El sospechoso rostro de Rania de Jordania eclipsa sus imágenes más emotivas
  1. Casas Reales
LA REINA DE LA METAMORFOSIS

El sospechoso rostro de Rania de Jordania eclipsa sus imágenes más emotivas

En su reciente visita a la ciudad de Al Mafraq, ha mostrado un rostro algo más hinchado y tirante que en sus anteriores apariciones

Foto: El sospechoso rostro de Rania de Jordania eclipsa sus imágenes más emotivas
El sospechoso rostro de Rania de Jordania eclipsa sus imágenes más emotivas

Tras el pasado encuentro que Abdalá y Rania de Jordania tuvieron con Emmanuel y Brigitte Macron en París, la reina ha seguido con una apretada agenda que la ha llevado a diferentes lugares de su país. Y este lunes se desplazaba hasta Al Mafraq, a 80 kilómetros al norte de Amán, la capital, para inaugurar una sucursal del Centro Cultural Zaha, un centro de formación para niños entre seis y 16 años, que se convirtieron en los grandes protagonistas del día junto a la esposa del rey jordano y que dieron lugar a las imágenes más tiernas de Rania, que aprovecha los actos de este tipo para mostrar su imagen más cariñosa y alejada de los protocolos.

Tras la inauguración del centro, la Reina visitó a algunas beneficiarias del programa de becas, que gracias a pequeños préstamos han podido establecer sus propios negocios. Y las fotografías de los diferentes encuentros de la reina con las ciudadanas no dejan lugar a dudas del cariño que, al menos ellas, tienen a la familia hachemita, ya que no paró de recibir besos, abrazos y palabras de elogio que en algún momento le hicieron emocionarse.

Pero el aspecto de Rania también se convirtió en otro de los protagonistas del día. Y no precisamente por su apropiado vestido, tipo caftán en negro, con bordados típicos del país, sino más bien por el rostro, que parecía algo más hinchado y tirante que en sus últimas apariciones. Una vez más, se despiertan las sospechas de un posible retoque estético, una práctica a la que la reina jordana ha sido muy aficionada desde sus años de juventud, por lo que no sorprendería que se hubiera puesto de nuevo en manos de cirujanos para intentar mejorar su imagen.

Y es que, incluso antes de casarse con el rey Abdalá II de Jordania, Rania ya se preocupaba mucho por su imagen y se sometió a una rinoplastia, pagándosela ella misma gracias a un trabajo que compaginó con sus estudios de Administración en la Universidad de El Cairo. Aquella operación daba el pistoletazo de salida a una 'carrera' estética, optando desde entonces por diferentes tratamientos, como el ácido hialurónico, rellenos vitamínicos o el bótox, con el resultado de un rostro bastante diferente al que tenía cuando se casó con el entonces príncipe heredero.

La reina Rania, en una imagen antigua y en una más reciente. (Getty)
La reina Rania, en una imagen antigua y en una más reciente. (Getty)
Rania de Jordania
El redactor recomienda