A vueltas con la herencia de la infanta Pilar: sus hijos llegan a un acuerdo
  1. Casas Reales
VENTA DE LA CASA FAMILIAR

A vueltas con la herencia de la infanta Pilar: sus hijos llegan a un acuerdo

Los hermanos Gómez-Acebo han puesto por fin la casa de Puerta de Hierro a la venta, tras las reticencias iniciales de Simoneta y Fernando

Foto: La infanta Pilar, en una imagen de archivo. (Cordon Press)
La infanta Pilar, en una imagen de archivo. (Cordon Press)

El pasado 8 de enero fallecía en Madrid la infanta Pilar, hermana mayor del rey Juan Carlos. Lo hacía dejando un holgado patrimonio que había que repartir entre sus cinco hijos. Y los desacuerdos entre los hermanos no tardaban en llegar, como ha confirmado Vanitatis de fuentes cercanas a la familia. Juan, Beltrán y Bruno tenían claro que había que poner en venta la casa familiar de Puerta de Hierro (Madrid), donde se habían criado y habían crecido, hasta que cada uno voló del nido para casarse y formar su propia familia. Mientras, Simoneta y Fernando preferían no venderla, no solo por el valor sentimental, que era mucho, sino, en el caso del más pequeño de los hermanos, porque era donde él mismo vivía desde su separación de la griega Nadia Halamandari.

Finalmente, los hermanos Goméz-Acebo llegaban a un acuerdo con Fernando. Se quedaría en la casa unos meses más mientras tomaran una decisión en firme. Eso sí, él mismo tendría que sufragar los gastos. Y claro, unos meses después, Coco -como le llama la familia- ha comprobado que es una vivienda muy costosa de mantener, por lo que ahora se ha puesto del lado de sus hermanos para poner en venta la casa, cuya valoración podría llegar hasta los 4 millones de euros. Aunque cierto es que no ha salido en el mercado en el mejor momento y que habría que descontar los diferentes impuestos que tengan que pagar por su venta, correspondería un buen pellizco a cada hermano. Una cantidad que alegraría sus respectivas cuentas corrientes, ya que ninguno ha amasado una gran fortuna en estos años.

Los hijos de la infanta Pilar, en su funeral. (EFE)
Los hijos de la infanta Pilar, en su funeral. (EFE)

Algo parecido ha pasado con la casa de Mallorca. El chalé que se construyeron en la urbanización Sol de Mallorca, en la localidad de Calvià, ha sido testigo de los mejores veranos de la familia y de reuniones en las que también han participado la reina Sofía, el rey Juan Carlos y sus tres hijos, además de ser el refugio de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin durante el proceso judicial por el caso Noos. Esta propiedad, que podría alcanzar los 3 millones de euros -otro buen pico para cada hermano- también ha sido puesta en el mercado, según han confirmado recientemente fuentes del entorno familiar a Vanitatis.

Estas dos propiedades son las más importantes que poseía la infanta Pilar, pero no las únicas, ni el único patrimonio que dejó su marido, Luis Gómez-Acebo, a su muerte. De hecho, poco después del fallecimiento de doña Pilar, Beltrán y Simoneta se convertían en administradores de San Jacobo SL, la empresa que gestiona el patrimonio de la familia, de la que la infanta Pilar fue administradora única hasta 2004. A través de San Jacobo, la familia adquiría un piso en la calle Velázquez, una casa de más de 300 metros cuadrados, actualmente destinado a usos profesionales, que aún conservan y que podría alcanzar en el mercado actual los 2,5 millones de euros.

Don Juan Carlos, saliendo de una reunión familiar en la casa de los Gómez-Acebo en Calvià. (EFE)
Don Juan Carlos, saliendo de una reunión familiar en la casa de los Gómez-Acebo en Calvià. (EFE)

Los Gómez-Acebo Borbón manejaron durante años sus inversiones a través de una sicav, Labiernag 2000, de la que decidieron retirarse discretamente a finales de 2012. La infanta era la presidenta y la administradora única, y en el consejo figuraban sus cinco hijos. Hoy esta sicav se ha rebautizado como Gavijosa Finanzas. Los Gómez-Acebo han dejado la visibilidad y buena parte de las acciones a un empresario alicantino, pero tanto la infanta como sus cinco hijos siguen siendo socios de la misma según el Registro Mercantil, a la espera de que se actualicen los datos.

Y a todo esto hay que sumarle la fortuna personal de doña Pilar -procedente en su mayor parte de la herencia millonaria que dejó el conde de Barcelona a sus tres hijos-, además de acciones, varios fondos de pensiones, una pequeña parte de un jardín en Aranjuez que perteneció a Alfonso XIII y muchos recuerdos y joyas familiares de gran valor. Una riqueza que sus cinco hijos manejaban desde hace tiempo y que ahora han heredado de pleno derecho.

Los hermanos Gómez-Acebo, recibiendo el pésame de los Reyes. (EFE)
Los hermanos Gómez-Acebo, recibiendo el pésame de los Reyes. (EFE)
Infanta Pilar Simoneta Gómez-Acebo Fernando Gómez Acebo Bruno Gómez Acebo Beltrán Gómez Acebo
El redactor recomienda