Logo El Confidencial
CRONOLOGÍA

Así se fraguó la salida de la infanta Cristina de La Caixa: un largo y complejo proceso

Hace un año que la hermana de Felipe VI pidió a la entidad que organizara su marcha para alejarse de España. Desde el caso Nóos ha intentado encontrar un encaje a su vida laboral

Foto: La infanta Cristina, en una imagen de archivo. (EFE)
La infanta Cristina, en una imagen de archivo. (EFE)

El proceso para llegar hasta la salida de la infanta Cristina de La Caixa ha sido largo y complejo. Desde que estallara el caso Nóos, la hermana de Felipe VI ha intentado encajar su vida laboral en la personal y no siempre lo ha logrado con éxito. En el momento en el que su marido, Iñaki Urdangarin, entró en prisión, Cristina de Borbón ha analizado todas las opciones para recomponer su vida. Apartarse del ruido mediático español ha sido la que más le ha encajado.

LEA MÁS: La infanta Cristina dice adiós a La Caixa tras 26 años en la entidad

Por eso, hace un año empezó sus negociaciones con La Caixa para lograr esa salida que en diciembre tomó forma. Fue en una convulsa reunión el 12 de diciembre de 2019, un encuentro entre los patronos de la Fundación Bancaria La Caixa en el que también se aprobó la marcha del director general, Jaume Giró, de la entidad. El gran apoyo de la Infanta en su trabajo se marchaba y ella hacía lo propio.

Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina, en Vitoria estas Navidades de 2019. (EFE)
Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina, en Vitoria estas Navidades de 2019. (EFE)

Dentro de unos meses, el presente laboral de doña Cristina no pasará por España, su principal objetivo. Y eso que han sido muchas las veces que se ha dicho que pensaba volver, incluso instalarse en Madrid con su familia. Nada de eso era cierto y así lo advertían desde su entorno a Vanitatis. La premisa siempre fue clara: “Ella no quiere moverse de Ginebra por nada del mundo”.

"Cristina no se mueve"

Cada vez que algunas informaciones apuntaban a su retorno, lo avisaban: “No, no es verdad, Cristina no se mueve de Ginebra”. Incluso el pasado septiembre, cuando algunos medios apuntaron la posibilidad de que la Infanta se mudara a la capital para estar más cerca de su marido ahora que la semilibertad es posible, las respuestas que logró Vanitatis se alejaban de la teoría.

“Puede que Iñaki pase los días y noches que tenga libres con su familia en Vitoria o incluso podría dormir en casa de algún amigo -señalaron desde su entorno-, pero Cristina no se mueve, está todo muy bien allí, sobre todo para sus hijos, que son la prioridad absoluta de la pareja”.

La infanta Cristina, Iñaki Urdangarin y sus hijos y escoltas detrás. (EFE)
La infanta Cristina, Iñaki Urdangarin y sus hijos y escoltas detrás. (EFE)

En 2018, antes de que Urdangarin ingresara en la cárcel de Brieva, también se especuló con la posibilidad de que la familia se mudara, ya fuera a España, ya a un lugar más cercano que Ginebra. Pero sus amigos insistían. Ella quiere permanecer en Ginebra por encima de todo, sabe que vivir en España sería casi insostenible. "Allí tiene su trabajo de La Caixa y de la Fundación Aga Khan, los niños están tranquilos, así que, si nada lo impide, se quedará allí", dijo a Vanitatis una fuente del círculo íntimo de la Infanta. Fue algo que siempre confirmaban, además, desde el entorno laboral de la hermana de Felipe VI: "No hay cambios previstos".

Mudanza en 2016

El verano de 2016 fue otro de los momentos delicados en la vida del matrimonio, porque ella debía declarar ante el juez. Y también entonces algunos medios informaron sobre una posible mudanza e incluso sobre su salida de La Caixa por presiones del presidente, Isidre Fainé. Nada más lejos de la realidad. Cristina de Borbón considera a Fainé su "segundo padre", tal y como escribió Urdangarin en algunos correos que constan en el sumario, y siempre ha sentido La Caixa como su casa.

Las infantas Elena y Cristina, de paseo por Ginebra. (Getty)
Las infantas Elena y Cristina, de paseo por Ginebra. (Getty)

También se habló de un posible traslado de la familia Urdangarin de Borbón a Lisboa, donde la Fundación Aga Khan compró un palacio para convertirlo en una de las muchas sedes que el trust tiene en el mundo. La compra era cierta, sí, pero la institución nunca pensó en mudarse a la capital portuguesa.

La única vez

Fue esta la única vez en la que se movió ficha. La Casa Real tuvo la propuesta sobre la mesa, tal y como confirmaba Ana Romero en 'El rey ante el espejo' (La Esfera de los Libros), pero se descartó casi de inmediato. No convenía. Así que el polémico matrimonio debía seguir en Ginebra, en paz, tranquilos, como han hecho estos últimos años. “Ella lo dice siempre muy directa, que no quiere mudarse de Ginebra, pero también decía que esperaba que se supiera la verdad y que su marido no ingresara en prisión”, comentan desde su entorno. Allí seguirá la infanta Cristina, en Ginebra, ya desvinculada de La Caixa y, como Penélope, esperando a que su marido vuelva de la odisea carcelaria.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios