Logo El Confidencial
FALLECIMIENTO

Muere Jacques Chirac, el presidente que amaba (y mucho) a las mujeres

Su vida privada está salpicada de aventuras amorosas y sexuales. Su viuda, Bernadette, siempre supo que su marido le era infiel e intervino contra alguna de sus amantes

Foto: Bernadette y Jacques Chirac. (Reuters)
Bernadette y Jacques Chirac. (Reuters)

Cuando dicen que el mundo es un pañuelo, podrían citar la historia de Jacques Chirac, fallecido este jueves tras años padeciendo demencia. El expresidente francés tuvo una vida larga y compleja, sobre todo en lo que a amores se refiere, y el final de sus días los pasó rodeado de la casualidad. La mujer a la que renunció por llegar a lo más alto en política terminó casada con un médico que ha sido quien le ha tratado en sus últimos meses de vida.

LEA MÁS: La esposa de Chirac se solidariza con Valérie ante las infidelidades de Hollande

Chirac nunca se divorció de Bernadette, su viuda, a pesar de que estuvo a punto de hacerlo cuando era primer ministro de Valéry Giscard D’Estaing. Renunció al amor de su vida, según la última biografía publicada, por hambre de poder.

Bernadette y Jacques Chirac. (Reuters)
Bernadette y Jacques Chirac. (Reuters)

Jacqueline Chabridon, 79 años en la actualidad, fue una periodista de izquierdas en ‘Le Figaro’ que mantuvo una relación con el expresidente durante dos años mientras estaba casado. No fue su única amante, de eso han dado cuenta decenas de libros, pero sí la única que hizo tambalear la carrera política del francés.

¿Un divorciado en el Elíseo?

Casado desde 1956 y con dos hijos, Chirac y Chabridon eran jóvenes cuando mantuvieron la relación, en la década de los 70, años en los que un hombre divorciado no hubiera llegado jamás al Elíseo. Así se lo hicieron saber a Chirac sus asesores, quienes se encargaron también de romper la relación extramatrimonial en su lugar. Una despedida a la francesa.

La historia salió a la luz en 2016, en la biografía realizada por Laureline Dupont y Pauline de Saint Remy titulada ‘Jacques & Jacqueline’. Y apareció casi al mismo tiempo en el que Francia se entretenía con las cartas privadas de los amoríos de otro expresidente: François Mitterand, también símbolo francés, vivió una doble vida durante tres décadas. El exmandatario estuvo enamorado de Anne Pingeot, a quien conoció cuando él tenía 46 y ella 19 años. De su relación nació Mazarine, descubierta por el público en 1994, por un artículo de 'Paris Match'. La revista contó que la hija del presidente vivía incluso en el Elíseo.

Jacques Chirac y Bill Clinton. (Reuters)
Jacques Chirac y Bill Clinton. (Reuters)

La historia de Chirac fue más discreta, aunque Bernadette, la mujer del político desde sus años de universidad, conocía todos los desmanes amorosos de su marido. Según esta última biografía, la historia de Chabridon alarmó a la ex primera dama porque vio que peligraba su estatus y su vida conyugal. De buena familia, rica y formada en las mejores universidades parisinas, Bernadette era una suerte de Hilary Clinton sin aspiraciones políticas personales. Todo el poder que pudo amasar lo hizo a través de la carrera de su marido. Perderle a él suponía perderlo todo.

Ella lo paró

Así que fue ‘madame Chirac’ quien se puso manos a la obra y trabajó codo con codo con los asesores de su marido para que pusiera punto y final a una historia de amor que podría acabar con sus aspiraciones políticas. Que, bueno, eran las de su marido.

Pero la vida es bromista a veces y el mundo, decíamos aludiendo al tópico, es un pañuelo. Sí, Jacqueline y Jacques se separaron, y la periodista se casó con un prestigioso médico. Su marido es el neurólogo Olivier Lyon-Caen, quien acabó en el equipo de especialistas que ha tratado al expresidente en los últimos años de su enfermedad.

Jacques Chirac. (Reuters)
Jacques Chirac. (Reuters)

Apodado ‘monsieur tres minutos’ por su brevedad en los encuentros sexuales (tres minutos ducha incluida, decían), son muchos quienes han sacado partido de la querencia de Chirac por las mujeres. Incluso su chófer, Jean Claude Laumond, contó anécdotas curiosas en ‘Veinticinco años con él’. Provocador en el lenguaje, Laumond se preguntaba si al expresidente le daba tiempo de meterse la camisa en el pantalón entre escarceo y escarceo.

Bernadette, entre víctima y cómplice

La periodista de ‘Le Monde’ Beatrice Gurrey publicó en 2015 ‘Los Chirac, los secretos de un clan’, donde daba cuenta de la soledad de Bernadette ante las correrías de su marido. Incluso recuerda que cuando Lady Di murió en París, la esposa del entonces presidente veló el cadáver sola durante horas porque nadie sabía por dónde andaba el mandatario.

La lista de supuestas amantes de Chirac es larga e incluye a la citada periodista, a otra de AFP, a Claudia Cardinale, a Marlène Jobert, a Cathy Rosier, a Brigitte Bardot y a Sylvia Kristel. “Pues claro que he sido celosa. Había motivos, oiga”, respondía Bernadette en un libro-entrevista cuando le preguntaban por su marido. “Le advertí varias veces: el día en que Napoleón abandonó a Josefina, lo perdió todo”.

Celebrities
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios