Los números rojos de la 'herencia' de los Gómez-Acebo Borbón
  1. Casas Reales
EMPRESAS

Los números rojos de la 'herencia' de los Gómez-Acebo Borbón

Los hijos de la infanta Pilar han actualizado las cuentas de su sociedad patrimonial, San Jacobo, donde pierden más de 135.000 euros

Foto: Los hermanos Gómez-Acebo Borbón, en el último adiós a su madre, la infanta Pilar. (Getty)
Los hermanos Gómez-Acebo Borbón, en el último adiós a su madre, la infanta Pilar. (Getty)

Desde que falleciera, el pasado mes de enero, los cinco hijos de la infanta Pilar, Simoneta, Bruno, Beltrán, Juan y Fernando, han podido comprobar el cariño que mucha gente mantenía por su madre, una mujer dura de cara a la galería por las circunstancias que le tocó vivir y, sin embargo, muy protectora y cariñosa con los suyos. Hace unas semanas, su hija Simoneta recibía emocionada el Premio de Honor a título póstumo que la revista 'Escaparate' le otorgó a la tía del rey Felipe. Ha sido el primer verano sin la matriarca, momentos duros para los hermanos, que poco a poco van asumiendo la nueva realidad.

Los Gómez-Acebo Borbón llevan un tiempo pasando a limpio los asuntos de su madre y administrando su herencia. Como ya informamos en estas páginas, los hermanos han decidido rentabilizar las propiedades de la infanta, gestionadas principalmente a través de la empresa patrimonial de la familia, San Jacobo SL. Los resultados económicos de la sociedad, que acaban de hacer públicos en el Registro, parecen darles la razón en que lo más ventajoso sería vender.

San Jacobo tiene por objeto "la compraventa y alquiler de inmuebles y terrenos por cuenta propia y la administración, gestión y desarrollo del propio patrimonio", y cuenta con un activo de 1.205.000 euros. En 2019, ha registrado unas pérdidas de 135.822,53 euros, lo que imita el comportamiento de la entidad en 2018, cuando perdió más de 165.000 euros.

Luis Gómez-Acebo y Pilar de Borbón, con sus cinco hijos. (Getty)
Luis Gómez-Acebo y Pilar de Borbón, con sus cinco hijos. (Getty)

Además, la empresa reconoce que la Agencia Tributaria ha puesto el foco sobre ella: "Tal y como mencionábamos en la Memoria relativa a las Cuentas Anuales del ejercicio 2018, a cierre del ejercicio 2017, la Sociedad estaba pendiente de la finalización de las actuaciones de inspección llevadas a cabo por la Agencia Tributaria y relativas al Impuesto sobre Sociedades (IS) e Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) de los ejercicios 2012 y 2013. Con fecha 12 de abril de 2018, y mediante la incoacción del acta de disconformidad, finaliza la inspección fiscal relativa a los ejercicios 2012 y 2013, procediendo la Sociedad a la interposición de recurso ante el TEARM [sic]. Con la presentación del IS (Modelo 200) del ejercicio 2018, la Sociedad procedió al ajuste de las Bases Imponibles Negativas (BINS) de ejercicios anteriores de acuerdo con el criterio de la Administración".

La entidad matiza que no tiene 'miedo' a estas inspecciones. "El Órgano de Administración estima que cualquier pasivo fiscal adicional que pudiera ponerse de manifiesto como consecuencia de una eventual inspección, no tendrá un efecto significativo en las Cuentas Anuales tomadas en su conjunto", se lee en su informe de cuentas anuales.

Los cinco toman las riendas

Ese órgano de administración está formado desde hace pocos meses por los cinco hermanos Gómez-Acebo Borbón. Con el fin de estar todos legalmente representados en esta sociedad que representa la herencia de su madre, los hermanos llevaron a cabo el trámite el pasado verano. Cuando falleció la infanta Pilar, fueron Simoneta y Beltrán quienes tomaron las riendas de la empresa convirtiéndose en administradores solidarios. Pero a principios de julio se creó un consejo de administración en el que figuraban por primera vez todos los hermanos. La nueva estructura empresarial situaba a Simoneta Gómez-Acebo como presidenta de la entidad, y a Juan, Fernando, Beltrán y Bruno, como consejeros. Además, dieron entrada como secretario a uno de sus primos hermanos más queridos, Alejandro Fernández de Araoz Gómez-Acebo. Era un movimiento lógico, según un experto consultado, sobre todo de cara a la futura venta de las propiedades que se engloban en San Jacobo: "Para determinadas actuaciones es imprescindible el acuerdo previo del consejo. Por ejemplo, para comparecer ante notario y firmar una escritura, además de para otras decisiones burocráticas".

El rey Felipe saluda cariñosamente a su prima Simoneta, en el último adiós a la infanta Pilar. (EFE)
El rey Felipe saluda cariñosamente a su prima Simoneta, en el último adiós a la infanta Pilar. (EFE)

La mayor parte de las propiedades de la estirpe se gestionan a través de esta sociedad que Luis Gómez-Acebo, el marido de la infanta, constituyó en 1967. Pilar de Borbón era administradora única desde el año 2004. Seis años después de quedarse viuda, en 1997, la empresa adquirió un piso de más de 300 metros cuadrados en la calle Velázquez de Madrid, en plena milla de oro, que está destinado a usos profesionales.

El origen

En 1999, San Jacobo adquirió una parcela de 1.200 metros cuadrados en Calviá, dentro de la urbanización Sol de Mallorca, donde luego se construyó un chalé de veraneo para la familia. Ese mismo año, 1999, San Jacobo también adquirió un pequeño piso en la calle Mayor de Madrid del que se deshicieron después. La mansión madrileña donde la infanta Pilar y Luis Gómez-Acebo construyeron su hogar, una gran casa en la zona de Puerta de Hierro que supera los 1.000 metros cuadrados y se asienta sobre una parcela de 2.400 metros cuadrados, también se encuentra dentro de la patrimonial.

El origen del dinero familiar procede de dos fuentes. Una, la herencia que la infanta recibió de su padre, don Juan, y que destapó 'El Mundo'. El conde de Barcelona dejó a sus hijos tres cuentas en Suiza con unos saldos totales de 7.955.775 francos suizos (728,75 millones de pesetas al cambio de entonces). De estos, doña Pilar recibió 131,4 millones (de entonces) que fueron enviados a JP Morgan, en Nueva York.

Doña Pilar y Luis Gómez-Acebo, con el pequeño Beltrán en brazos. (Getty)
Doña Pilar y Luis Gómez-Acebo, con el pequeño Beltrán en brazos. (Getty)

Además, Luis Gómez-Acebo era un hombre muy inteligente y hábil en los negocios. El padre de los cinco hermanos Gómez-Acebo Borbón falleció en 1991 víctima de un cáncer linfático. Luis era el cuarto hijo del banquero Jaime Gómez-Acebo y de la marquesa de Deleitosa. Fue asesor de diversas sociedades financieras, estuvo vinculado al negocio del petróleo, a la firma americana de cazatalentos Korn Ferry y fue secretario general de la cementera Asland. Será recordado, sobre todo, por su papel decisivo a la hora de traer a España la colección Thyssen.

Los hijos de la infanta manejaban el dinero familiar ya desde hace tiempo. Además de las acciones, de las propiedades de la patrimonial San Jacobo y de una dieciochoava parte de un jardín en Aranjuez que comparten con toda la parentela borbona, la infanta tenía varios fondos de pensiones, joyas familiares como la tiara de zafiros y otros recuerdos imposibles de cuantificar.

Simoneta Gómez-Acebo Fernando Gómez Acebo Bruno Gómez Acebo Beltrán Gómez Acebo Infanta Pilar