Logo El Confidencial
"Shame, shame!"

'Juego de tronos': Lena Headey (Cersei), fantasmas, grillos y un pequeño amigo

Odiada por unanimidad por los fans a causa de su malvado personaje en la serie, la imagen real de la actriz no puede estar más alejada de su versión televisiva en Poniente

Foto:  Lena Headey. (Getty)
Lena Headey. (Getty)

"Han sido ocho años increíbles. Recuerdo como si fuera ayer que empezamos a rodar en Escocia, con los bebes Sophie, Maisie y Issac. Ahora están tan grandes...". Con esas palabras describía Lena Headey, la malvada reina Cersei Lannister, sus ocho temporadas en la serie más popular de todos los tiempos, 'Juego de tronos'.

Aunque nació en 1973 en Hamilton, Bermudas, su familia se mudó a Inglaterra cuando ella tenía cinco años. A los 17, su interpretación en una función escolar llamó la atención de un agente que le consiguió su primer papel en la película 'El país del agua', junto a Jeremy Irons y Ethan Hawke.

Cersei Lannister. (HBO)
Cersei Lannister. (HBO)

Tras rodar 'Lo que queda del día' o 'El juego de Ripley', Headey se hizo famosa en 2006 como la reina Gorgo de '300'. En 2008 tomó el relevo de Linda Hamilton en la versión televisiva de 'Terminator: Las crónicas de Sarah Connor', un papel que luego interpretaría en el cine su compañera en la serie Emilia Clarke.

[LEER MÁS: Cersei Lannister ('Juego de tronos') come grillos en España: te contamos por qué]

El icónico papel de Cersei en cambio tiene que agradecérselo en gran parte a su hermano en la serie, Peter Dinklage (Tyrion), buen amigo suyo que la recomendó para una audición a los showrunners de 'Juego de tronos', D.B. Weiss y David Benioff. Impresionarles con su talento ya fue asunto suyo.

Como muchos de sus compañeros de reparto, Lena es fan de los tatus. (Getty)
Como muchos de sus compañeros de reparto, Lena es fan de los tatus. (Getty)

Animalista, vegetariana y fiel defensora de los derechos LGBTQI+, Headey se considera una persona muy tímida y no se siente nada cómoda con la fama que conlleva su estatus de estrella de la televisión. Otro dato curioso sobre ella es que asegura ser capaz de ver fantasmas desde que era pequeña.

La actriz ha manifestado que el odio que sienten los fans por su personaje se ha trasladado en ocasiones a la vida real y han llegado a insultarla por la calle. Además, en alguna firma de autógrafos, han llegado a quitarle los libros de las manos para que no toque sus preciados volúmenes de 'Canción de hielo y fuego', la saga de George R. R. Martin en la que se basa la serie.

Más tranquila aunque muy curiosa fue su experiencia en nuestro país junto a Bears Grylls, con el que grabó un episodio de 'Famosos en peligro con Bear Grylls'. Junto a él recorrió diferentes paisajes como el embalse de Canelles o la Muralla China de Finestres del Pirineo aragonés. La actriz cruzó montañas espectaculares (y peligrosas), descendió en rápel y hasta comió grillos para desayunar.

[LEER MÁS. 'Juego de tronos': Sophie Turner (Sansa), la mutante fan de las salchichas y los spoilers]

Pero más agitada incluso que esa grabación ha sido su vida sentimental. Con su exmarido, el músico Peter Loughran, mantuvo toda una batalla campal. Este la llevó varias veces a juicio y libró una lucha encarnizada para hacerse con la custodia de su hijo. La actriz dilapidó sus ahorros defendiendo sus derechos e incluso estuvo cerca de la bancarrota cuando el juez decidió bloquear sus cuentas hasta que se decidiese un acuerdo de divorcio definitivo.

Otra relación conflictiva la vivió con Jerome Flynn, que interpreta a Bronn en 'Juego de tronos'. La cosa acabó tan mal que el equipo de la serie ha tratado por todos los medios de que los actores no coincidan en la misma escena.

Más sosegada y feliz es ahora su situación amorosa. Tiene una hija de dos años con el director Dan Cadan, que comenzó como asistente de Guy Ritchie, y con el que se casó el verano pasado.

Celebrities
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios