Ernesto de Hannover y sus polémicas más sonadas: alcohol, plantones, peleas...
  1. Casas Reales
SUMA Y SIGUE

Ernesto de Hannover y sus polémicas más sonadas: alcohol, plantones, peleas...

Su último arresto policial es solo el colofón a una lista interminable de comportamientos excesivos y a una personalidad complicada que lo aleja de todo y de todos

Foto: Ernesto de Hannover. (Getty)
Ernesto de Hannover. (Getty)

Los problemas con la policía que Ernesto de Hannover ha tenido en los últimos meses no han sido pocos. El último, esta misma semana, que ha acabado finalmente con su arresto.

Según el diario austriaco 'Kronen', la detención tuvo lugar este mismo lunes, sobre las cinco de la tarde. Una empleada de su casa y su marido lo habían denunciado por coacciones, ya que les había amenazado -siempre presuntamente- con enviarles una banda de matones. También se le acusaba de haber roto una señal de tráfico y una vitrina de la Fundación Duque de Cumberland, hechos por los cuales el juez no tuvo dudas en enviar a Hannover al calabozo.

[LEA MÁS: El suma y sigue de Ernesto de Hannover: detenido por amenazas, daños y coacción]

El pasado mes de julio, otro altercado con la policía trascendió. En aquel caso, al juez le llegaron dos versiones muy distintas de lo ocurrido. Mientras Ernesto de Hannover aseguraba que había sido agredido por policías, estos sostenían que el ex de Carolina de Mónaco les había amenazado con un cuchillo. Ernesto de Hannover agravó su situación inicial unos días después, cuando se acercó a la comisaría con un bate de béisbol con intención de agredir a los dos agentes que habían estado en su casa días antes y lo habían conducido a la unidad de psiquiatría del hospital, donde pasó la noche.

Ernesto de Hannover en una imagen de archivo. (EFE)
Ernesto de Hannover en una imagen de archivo. (EFE)

Desde que el nombre de Ernesto de Hannover comenzara a resonar con más fuerza aún en todos los medios de comunicación a raíz de su relación con Carolina de Mónaco, lo cierto es que la polémica y los comportamientos políticamente incorrectos siempre le han acompañado.

El hecho de que la dinastía de los Grimaldi emparentara con la prestigiosa casa de Hannover, se convirtió en un pastel de lo más jugoso para todos los cronistas reales. Pero mucho más lo empezó a ser el extraño comportamiento de Ernesto.

Ya apuntó maneras cuando, meses antes del enlace, Ernesto se convirtió en noticia por perder un juicio contra un cámara al que había agredido con un paraguas. El comportamiento agresivo de Hannover, llamaba mucho la atención en un entorno real en el que nunca pasa nada fuera de la corrección.

Carolina de Mónaco y Ernesto de Hannover, en 2004. (Getty)
Carolina de Mónaco y Ernesto de Hannover, en 2004. (Getty)

Tras su matrimonio, la pareja vivió diez años de relativa tranquilidad hasta que los excesos de Hannover comenzaron a resultar evidentes y difíciles de tapar. Para la posteridad quedará aquel bochornoso paseíllo en solitario de Carolina de Mónaco en la boda de Felipe VI y Letizia a consecuencia de una resaca que mantuvo en cama a su marido aquel día. Hannover dio plantón a su esposa sin importarle mucho la mala imagen que aquello daba al mundo.

A las situaciones complicadas con su esposa, le han seguido las peleas con sus propios hijos. Con el mayor, Ernesto júnior, no se dirige la palabra desde que el joven decidiera vender al Estado una de las preciadas posesiones de la familia, el castillo de Marienburg. La maniobra hizo montar en cólera a Ernesto sénior, que escribió una carta al Gobierno de la Baja Sajonia para paralizar la transacción, que ahora se está decidiendo de forma legal, en un proceso en el que Carolina de Mónaco, aún casada con el príncipe, tomó partido por su hijastro.

Ernesto de Hannover jr, el día de su boda con Ekaterina Malysheva. (Getty)
Ernesto de Hannover jr, el día de su boda con Ekaterina Malysheva. (Getty)

Meses antes de esta pelea familiar, la prensa alemana ya había dado a conocer el ingreso hospitalario de Ernesto de Hannover en una clínica de Austria a causa de una grave inflamación del páncreas y varias hemorragias internas. Según publicó la revista 'Bunte', en este internamiento tuvieron mucho que ver sus numerosos problemas con el alcohol.

La tensa relación empeoró entre padre e hijo cuando Ernesto Jr. se convirtió en padre hace poco más de un año y medio. Según la publicación alemana 'Bunte', el marido de Carolina de Mónaco se habría negado a reconocer a su nieto como heredero de la casa Hannover y a que llevara su nombre. El pequeño fue llamado Augusto.

Sassa de Osma y Christian de Hannover. (Cordon Press)
Sassa de Osma y Christian de Hannover. (Cordon Press)

A principios de verano, su hijo Christian y Alessandra de Osma se convertían en padres de mellizos. La relación con Christian y Ernesto parecía fluir mejor que la de Ernesto con su hijo mayor. Incluso fue invitado a la boda de la pareja. Pero parece que fue precisamente en este importante evento familiar, donde Ernesto de Hannover actuó de una manera inadecuada. Según apuntaron algunas informaciones, el motivo fue el exceso de alcohol. Aquello distanció a padre e hijo.

El distanciamiento entre Ernesto de Hannover y Alejandra, la hija que tuvo en común con Carolina de Mónaco, también parece evidente. La falta de imágenes gráficas entre Alejandra y su padre en los dos últimos años es evidente, a pesar de los viajes que la joven realiza a Alemania con frecuencia.

Ernesto de Hannover Carolina de Mónaco Polémica
El redactor recomienda