Logo El Confidencial
CASA REAL BRITÁNICA

Cuando Harry preocupó (y mucho) al Gobierno y a Palacio: no confiaban en él

En 2012 se le solicitó a Harry que realizara un viaje oficial al Caribe. Por aquel entonces, la fama de playboy y de amante de las fiestas, ya pesaba sobre sus hombros.

Foto: El príncipe Harry en una imagen de archivo. (Reuters)
El príncipe Harry en una imagen de archivo. (Reuters)

En los últimos tiempos estamos acostumbrados a ver a un príncipe Harry centrado, entregado en cuerpo y alma a su pareja, Meghan Markle, a su nuevo papel como padre tras el nacimiento de su hijo Archie, y a su función institucional como miembro de la Casa Real británica.

[LEA MÁS: Baby Sussex, un filón para la economía de su país: hablan los expertos]

Pero Harry no siempre fue así. Su primera gira individual en el extranjero, según ha desvelado el experto en realeza Duncan Larcombe, se convirtió en una fuente de "gran preocupación", ya que los funcionarios del gobierno y el Palacio de Buckingham temían que el Príncipe Harry no pudiera "hacer frente" a algunos de los "aspectos sensibles" que se podían presentar frente a él como representante de la familia Real británica y como representante del Reino Unido en el extranjero.

El príncipe Harry en una imagen de archivo. (EFE)
El príncipe Harry en una imagen de archivo. (EFE)

A principios de 2012 se le solicitó a Harry, que entonces tenía 27 años, que realizara un viaje oficial al Caribe,en el contexto de las celebraciones del Jubileo de Diamante de la Reina Isabel II. Por aquel entonces, la fama de playboy y de amante de las fiestas, ya pesaba sobre los hombros del hermano del príncipe Guillermo.

Tal y como desvela 'Daily Mail', Larcombe, autor del libro sobre la biografía del hijo del príncipe Carlos titulado 'Harry: the inside story', escribió que el viaje "había sido cuidadosamente organizado por el palacio y el Ministerio de Asuntos Exteriores británico". "Cada conversación, apretón de manos y paseo oficial serían examinados para ver si el apodado 'príncipe playboy' sería capaz de llevar a cabo el serio negocio de representar a su país".

El Príncipe Harry durante su viaje a Jamaica en 2012. (EFE)
El Príncipe Harry durante su viaje a Jamaica en 2012. (EFE)

El viaje de Harry a Jamaica poseía un fuerte carácter político, ya que se organizó tras la intención de la primera ministra de este país, Portia Simpson Miller, de convertir a Jamaica en una república. Un paso en falso de Harry podía suponer un gran problema diplomático.

"Detrás de cada aparición de Harry, los funcionarios de Palacio estaban atentos, preocupados por si Harry podría pasar su primera gran gira en solitario sin controversia", apunta Larcombe.

El príncipe Harry saluda a la senadora jamaiquina Sandrea Falconer en el año 2012. (EFE)
El príncipe Harry saluda a la senadora jamaiquina Sandrea Falconer en el año 2012. (EFE)

Además, el experto afirma que una fuente de Palacio le reconoció que "si bien confiábamos en que el encanto y la habilidad natural de Harry frente a la cámara podrían ganarse a las multitudes, hubo una preocupación Real sobre cómo lidiar con los aspectos más sensibles de la gira"." Arrastrar al país a una disputa política o diplomática debido a un comentario o una broma mal programada fue una verdadera preocupación". “Antes de partir, el personal de la Oficina de Relaciones Exteriores informó a Harry de manera exhaustiva y él se tomó estas sesiones muy en serio y formuló muchas preguntas sobre las posibles dificultades que necesitaba evitar. Estaba claramente nervioso por cometer errores". "Harry parecía decidido a hacer que la visita funcionara con éxito".

El resultado fue excepcional. El príncipe Harry cumplió su cometido de la manera más profesional posible.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios