Felipe de Edimburgo como Papá Noel: llega 'in extremis' a Sandringham en helicóptero
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL BRITÁNICA

Felipe de Edimburgo como Papá Noel: llega 'in extremis' a Sandringham en helicóptero

El marido de la reina Isabel ha estado hospitalizado cuatro días en Londres, pero ha sido dado de alta esta misma mañana

Foto: Felipe de Edimburgo, en un evento hípico. (EFE)
Felipe de Edimburgo, en un evento hípico. (EFE)

Final feliz para el último ingreso hospitalario de Felipe de Edimburgo. El marido de la reina Isabel, que tiene 98 años, ha permanecido cuatro días ingresado en Londres pero finalmente ha recibido el alta esta misma mañana. Sin perder un momento, el duque ha cogido un helicóptero para llegar a tiempo a las celebraciones propias de estas fechas que tienen lugar en Sandringham, la 'casa de campo' de la familia real británica en Norfolk. Poniéndole un poco de humor, el marido de la reina ha llegado casi como lo hará Santa Claus en la tradición anglosajona esta misma noche.

La noticia de su ingreso saltó a los medios hace cuatro días, justo después de que la soberana británica fuera fotografiada apeándose del tren que la conducía precisamente a Sandringham. La soberana no iba acompañada de su marido, el duque de Edimburgo que permanece alejado de la vida pública desde hace dos años. El motivo de la ausencia del príncipe Felipe se supo más tarde, cuando un comunicado de última hora del Palacio de Buckingham informó de que se encontraba ingresado en un hospital de Londres.

placeholder El príncipe Felipe abandona el hospital rumbo a Sandringham. (EFE)
El príncipe Felipe abandona el hospital rumbo a Sandringham. (EFE)

Según el departamento de prensa de palacio, el duque viajó desde Norfolk hasta el hospital Rey Eduardo VII de Londres la misma mañana que la reina hacía justo el viaje inverso; allí iba a pasar unos días "en observación y recibiendo tratamiento por una afección preexistente". El comunicado también añadía que el ingreso "era una medida de precaución aconsejada por el médico de Su Alteza Real".

Sin información

No ha trascendido mucha más información al respecto. Los cronistas reales británicos aseguraban ya entonces que la situación no revestía gravedad, dado que el duque había entrado por su propio pie en el hospital, aunque en una persona de su edad (98 años) cualquier estancia hospitalaria siempre es motivo de preocupación. Finalmente los dos días iniciales se han convertido en cuatro, pero el duque ha llegado a tiempo para pasar la Nochebuena con el resto de la familia en su 'casa de campo' de Norfolk.

placeholder La reina, el príncipe Guillermo, el príncipe de Gales y el pequeño George, esta Navidad en Buckingham. (EFE)
La reina, el príncipe Guillermo, el príncipe de Gales y el pequeño George, esta Navidad en Buckingham. (EFE)

El duque se encontraba ya en Sandringham esperando la llegada de su esposa para pasar estas fiestas cuando su médico personal le aconsejó que se desplazara a Londres para recibir ese misterioso tratamiento (apenas se le han visto a la salida del hospital los ojos enrojecidos). El hecho de que la reina no hubiera cambiado sus planes y hubiera decidido continuar su viaje parecía una señal de que no se esperaba que el ingreso de Felipe de Edimburgo derivara en algo más serio, como así ha sido.

Lo cierto es que el esposo de la reina Isabel, liberado de su agenda pública desde agosto de 2017, pasa la mayor parte de su tiempo en Sandringham. Allí lleva una vida discreta y fuera del control de los medios. A sus 98 años goza de buena salud, aunque ha sido operado de una cadera y ha sufrido una infección de vejiga.

Isabel II