Logo El Confidencial
UNA SITUACIÓN COMPLEJA

Abdalá y Rania, el motivo por el que guardan silencio sobre la fuga de Haya de Jordania

La fuga de la hermana de padre del actual rey jordano ha generado una complicada situación que trasciende los lazos familiares

Foto: Abdalá y Rania de Jordania. (Getty)
Abdalá y Rania de Jordania. (Getty)

Rania de Jordania es muy activa en las redes sociales. Es una 'influencer' en toda regla. Y aunque mandó un aviso a navegantes cuando pidió responsabilidad a los medios de comunicación sobre lo que podía costar o no la ropa que luce, es inevitable que su faceta glamourosa, que la ha convertido en un referente de estilo internacional, eclipse la actividad filantrópica que desarrolla en su agenda individual, al margen del rey Abdalá, quien se reserva las cuestiones de mayor calado. Una de ellas gestionar ahora la complicada situación que se le presenta con la fuga de su hermana Haya, acompañada por sus dos hijos y unos 40 millones de dólares con los que sobrellevar la situación a la que se enfrenta a partir de ahora.

Quizás sus cinco millones y medio de seguidores en Instagram estarán esperando algún mensaje relacionado con el asunto más espinoso al que ha tenido que hacer frente su famillia en los últimos años: el trascendental paso que ha dado su cuñada Haya, a quien separaba una distancia física (casi 2.500 kilómetros hay entre la capital de Jordania y Dubái) y posiblemente también personal, ya que son contadas las ocasiones en las que se las ha visto juntas.

Casada con Mohamed bin Rashid Al Maktum, emir de Dubái, desde el 10 de abril de 2004, su presencia en su país de origen, Jordania, fue más bien testimonial, pero, sin embargo, por su matrimonio, su figura cobró una dimensión enorme en el emirato y en el Reino Unido, donde era una de las presencias más celebradas en las carreras de Ascot, a las que, por razones que ahora parecen evidentes, no asistió este año.

[LEE MÁS: Un embuste en vísperas de Nochevieja, la razón que llevó a Haya a huir de Dubái]

Pese al gran seguimiento mediático que se está haciendo sobre este escándalo, no encontramos ni rastro ni alusión a la situación actual de Haya de Jordania en el perfil de Instagram de su cuñada ni en el oficial de la Casa hachemita, que, sin embargo, sí se dedica a ensalzar las virtudes del príncipe heredero, Hussein de Jordania, quien lleva el nombre de su recordado abuelo, para quien una situación de estas características habría sido terrible a nivel anímico, pues tenía una vinculación afectiva muy estrecha con su hija. No en vano, la princesa sufrió cuando tenía solo tres años la muerte de su madre, en 1977, en un fatídico accidente aéreo.

Como decimos, por la dimensión que está tomando su situación y por los antecedentes (su hijastra Latifa ya había protagonizado un intento de fuga el año pasado), está en el punto de mira de la prensa internacional. Sin embargo, no parece que despierte interés informativo en Jordania o en Dubái, donde se está guardando un significativo silencio sobre un asunto espinoso que trasciende lo estrictamente familiar para convertirse incluso en un conflicto diplomático sobre el que muchos están echando balones fuera y que mientras escribimos estas líneas sigue su propio desarrollo, del que próximamente tendremos noticias.

Así como los medios anglosajones están siguiendo el caso casi al minuto, en Emiratos Árabes, donde se suelen ponderar todos los logros de la familia real jordana, en especial los de la reina Rania y hasta no hace tanto los de la propia Haya de Jordania, han decidido dar la espalda a este conflicto. Por ejemplo, la revista de estilo de vida y moda 'Emirates Woman', que glosaba las virtudes de la más mediática y joven de las mujeres del emir de Dubái, no se ha manifestado al respecto. En medios jordanos como 'The Jordan Times', ' Al Ghad', 'Assabeel', 'Amman Daily News', 'Alrai.com' o 'Amman.net', no parecen apreciar especial interés informativo en que la hermana de su actual rey se haya convertido en una 'princesa a la fuga'.

Portada de la edición digital de 'The Jordan Times' del 4 de julio.
Portada de la edición digital de 'The Jordan Times' del 4 de julio.

Si analizamos el caso en clave internacional, el país más afectado por el asunto es el Reino Unido, donde va a tener lugar la batalla del divorcio. Una guerra que se promete ardua, porque han contratado los servicios de dos abogados de mucho fuste: el emir a Helen Ward, que estuvo detrás de los procesos judiciales de Madonna y Guy Ritchie, y la princesa cuenta con Fiona Shackleton, que lidió con las rupturas del príncipe Carlos y su hermano, el príncipe Andrés. Aunque la discreción está siendo inquebrantable, por lo que está en juego, la mismísima reina Isabel II estaría en una situación incómoda, pues era amiga del rey Hussein I, pero también mantiene una buena relación con el que todavía es el marido de Haya de Jordania.

La propia expresidenta irlandesa y excomisionada de Derechos Humanos de la ONU, Mary Robinson, quien se fotografió el pasado diciembre con la fugada hija del emir para atestiguar que la joven se encontraba en una buena situación, algo que ahora más que nunca se pone en cuestión, se ha visto salpicada por esta controvertida circunstancia. Preguntada sobre si seguía siendo amiga del emir, ha negado la mayor: "No tengo nada más que decir al respecto. Nunca hemos sido amigos, excepto de la princesa Haya, quien sí es mi amiga".

Complicada situación política

Sin embargo, más allá de las cuestiones emocionales o afectivas que entran en la ecuación, el rey Abdalá tiene un serio problema entre manos. Según el analista político Zvi Bar'el, que trabaja para el periódico israelí 'Haaretz' y es especialista en todo lo relacionado con Oriente Medio, la fuga de su hermana es uno más de los problemas con los que tiene que lidiar el monarca hachemita.

"Abdalá, ya preocupado por otro asunto relacionado con su tía, la princesa Basma, cuyo marido está acusado de corrupción, ha tratado de mantener cierta distancia sobre este nido de avispas. Sabe que cualquier manifestación fuera de lugar podría perjudicar al estatus de 200.000 jordanos que trabajan en los Emiratos Árabes, erosionar la ayuda financiera que recibe de este país y agitar los frágiles lazos que existen entre Jordania y los países del Golfo", ha manifestado y pone de relieve las ramificaciones de un conflicto que aún tardará en resolverse.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios