La desesperada petición de la supuesta hija secreta de Alberto de Mónaco
  1. Casas Reales
EL 'PADRE' DE EUROPA

La desesperada petición de la supuesta hija secreta de Alberto de Mónaco

El proceso judicial para aclarar si el príncipe es el padre de una joven brasileña sigue su curso, pero ella está haciendo todo lo que está en su mano para que la reconozca

placeholder Foto: El príncipe Alberto, en una imagen de archivo. (EFE)
El príncipe Alberto, en una imagen de archivo. (EFE)

El pasado 24 de septiembre, Alberto de Mónaco recibía una carta en su oficina del palacio Grimaldi, pero no era como las que los miembros de su equipo suelen abrir diariamente. Se trataba de una carta escrita por una joven brasileña de 15 años que afirma ser su hija. Unas desgarradoras palabras, según la revista alemana 'Bunte', en las que pedía al príncipe que cumpliera con sus deberes paternales. La chica seguía así la misma estrategia que, en su momento, sirvió para que reconociera, hace ya unos años, a Jazmin Grace, hoy en día una más de la familia Grimaldi.

Pero de momento los intentos para que Alberto reconozca la paternidad de la niña no están dando sus frutos. Fue hace ya unos meses cuando supimos que una mujer brasileña aseguraba que el príncipe era el padre de su hija, de 15 años. Según los papeles presentados por su abogado en la corte de Milán, donde vive la supuesta madre, se habían conocido en Río de Janeiro en 2004, siendo él aún heredero, pero sin que ella supiera en absoluto de quién se trataba. Su relación duró unas semanas y él fue informado tanto del embarazo como del nacimiento de la niña, de los que se desentendió completamente, siempre según la versión de la demandante.

placeholder El príncipe Alberto, en una imagen reciente. (EFE)
El príncipe Alberto, en una imagen reciente. (EFE)

El primer paso que dio el abogado de la mujer, Erich Grimaldi -casualidades de la vida, lleva el mismo apellido que la familia monegasca-, fue escribir una carta confindencial al soberano, que fue respondida por su abogado, Therry Lacoste, en la que afirmaba que las acusaciones eran ridículas y su petición no era más que un chantaje. El siguiente paso fue solicitar formalmente una prueba de ADN, a lo que tampoco hubo respuesta. Así que, además de presentar la demanda pertinente en la corte de Milán, la que afirma ser su hija no ha dudado en escribir directamente al príncipe Alberto para intentar dar un golpe de efecto y conseguir que se haga cargo de ella.

Pero parece que al soberano de Mónaco no le preocupa demasiado que se abra un proceso judicial, ya que todo indica que está más que seguro de que no es el padre de esta joven brasileña. De hecho, no sería la primera vez que, ante la duda, se somete a una prueba de ADN en una situación parecida. Fue en 1992, cuando quiso pasar por el laboratorio para demostrar que no era el padre de un joven alemán que decía ser su hijo, mientras que con Jazmin Grace y Alexander no tuvo mucha opción y tuvo que reconocerlos públicamente como sus hijos. Y aunque ninguno de los dos está en la línea de sucesión al trono monegasco, ahora son dos más de la familia y disfrutan de los lujos y privilegios de ser un Grimaldi.

placeholder Alberto de Mónaco y su hija Jazmin. (Reuters)
Alberto de Mónaco y su hija Jazmin. (Reuters)
Alberto de Mónaco
El redactor recomienda