getty)
El rey Juan Carlos, en una imagen de archivo. (Getty)

El rey Juan Carlos, que la semana pasada fue el centro de la actualidad por aparecer con un ojo morado en la presentación de los carteles de la Feria de San Isidro en la plaza de toros de Las Ventas en Madrid, tendrá hoy viernes un recuerdo muy especial para su hermano, el infante Alfonso de Borbón, que fallecía el 29 de marzo de 1956 en la ciudad portuguesa de Estoril, donde la familia real estaba exiliada.

Su muerte se debió a un disparo accidental en su casa, cuando ambos hermanos estaban jugando con un pequeño revólver del calibre 22. Un disparo fortuito que provocó la gran tragedia que ha vivido la Casa Real española. El propio Rey emérito se manifestaba sobre este dramático asunto en el documental 'Yo, Juan Carlos, rey de España': "Alfonsito y yo éramos muy cómplices. Lo quería mucho. Era muy simpático y despierto. Jugaba muy bien al golf. Lo sigo echando mucho de menos".

Don Juan y María de las Mercedes, con sus cuatro hijos. (Getty)
Don Juan y María de las Mercedes, con sus cuatro hijos. (Getty)

En el mismo documental, también hablaba con emoción de la muerte de su padre, don Juan de Borbón, que fallecía el 1 de abril de 1993, en la Clínica Universidad de Navarra en Pamplona, a consecuencia de un cáncer: "Perder a mi padre también fue un momento duro. Era mi aliado más fiel. Le contaba todo. Le enterré como rey porque se lo merecía. Dedicó toda su vida a España y sacrificó su persona por el bien de un país. Esa es la grandeza de este hombre y tuve la suerte de que fuese mi padre".

De izquierda a derecha: Irene, Constantino y Federica de Grecia, don Juan de Borbón, Sofía de Grecia, Juan Carlos de Borbón, el rey Pablo de Grecia y la condesa de Barcelona, en septiembre de 1961. (Getty)
De izquierda a derecha: Irene, Constantino y Federica de Grecia, don Juan de Borbón, Sofía de Grecia, Juan Carlos de Borbón, el rey Pablo de Grecia y la condesa de Barcelona, en septiembre de 1961. (Getty)

El año pasado precisamente se cumplían 25 años de la muerte de don Juan, quien, como bien dice su hijo, hizo un gran sacrificio al renunciar a sus derechos dinásticos para que su hijo llegara al trono. Su muerte llegó tres años después de que le diagnosticaran en el Memorial Hospital de Nueva York un cáncer de laringe que no logró superar. Y, en efecto, fue enterrado con todos los honores de rey en el monasterio de El Escorial, donde también reposan los restos mortales de su hijo, el infante Alfonso, aunque inicialmente fue enterrado en el cementerio de Cascais. Treinta y seis años más tarde, en 1992, se trasladaron al Panteón de Infantes, por expreso deseo de su padre.

La otra gran pérdida para el rey Juan Carlos fue la de su madre, María de las Mercedes, quien falleció el 2 de enero de 2000. Murió de manera inesperada a consecuencia de un infarto en la Residencia Real de La Mareta, en Teguise (Lanzarote), a los 89 años. Igual que su marido y su hijo, está enterrada en El Escorial.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios