Katie Price ha tenido que internar a su hijo por miedo a no poder controlar sus ataques
  1. Celebrities
sufre displasia septo-óptica

Katie Price ha tenido que internar a su hijo por miedo a no poder controlar sus ataques

"Necesito conseguirle la ayuda que se merece", asegura la modelo tras tomar esta "desgarradora" decisión

placeholder Foto:  Katie Price. (Getty)
Katie Price. (Getty)

La que fuera popular modelo británica Katie Price acaba de anunciar que ha tomado la difícil decisión de internar a tiempo completo a Harvey, el hijo que tuvo con el exfutbolista Dwight Yorke, debido a sus graves y numerosos problemas de salud.

Según informa la prensa inglesa, Harvey –que ahora tiene 18 años– vivirá en un internado hasta los 25 y su madre cree que esta medida es vital para su futuro bienestar, ya que con su casi 1,90 metros de altura y 180 kilos de peso, no se ve capaz de controlarlo si sufre algún tipo de ataque.

El joven nació con displasia septo-óptica, un trastorno poco común del desarrollo embrionario que consiste en la hipoplasia de uno o ambos nervios ópticos, además se encuentra en el espectro autista, es parcialmente ciego, gana peso fácilmente porque sufre el síndrome de Prader-Willi y tiene dificultades de movilidad.

placeholder  Katie y Harvey. (Getty)
Katie y Harvey. (Getty)

Katie Price aseguró a 'The Sun' que "es muy duro pensar que no lo veré todos los días, pero esto es lo mejor para Harvey y tenemos que pensar positivamente porque no quiero que crea que me estoy deshaciendo de él".

La estrella televisiva afirmó que este nuevo capítulo en la vida de su hijo le dará la oportunidad de tener una vida tan independiente como sea posible y aprender nuevas habilidades. Katie se ha pasado seis meses visitando universidades para jóvenes con autismo y problemas de aprendizaje con el fin de encontrar el mejor lugar para su hijo.

Foto:  Raquel del Rosario. (Getty)

"Necesito aprender a dejarlo ir, pero es difícil, cualquiera en mi posición sabe lo difícil que es. Tenemos un vínculo increíble. No sé cómo reaccionará Harvey o cómo se sentirá cuando no pueda estar con él. Es demasiado doloroso pensar en ello", dijo Katie, que tiene cuatro hijos más. En otras ocasiones ha relatado los arrebatos violentos que ha sufrido su hijo, en los que ha llegado a golpearse la cabeza contra las paredes o destrozar iPads si oye ruidos fuertes o portazos.

El pasado mes de junio, Harvey fue llevado a cuidados intensivos después de tener problemas para respirar. Experimentó fuertes dolores de pecho y fiebre alta, y se pensó que corría el riesgo de sufrir una insuficiencia cardiaca. Katie relató la experiencia de haber visto a ocho médicos a su alrededor en la sala de reanimación y dijo haber estado "aterrorizada" por la espantosa situación. Le dieron el alta después de diez días.

Noticias de Famosos
El redactor recomienda