Logo El Confidencial
cumplía 77 años esta semana

Claudia Cardinale, las curvas que volvieron loco a todo el mundo

Nació en Túnez y empezó su carrera gracias a un concurso de belleza que ganó en su tierra natal. Sin embargo, no lo tenía especialmente fácil para llegar lejos: ya había muchas como ella

Voz ronca pero sensual. Si hubiese que buscar a un responsable de sacar a flote la carrera de Claudia Cardinale, que esta semana ha cumplido 77 años, ese sería el mismísimo Federico Fellini. Fue el legendario director el que dejó de doblar a la actriz para mostrar al mundo que el timbre que emanaba de su boca hacía tanto o más sexy sus curvas. Aunque conociesen su verdadera voz, pocos saben que nació en Túnez y que empezó su carrera gracias a un concurso de belleza que ganó en su tierra natal. Sin embargo, no lo tenía especialmente fácil para llegar lejos: tras ser descubierta por el productor Franco Cristaldi, que acabaría siendo su marido, no sólo era su voz la que le impedía alcanzar la cumbre, sino también la cantidad de sex symbols italianos con los que no podía competir: de Gina Lollobrigida a Sofía Loren, que llevaban años siendo referentes del erotismo made in Italy.

Su talento fue suficiente. No hubo problema para alcanzar el éxito en cuanto apareció en películas como Rocco y sus hermanos o El gatopardo. Antes de convertirse en un icono sexual, había sufrido varios envites en su vida. El más grave de todos ellos fue una violación cuando tan sólo tenía 17 años. Lo único positivo que obtuvo de aquel hecho deplorable fue a su hijo Patrizio, que nació fruto de aquello. Poco después, y siendo aún muy joven, su héroe, su salvador ante las situaciones desagradables que había tenido que afrontar fue el propio Cristaldi, que adoptó a su hijo y se casó con ella.

La actriz en el Festival de Venecia de 1967 (Gtres)
La actriz en el Festival de Venecia de 1967 (Gtres)

Pese a que la clave de su carrera fue su sex appeal, Cardinale era una estrella conservadora: nunca luchó por triunfar en el cine norteamericano, reconocía su mal inglés y sólo cintas hollywoodienses de cierta envergadura como El fabuloso mundo del circo, que se rodó en España, fueron aceptadas como buenas por su agente para que ella participase. España fue un país que acogió con gusto sus formas redondeadas y sus enormes ojos oscuros, ya que aquí también rodó Las petroleras, inenarrable western que mezclaba entre su reparto nombres tan dispares e imposibles de unir como Brigitte Bardot y José Luis López Vázquez.

Caritativa y sincera

Cardinale en Marzo de 2015 (Gtres)
Cardinale en Marzo de 2015 (Gtres)

A finales de los 60, Cardinale ya empezaba a volar libre. Ni las decisiones de su marido a la hora de elegir película eran perfectas ni su relación con él tampoco. Quizá por eso, la actriz contó recientemente, en una autobiografía, que Marlon Brando le tiró los tejos durante una de sus visitas a Roma en 1967 y ella se arrepintió de no seguirle el juego.

Su unión con el productor ya estaba tambaleándose por aquel entonces. Sólo pasarían unos años más para que se casase con Pasquale Squitieri, con el que comenzó una relación en 1975 y con el cual tuvo a su segunda hija. Desde que se convirtiese más en mito que en actriz, su activismo ha alcanzado cotas considerables. Sin llegar a la defensa enfervorizada de los animales de la que hace gala Brigitte Bardot, lo suyo es el activismo en favor de los gays, que forman parte mayoritaria de su público.

A su edad, Cardinale ha quedado como una de esas estrellas que ‘calentaron’ el panorama social de Europa cuando el sexo no era algo omnipresente y los espectadores sólo podían atisbarlo en el cine, delante de una figura rotunda y una voz llena de erotismo.

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios