Amalia ya es princesa de Orange: así ha sido su primer acto oficial como heredera
  1. Casas Reales
PRINCESA DE ORANGE

Amalia ya es princesa de Orange: así ha sido su primer acto oficial como heredera

La hija de los reyes Guillermo y Máxima ya es, por derecho, miembro del Consejo de Estado, ante el que el monarca la ha presentado con la reina como testigo de excepción

Foto: La princesa Amalia, durante su primer discurso oficial. (EFE)
La princesa Amalia, durante su primer discurso oficial. (EFE)

Este 8 de diciembre ha sido histórico para la hija mayor de los reyes Guillermo y Máxima de Holanda. Tras cumplir este martes la mayoría de edad, se extiende ante ella un camino institucional del que este miércoles ha dado el primer paso. Así, ya se puede decir que Amalia es princesa de Orange -el título que corresponde al primogénito del rey neerlandés- y ha afrontado su primer acto oficial como heredera. Una cita que ha tenido lugar en el palacio Kneuterdijk en La Haya, atestado de gente en los alrededores para poder vivir la especial jornada junto a ella.

La protagonista del día, acompañada de sus padres, ha llegado al palacio Kneuterdijk diez minutos antes de las dos de la tarde, la hora prevista en la que daba comienzo el acto. En él, el rey Guillermo Alejandro, como presidente del Consejo de Estado -un puesto solo simbólico-, ha presentado a su nuevo miembro, en este caso Amalia, un puesto al que la heredera tiene derecho en el momento que cumple la mayoría de edad, tal y como marca el artículo 74 de la Constitución de los Países Bajos. Eso sí, como en el caso de sus padres, su cargo es solo simbólico y no tiene poder de decisión, ya que eso recae sobre el vicepresidente, Thom de Graaf.

placeholder La princesa Amalia, a su llegada a la cita junto a los Reyes. (EFE)
La princesa Amalia, a su llegada a la cita junto a los Reyes. (EFE)

Y desde que llegaba, se notaban los nervios de la heredera. Además de que sus altísimos tacones no ayudaban precisamente a que caminara con soltura, el brazo de su padre le ha servido para tener ese punto de seguridad que necesitaba. No podía disimular su intranquilidad, que se notaba en los movimientos que hacía con su chaqueta, sin sabe muy bien qué hacer con ella y dónde colocarla, o en la necesidad que tenía de apoyarse en el rey Guillermo, con quien también ha entrado al Salón de Baile de Kneuterdijk para que diera comienzo la ceremonia.

Pero curiosamente, todos esos nervios se aplacaban en el momento de dar su primer discurso público, un momento por el que ya habían pasado otras herederas. El monarca hacía una pequeña presentación, antes de dar paso a su heredera, que llevaba su discurso preparado en una carpeta. Con mucha tranquilidad, mirando alternativamente a los miembros del Consejo de Estado y a sus padres, se ha mostrado muy segura y calmada. Y, aunque miraba también de vez en cuando los papeles, se notaba que había trabajado mucho para que nada pudiera fallar en este momento histórico, ya que se trataba de su primer discurso oficial.

placeholder La reunión del Consejo de Estado, con Amalia como nuevo miembro. (EFE)
La reunión del Consejo de Estado, con Amalia como nuevo miembro. (EFE)

Tras ella, tomaba la palabra el vicepresidente del Consejo de Estado, Thom de Graaf, quien, como decíamos, tiene todo el peso de las decisiones que se toman en este órgano. Un discurso cercano, que ha hecho sonreír a la nueva princesa de Orange en más de una ocasión y con el que se daba por terminado este acto, el primero institucional en la vida de Amalia de Holanda. Ha sido muy breve y protocolario, pero muy significativo para su vida oficial, que de momento, no será demasiado intensa, ya que tanto ella como sus padres quieren que se centre en los estudios y termine de formarse académicamente antes de afrontar ningún tipo de función pública. De ahí que Amalia decidiera renunciar, por el momento, a la asignación que le hubiera correspondido al cumplir la mayoría de edad.

Venía después un pequeño posado para la prensa en los jardines del palacio Kneuterdijk, un nuevo momento para comprobar que Amalia no estaba nada segura con los stilettos que había elegido para la cita, puesto que también tenía que apoyarse en el brazo de Thom de Graaf para bajar las escalerillas hasta el jardín. Como es tradición, se había plantado un árbol para conmemorar el momento, por lo que, stilettos incluidos, la princesa de Orange ha tenido que agarrar la pala y echar tierra de forma simbólica para así dar por zanjado este histórico acto, que terminaba con la heredera ofreciendo unas pequeñas declaraciones junto a los reyes, de nuevo en el interior del palacio.

placeholder La princesa Amalia, del brazo de su padre. (EFE)
La princesa Amalia, del brazo de su padre. (EFE)

Una a una, Amalia ha ido respondiendo a las preguntas de los periodistas seleccionados para este encuentro que, por turnos, iban accediendo a la sala donde tenía lugar esta comparecencia ante los medios. Ella era la absoluta protagonista, no había preguntas ni para Guillermo ni para Máxima, que no podían ocultar su orgullo, mirándo a su hija con una enorme sonrisa y emocionados por el momento histórico que estaban viviendo.

El look de Amalia

Precisamente, estos tacones que le han dado tantos problemas formaban parte de un look absolutamente fiel al estilo de Amalia. De hecho, no es un vestido del todo desconocido. Es el mismo diseño que escogía para tres de las seis fotografías oficiales que se distribuían con motivo de su 18º cumpleaños, aunque con un estampado diferente. Hablamos de un vestido con escote en uve tipo wrap, manga corta y falda de varias capas con largo midi. Una vez más, la princesa ha querido apostar por la moda nacional, escogiendo una vez la firma LaDress.

Amalia de Holanda
El redactor recomienda