La infanta Cristina e Irene Urdangarin, invitadas a la boda de Philippos de Grecia y Nina Flohr
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL ESPAÑOLA

La infanta Cristina e Irene Urdangarin, invitadas a la boda de Philippos de Grecia y Nina Flohr

Madre e hija no quisieron faltar a las nupcias de Philippos, primo hermano de la Infanta, y fueron los únicos miembros de la familia que acudieron

placeholder Foto: La infanta Cristina e Irene Urdangarin. (Cordon Press)
La infanta Cristina e Irene Urdangarin. (Cordon Press)

El mítico hotel Badrutt's Palace de St. Moritz fue testigo el pasado sábado de una boda real: la del príncipe Phillippos de Grecia y Nina Flohr. Él es hijo de los reyes Constantino y Ana María, y por lo tanto sobrino de la reina Sofía, mientras que ella es hija del dueño de la compañía aérea VistaJet. Un enlace de dos grandes familias que contó con presencia española: la de la infanta Cristina e Irene Urdangarin.

Madre e hija no quisieron faltar a las nupcias de Philippos, primo hermano de la Infanta, y fueron los únicos miembros de la familia que acudieron, tal como publica la revista '¡Hola!', quizás porque al celebrarse en Suiza y ellas residir en Ginebra les quedaba más cerca. Pero del resto de los Borbón ni rastro. Ni la reina Sofía, tan unida siempre a los Grecia, ni la infanta Elena, ni, por supuesto, don Felipe y doña Letizia.

placeholder Boda de Nina Flohr y Philippos de Grecia. (Instagram)
Boda de Nina Flohr y Philippos de Grecia. (Instagram)

Es 'vox populi' que la Reina española no se lleva demasiado bien con su familia política, sobre todo después de que Marie-Chantal, cuñada del novio, se posicionara públicamente a favor de doña Sofía tras el rifirrafe en la catedral de Palma. "Ha enseñado su verdadera cara", fue lo que escribió la princesa en Twitter tras ver las imágenes, unas palabras que no sentaron nada bien al matrimonio Borbón Ortiz.

Aunque en el enlace propiamente dicho, celebrado de forma civil en uno de los salones, solo pudieron estar los padres de los novios, el rey Constantino y Thomas Flohr, quienes actuaron como padrinos, después sí hubo una celebración de la familia real griega al completo, a la que la Infanta e Irene, de 15 años, se unieron. Ambas llegaron, como el resto de invitados, en aviones fletados por la aerolínea de la novia.

En esa fiesta estuvieron los reyes de Grecia -él en silla de ruedas, aunque muy feliz-, el príncipe Pablo y Marie-Chantal con sus cinco hijos, la princesa Alexia y Carlos Morales, el príncipe Nicolás y Tatiana Blatnik, y la princesa Theodora, quien será la protagonista de la próxima boda real.

Infanta Cristina Irene Urdangarin
El redactor recomienda