Charlie Watts (Rolling Stones): amante del jazz, criador de caballos y un hombre tranquilo
  1. Celebrities
Muere a los 80 años

Charlie Watts (Rolling Stones): amante del jazz, criador de caballos y un hombre tranquilo

Poco después de anunciar que no se sumaría a la nueva gira de los Rolling Stones, su agente ha confirmado que el músico ha fallecido rodeado de su familia

Foto: Muere Charlie Watts a los 80 años, batería de The Rolling Stones. (EFE)
Muere Charlie Watts a los 80 años, batería de The Rolling Stones. (EFE)

Ha sido su agente el encargado de confirmar la trágica noticia, Charlie Watts ha muerto a los 80 años en un hospital de Londres rodeado de su familia. El comunicado, difundido por la BBC, explica que "Watts era un amado marido, padre y abuelo, y también, como miembro de The Rolling Stones, uno de los mejores bateristas de su generación". Además se pedía que "se respete la intimidad de su familia, de los miembros de la banda y de sus amigos más cercanos en este difícil momento".

Una trágica noticia que conmociona al mundo del rock, a todos quienes le quisieron, le conocieron y disfrutaron de su música, puesto que el artista deja un vacío difícil de llenar. Hace pocos días se conocía que no se sumaría al resto de la banda para su próxima gira, una noticia que sorprendió a los fans del grupo, pero que a la vista de los acontecimientos se entiende mejor.

placeholder The Rolling Stones: Charlie Watts, Ronnie Wood, Keith Richards y Mick Jagger, en una imagen de 2012. (EFE)
The Rolling Stones: Charlie Watts, Ronnie Wood, Keith Richards y Mick Jagger, en una imagen de 2012. (EFE)

"Por una vez, mi momento está un poco fuera de lugar", afirmaba el músico en el comunicado en el que explicaba que no formaría parte de la gira. "Estoy trabajando duro para estar completamente en forma, pero hoy he aceptado, siguiendo el consejo de los expertos, que esto llevará un tiempo". En el comunicado del portavoz de Charlie Watts, se explicaba que los médicos del batería le habían aconsejado que descansara y se recuperara de un procedimiento médico no especificado, que se había resuelto con éxito.

El miembro menos glamuroso y más discreto del legendario grupo británico era, sin embargo, la pieza clave para que los Stones estuvieran donde están. Sin Charlie Watts como influencia tranquilizadora entre la longeva banda de rock and roll, habría sido imposible que siguieran en activo después de tantos años. Su tacto y diplomacia sirvieron a menudo para hacer entrar en razón a los temperamentales y pendencieros Mick Jagger y Keith Richards.

Como dijo el célebre guitarrista en una ocasión: "No podría haber unos Rolling Stones sin Charlie Watts". Sin embargo, eso es algo que el propio batería llegó a plantearse; de hecho, hace unos años confesó al periódico británico 'The Guardian' que no le importaría que su banda se retirara, siempre y cuando fuera "de forma amistosa".

Foto: Brian Jones

"Me encanta tocar la batería, y me encanta tocar con Mick, Keith y Ronnie", dijo. "No me molestaría que los Rolling Stones dijeran: 'Ya está, basta'", aunque reconocía que "no sé qué haría si dejara de tocar".

Charles 'Charlie' Robert Watts nació en Kingsbury, ahora un barrio de Londres, en 1941. Hijo de un camionero, estudió artes gráficas y se unió a la banda Blues Incorporated del mítico bluesman Alexis Korner como batería. La banda, cosas de la vida, incluía también al cantante Mick Jagger y a los guitarristas Brian Jones y Keith Richards, que abandonaron la banda para formar The Rolling Stones en 1962.

Tan solo un año después, Watts dejó su trabajo como artista gráfico cuando Richards insistió en que tocara con ellos en su nueva banda. Desde entonces ha sido a menudo el hombre olvidado en el fondo del escenario, dejando que sus compañeros brillen al frente.

Mientras la mayoría de las estrellas del rock suelen aparecer en los titulares por su extravagante estilo de vida, el batería estuvo felizmente casado con Shirley Ann Shepherd desde 1964. Superó su adicción al alcohol y las drogas en los años 80 y fue famoso precisamente por su aversión a las giras. "Odio salir de casa", dijo una vez. "Me encanta lo que hago, pero me encantaría poder volver a mi casa cada noche".

Fiel al jazz aunque se ganó la vida con el rock, el músico y su mujer llevaban una vida retirada en el campo, donde Watts criaba caballos árabes purasangre en una granja. La pareja tuvo una hija, Serafina, nacida en marzo de 1968, que a su vez dio a luz a la única nieta de Watts, Charlotte, que actualmente trabaja como modelo. Hace unos años la joven se convertía en protagonista de una curiosa noticia cuando alguien robaba de su casa en Londres un tigre disecado valorado en 35.000 euros. El animal apareció días más tarde en una comisaría.

Charlie Watts contrastaba con casi todas las imágenes que evocan The Rolling Stones. En lugar de llevar vaqueros ajustados y camisetas, prefería los trajes y, modesto, confesó sentirse avergonzado cuando recibía ovaciones de varios minutos.

Junto con los Stones, Watts fue incluido en el Salón de la Fama del Rock and Roll en 1989. Además, la revista 'Rolling Stone' lo colocó en el duodécimo lugar de su lista de los mejores baterías de todos los tiempos.

A lo largo de su dilatada carrera, el británico se mantuvo escéptico ante la fama. Al final, solo quería una cosa: seguir creando música. "Llevo años y años y años tocando la batería, y sigue siendo un reto, sigo disfrutando con las baquetas y la caja", aseguró. No hay duda de que la música pierde a una de sus leyendas.

Mick Jagger
El redactor recomienda